UNA VI­DA EN­TRE­GA­DA A VW

Volks­wa­gen de Mé­xi­co tie­ne nue­va ca­ra, su nom­bre: Edgar Es­tra­da; des­de ha­ce un par de me­ses es el di­rec­tor de la fir­ma ale­ma­na en nues­tro país y co­mo era de es­pe­rar­se, su pa­sión por la mar­ca de Wolfs­bur­go di­ce lle­var­la en la san­gre y te­ner­la ta­tua­da en la

4 Ruedas - - Agenda -

Edgar Es­tra­da na­ció en el es­ta­do de Pue­bla y lle­va tra­ba­jan­do en Volks­wa­gen dos dé­ca­das; es evi­den­te que la re­la­ción en­tre los vehícu­los de la fir­ma ale­ma­na y él es ín­ti­ma. Con 14 años, el aho­ra di­rec­ti­vo se pu­so tras el vo­lan­te de una Combi para apren­der a ma­ne­jar, ¿su maes­tro?, su pa­dre (quien tra­ba­jó 45 años en VW), pe­ro la cla­se de aquel día fue di­fe­ren­te a lo que él ha­bía ima­gi­na­do.

“An­tes en Pue­bla se acos­tum­bra­ba que cuan­do apren­días a ma­ne­jar lo ha­cías en la ex­pla­na­da del Es­ta­dio Cuauh­té­moc por­que era enor­me, sin em­bar­go, mi pa­dre hi­zo al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te, me lle­vó a un ce­rro que se lla­ma “La Ca­le­ra” que es­ta­ba atrás de don­de vi­vía­mos. En­ton­ces apren­dí a con­du­cir en subida, la Combi se me iba para atrás pe­ro mi pa­pá ja­la­ba el freno de mano para que se de­tu­vie­ra; fue una ex­pe­rien­cia un po­co ate­rra­do­ra al prin­ci­pio, pe­ro la ver­dad apren­dí muy bien. Ja­más ol­vi­da­ré esa Combi ama­ri­lla”.

A pe­sar de que apren­der a ma­ne­jar fue una odi­sea para Edgar, esa no es la anéc­do­ta más cu­rio­sa que re­cuer­da arri­ba de un vehícu­lo, co­mo buen me­xi­cano y aman­te de la mar­ca VW, lo me­jor su­ce­dió en un Vo­cho. “Iba co­mo en se­gun­do de pre­pa, co­mo cual­quier cha­vo se me ol­vi­dó el di­ne­ro y en ese tiem­po no te­nía tar­je­ta de cré­di­to; de pron­to veo que se me es­tá ter­mi­nan­do la ga­so­li­na, pe­ro siem­pre con­fia­ba en mi Vo­cho, nun­ca me de­ja­ba ti­ra­do. Re­cuer­do que ve­nía en el Cir­cui­to In­te­rior y ha­bía una ga­so­li­ne­ra co­mo a un ki­ló­me­tro, de pron­to, es­toy en el al­to y arran­co, y a 500 me­tros para lle­gar se em­pie­za a apa­gar, fue la pri­me­ra vez que me que­dé sin ga­so­li­na com­ple­ta­men­te, es­ta­ba tan cer­ca de lle­gar. Me ba­jé y con la puer­ta abier­ta em­pe­cé a em­pu­jar. Dos cha­vos me ayu­da­ron y me pres­ta­ron 40 pe­sos, con eso le lle­né me­dio tan­que y lle­gué a ca­sa. Po­bre Vo­cho, siem­pre lo traía sin gas, pe­ro esa vez abu­sé”.

Cuan­do le pre­gun­ta­mos al nue­vo di­rec­tor de VW por el pri­mer vehícu­lo que com­pró con su pro­pio di­ne­ro, re­me­mo­ra “Fue un Ca­ri­be CL azul con in­te­rio­res gri­ses, es­ta­ba en la uni­ver­si­dad y fue el co­che que ad­qui­rí con mis aho­rros”. Y agre­gó: “Tu­ve más au­tos, pe­ro esos me los pres­ta­ba mi pa­dre, siem­pre les po­nía ri­nes, bo­ci­nas y es­té­reo, los la­va­ba ca­si to­dos los días an­tes de ir­me a la es­cue­la, pe­ro lo me­jor vino cuan­do me con­sin­tió y por un tiem­po me pres­tó un GTI ro­jo, es­ta­ba fas­ci­na­do”.

¿PARA TI QUÉ SIG­NI­FI­CA GTI? POR­QUE VE­MOS TU EMO­CIÓN EN LA CA­RA CUAN­DO LO MENCIONAS

Es un es­ti­lo de vi­da, es una ten­den­cia, no so­lo es la mar­ca del co­che o las si­glas, es co­mo un club don­de per­te­ne­ces a al­go di­fe­ren­te, tie­nes un per­for­man­ce in­te­li­gen­te en ca­da GTI que exis­te sea de la ver­sión que sea, tie­nes un de­por­ti­vo in­te­li­gen­te, di­ná­mi­co y di­ver­ti­do para ma­ne­jar. Lo que sig­ni­fi­ca GTI es mu­cho para los me­xi­ca­nos y para el mun­do. GTI es co­mo los bue­nos re­lo­jes.

¿CUÁL ES TU AU­TO DE EN­SUE­ÑO?

Se­ría una Combi; ten­go tres hi­jos, en­ton­ces la di­ná­mi­ca fa­mi­liar es muy es­pe­cial y es­te vehícu­lo se­ría mag­ní­fi­co. Me gus­ta­ría con sus ban­cas tra­se­ras, muy es­tán­dar, tal cual co­mo sa­lió, de esas bi­tono que eran na­ran­ja con blan­co o azul con blan­co.

¿EN QUÉ VEHÍCU­LO SE MUE­VE EDGAR ES­TRA­DA?

Ma­ne­jo un co­che que me en­can­ta, un Golf R; para mí to­do el len­gua­je de VW que es de­por­ti­vi­dad y di­se­ño es­tá plas­ma­do ahí. Ade­más, con­si­de­ro que ma­ne­jar es un mo­men­to muy personal, ha­blas por te­lé­fono, po­nes mú­si­ca, can­tas, es al­go muy ín­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.