P.F. AU­DI RS5

Las le­tras más ra­di­ca­les de Au­di apa­re­cen en la se­gun­da ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia A5 pa­ra pre­sen­tar­nos un vehícu­lo que ro­ba el alien­to. Ya no por­ta mo­tor at­mos­fé­ri­co, re­ci­bió un bi­tur­bo, así que no ex­tra­ña­mos a su an­te­ce­sor.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

SA­BÍAS QUE... La pri­me­ra ge­ne­ra­ción de es­te ale­mán apa­re­ció en 2010 y des­de su lan­za­mien­to, Au­di ha co­mer­cia­li­za­do apro­xi­ma­da­men­te 13,000 uni­da­des.

El año pa­sa­do apa­re­ció la nue­va ca­ra del RS5 Coupé, su pre­sen­ta­ción se reali­zó en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Gi­ne­bra y, a pe­sar de ser uno de los juguetes más ra­bio­sos de la fir­ma de los cua­tro aros, sus pres­ta­cio­nes y di­se­ño se mue­ven fi­na­men­te en­tre la con­duc­ción tan­to en ca­rre­te­ra co­mo en la ciu­dad con gran go­zo.

EL INI­CIO

Es­ta bes­tia del as­fal­to es un de­lei­te pa­ra la vis­ta, es de esos vehícu­los que gus­tas ad­mi­rar­los des­de to­dos los án­gu­los, no le en­cuen­tras im­per­fec­ción en su di­se­ño, por el con­tra­rio, en to­do mo­men­to lo enal­te­ces y das gra­cias de es­tar vi­vo en es­ta épo­ca pa­ra dis­fru­tar­lo.

La di­fe­ren­cia en­tre sus her­ma­nos (A5 y S5) son no­ta­bles, los fa­ros son más agre­si­vos al igual que la pa­rri­lla, la fas­cia es­tre­na aca­ba­dos en fi­bra de car­bón, ade­más, tie­ne to­mas de ai­re más ro­bus­tas y al­gu­nas lí­neas an­gu­la­res en los cos­ta­dos que lo do­tan de má­yor di­na­mis­mo y mus­cu­la­tu­ra.

ME­JO­RAS

Pa­ra es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción Au­di echó mano de gran tec­no­lo­gía y de ma­te­ria­les co­mo fi­bra de car­bón que fun­gen co­mo ele­men­tos prin­ci­pa­les pa­ra ha­cer un vehícu­lo más li­ge­ro; lo pu­so a die­ta y pe­sa 60 ki­lo­gra­mos me­nos, por tal mo­ti­vo la res­pues­ta al ace­le­rar es efec­ti­va al ins­tan­te, y aquí tam­bién es cuan­do nos per­ca­ta­mos que no echa­mos de me­nos al V8 at­mos­fé­ri­co.

El nue­vo blo­que es un V6 bi­tur­bo de 2.9 li­tros, ca­paz de desa­rro­llar 450 ca­ba­llos de fuer­za y 442 lb-pie de tor­que, és­te se aco­pla a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des. To­do el em­pu­je del mo­tor se dis­tri­bu­ye a las 4Rue­das gra­cias al sis­te­ma de trac­ción in­te­gral quat­tro.

LA EX­PE­RIEN­CIA

Es vier­nes por la tar­de, al­guien del equi­po de 4Rue­das me di­ce que ha lle­ga­do a la redacción el Au­di RS5, su co­men­ta­rio lo de­jo pa­sar por­que te­ne­mos en­ci­ma el cie­rre de edi­ción, sin em­bar­go, días des­pués me arre­pen­ti­ré co­mo nun­ca an­tes.

El lu­nes por la ma­ña­na lle­go tem­prano a la ofi­ci­na y des­cien­do al só­tano tres, ahí des­can­sa el es­pec­ta­cu­lar vehícu­lo. La po­ca luz del es­ta­cio­na­mien­to no me per­mi­te ver bien su co­lor; ten­go que ma­ne­jar­lo pa­ra es­cri­bir es­ta prue­ba y rea­li­zar­le fo­tos, me acer­co a él con una mez­cla de te­mor, ad­mi­ra­ción y lo­cas ga­nas de con­du­cir­lo, to­mo las lla­ves y abro la puer­ta, me in­tro­duz­co en el asien­to y el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad se re­co­rre ha­cía mí pa­ra ajus­tar­lo en una po­si­ción có­mo­da, des­pués, res­pi­ro pro­fun­da­men­te y ac­ciono el bo­tón de en­cen­di­do pa­ra des­per­tar­lo. De pron­to, en mi men­te apa­re­cen las si­guien­tes pa­la­bras: “¡Qué hi­ce, por qué de­jé des­can­sar a es­ta bes­tia el fin de se­ma­na; sin mo­vi­mien­to, es­to no pue­de es­tar pa­san­do!”.

Mi co­ra­zón pal­pi­ta sin fre­ne­sí, y es que oja­lá es­tas lí­neas tu­vie­ran so­ni­do y us­ted, apre­cia­ble lector, es­cu­cha­ra la mú­si­ca celestial que ema­na de su fuen­te de po­der, con un ace­le­rón ru­ge fe­roz­men­te.

cen­tro del ta­ble­ro. Con­fi­gu­ro mi te­lé­fono in­te­li­gen­te pa­ra la mú­si­ca y to­do es­tá lis­to.

