P.F. JEEP TRACK­HAWK

“Con él no pue­des dia­lo­gar, es una má­qui­na de ma­tar”: Ky­le Ree­se, pro­ta­go­nis­ta de la pri­me­ra en­tre­ga de Ter­mi­na­tor. El pro­pio Ree­se ja­más ima­gi­nó que años des­pués, otra má­qui­na de 707 ca­ba­llos, re­na­ce­ría co­mo un ser in­des­truc­ti­ble.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

I. THE TER­MI­NA­TOR

No es el año 2029, es 2018 pe­ro al igual que en la pri­me­ra cin­ta, las má­qui­nas do­mi­nan al mun­do. En The Ter­mi­na­tor y pa­ra aca­bar con la re­be­lión per­pe­tua­da por John Connor, las má­qui­nas de­ci­den en­viar al pa­sa­do a un ro­bot -Ter­mi­na­tor- cu­ya mi­sión se­rá eli­mi­nar a Sa­rah Connor, la ma­dre de John, e im­pe­dir así su na­ci­mien­to.

No sa­be­mos si FCA ha­ya en­via­do a la Track­hawk des­de el fu­tu­ro pa­ra ani­qui­lar a los SUV ac­tua­les, lo que es­ta­mos se­gu­ros es que un vehícu­lo de otra di­men­sión. Es el Hell­cat de las ca­mio­ne­tas y so­bre­pa­sa a los ‘RS’, el ‘M’ o el ‘AMG’ de otras mar­cas. Con­si­de­ra­do el to­do­te­rreno más po­ten­te y rá­pi­do del or­be, sus 707 ca­ba­llos de fuer­za y 645 li­bras pie de tor­que nos de­jan cla­ro que, al igual que Ter­mi­na­tor, fue crea­do pa­ra ani­qui­lar a sus ri­va­les, no en­tien­de la vi­da de otra for­ma, es se­rio y de­pre­da­dor. Es ca­paz de mo­ver sus 2,433 kg de 0 a 100 km/h en só­lo 3.5 se­gun­dos. Sí, ¡3.5 se­gun­dos!, una ci­fra que ni mo­de­los de es­tir­pe co­mo Lam­borg­hi­ni Urus, Mer­ce­des- AMG G63 o Tes­la Mo­del X pue­den su­pe­rar.

¿Cómo lo­gra es­to? Te fas­ci­na­ra. Aña­de un nue­vo sis­te­ma de re­ser­va de tor­que que pro­por­cio­na una res­pues­ta me­jo­ra­da al ace­le­rar des­de ce­ro dan­do co­mo re­sul­ta­do un em­pu­je apo­teó­si­co cuan­do se uti­li­za el Con­trol de Arran­que. El vehícu­lo sa­le dis­pa­ra­do, se pe­ga al as­fal­to con ahín­co, ve a sus ri­va­les por el es­pe­jo re­tro­vi­sor y es­bo­za un “I’ll be back”.

II. EL JUI­CIO FI­NAL

Ese día lle­gó. Tras va­rios me­ses de es­pe­ra, el en­cuen­tro con es­ta má­qui­na sin pre­ce­den­tes tu­vo su clí­max cuan­do arri­bó al cuar­tel (ga­ra­je) de 4Rue­das.

En ‘El jui­cio fi­nal’, la se­gun­da en­tre­ga de la cin­ta, dos ro­bots hu­ma­noi­des son en­via­dos al pa­sa­do pa­ra en­con­trar a John Connor. Uno ten­drá la mi­sión de ase­si­nar­lo y otro de pro­te­ger­lo.

En la con­cep­ción de di­se­ño, Track­hawk tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bos, es agre­si­vo por fue­ra pe­ro tam­bién es res­pe­tuo­so con lo vis­to en las de­más va­rian­tes. Los cua­tro es­ca­pes en la zo­na tra­se­ra y los por­ten­to­sos rines 20’’ de ti­ta­nio ro­dea­dos por los neu­má­ti­cos Pi­re­lli

(idea­dos pa­ra to­do ti­po de cli­ma), son de­ta­lles que le dan una per­so­na­li­dad ra­di­cal.

Sin em­bar­go, la po­de­ro­sa pa­rri­lla fron­tal de sie­te ra­nu­ras con los fa­ros adap­ta­ti­vos de xe­nón do­ble y las lu­ces LED nos de­ja cla­ro que de­fen­de­rá a ca­pa y es­pa­da el atrac­ti­vo di­se­ño de la Grand Che­ro­kee que co­no­ce­mos.

III. LA RE­BE­LIÓN DE LAS MÁ­QUI­NAS

En es­ta en­tre­ga, la lu­cha si­gue en­tre el hom­bre y la má­qui­na, am­bos ba­ta­llan en­car­ni­za­da­men­te con­tra T-X: del re­sul­ta­do de es­te com­ba­te de­pen­de­rá el fu­tu­ro de nues­tros días. Aquí el com­ba­te reúne a su ser­vi­dor con la bes­tia so­bre rue­das en ple­na ca­rre­te­ra. ¿Pue­de su­ce­der que un sim­ple te­rre­nal pue­da do­mar­lo?

El Track­hawk re­ta a cual­quie­ra que se atre­va si quie­ra a pen­sar­lo. Su ace­le­ra­ción es bru­tal, lo­gras re­ba­sar cua­tro o cin­co au­tos por de­lan­te de ti (a una ve­lo­ci­dad ba­ja) sin el mí­ni­mo es­fuer­zo. La trans­mi­sión es, des­de mi pun­to de vis­ta, la jo­ya de la co­ro­na al po­seer un sis­te­ma que eva­lúa los cam­bios de gra­do y la ace­le­ra­ción lon­gi­tu­di­nal y la­te­ral, pro­por­cio­nan­do un com­por­ta­mien­to si­mi­lar a la de un de­por­ti­vo en pis­ta.

El aga­rre en cur­vas es fe­no­me­nal y en es­te pun­to la trac­ción in­te­gral con di­fe­ren­cial de des­