EL DES­PE­GUE

¡Vá­mo­nos! Arran­co y des­pier­to el 2.9L y de in­me­dia­to el so­ni­do de su co­ra­zón se in­tro­du­ce en el ha­bi­tácu­lo, y no es por­que es­té mal la in­so­no­ri­za­ción, sino por­que el po­der desen­bo­ca e inun­da no so­lo el in­te­rior del RS5 sino el de nues­tras ve­nas.

No hay trá­fi­co, la ciu­dad ca­si es­tá va­cía por lo que ace­le­ro y veo co­mo la es­pal­da del fo­tó­gra­fo se pe­ga co­mo es­tam­pa al asien­to. Es­te de­por­ti­vo de pu­ra ce­pa se com­por­ta a la al­tu­ra; no me can­so de ace­le­rar y de es­bo­zar una son­ri­sa en mi ros­tro, in­clu­so en­tra una lla­ma­da, con­tes­to con so­lo ac­cio­nar un bo­tón y sin qui­tar la vis­ta del camino. Del otro la­do del te­lé­fono hay una dul­ce voz fe­me­ni­na que pre­gun­ta, ¿qué ha­ces? Mi res­pues­ta

es ta­jan­te: me es­toy

di­vir­tien­do co­mo nun­ca en la vi­da, an­tes de dar­le opor­tu­ni­dad a que con­tes­te le di­go, ¡es­cu­cha!, y ace­le­ro. Se fil­tra de nue­vo el al­ma del V6 y mi re­cep­to­ra só­lo se li­mi­ta a de­cir. ¡Wow!, di­viér­te­te a lo gran­de.

No hay tiem­po pa­ra sa­lir a una au­to­pis­ta, por tal mo­ti­vo me di­ri­jo a la ca­rre­te­ra fe­de­ral más cer­ca­na. Hay va­rios des­per­fec­tos en el camino pe­ro las me­jo­ras en el cha­sis pa­ra es­ta ge­ne­ra­ción los afron­ta bien; la pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión de cin­co bra­zos al fren­te y en la par­te tra­se­ra ha­cen per­fec­to su tra­ba­jo, ab­sor­be sin ti­tu­bear ca­da una de las irre­gu­la­ri­da­des.

De pron­to ya no hay na­die a nues­tro al­re­de­dor, es­ta­mos so­lo el RS5 y no­sos­tros en ese vie­jo camino, vie­nen una se­rie de cur­vas y no me li­mi­to a fre­nar sino to­do lo con­tra­rio, hun­do más el ace­le­ra­dor y sien­to un hue­co en el es­tó­ma­go mien­tras las cua­tro rue­das se plan­tan en el as­fal­to sin nin­gún es­fuer­zo. Se apro­xi­ma un pe­ral­te muy ce­rra­do, la di­rec­ción trans­mi­te nues­tras ór­de­nes con leal­tad, freno a to­pe y no en­lo­que­ce, por el con­tra­rio, es dó­cil, no se mue­ve agre­si­vo y res­pon­de a la per­fec­ción. Otra se­rie de cur­vas y des­pués una rec­ta. Su­je­to el vo­lan­te co­mo si mis ma­nos se fue­ran a fun­dir a él y ace­le­ro; los 1,690 kg se des­pla­zan con gran fa­ci­li­dad, co­mo una ho­ja mo­vi­da por el vien­to; 160, 170, 180, 200 km/h... no lle­go a más, el camino ver­ti­cal es­tá por ter­mi­nar.

Dis­fru­to los úl­ti­mos mi­nu­tos al vo­lan­te, su blo­que es adic­ti­vo, en sí to­do él, su co­lor, sus for­mas, los aca­ba­dos del in­te­rior y la tec­no­lo­gía del in­foen­tre­te­ni­mien­to. El úni­co pe­ro es la par­te tra­se­ra, hay po­co es­pa­cio, pe­ro es ló­gi­co pues al ser un coupé la caí­da del pos­te C le se­rá in­có­mo­da un po­co a las per­so­nas que ocu­pen es­te si­tio, tan­to en las pier­nas co­mo en las ro­di­llas y más si son de gran al­tu­ra.

Re­gre­sa­mos a la redacción, ya no hay la­men­to en mi sen­tir sino al­bo­ro­zo; el aplo­mo y di­na­mis­mo de con­duc­ción del RS5 su­pe­ran los lí­mi­tes ra­cio­na­les; su an­dar hoy más que nun­ca muy pa­sio­nal. Ya es­ta­cio­na­do lo mi­ro por úl­ti­ma vez y le di­go: po­cos au­tos me han he­cho vi­brar co­mo tú: GRA­CIAS.

La fir­ma de los cua­tro aros es­ti­pu­la que el nue­vo RS5 Coupé al­can­za una ve­lo­ci­dad má­xi­ma re­gu­la­da de 250 ki­ló­me­tros por hora.

POR JO­SUÉ GUE­RRE­RO @JOSUEGMT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.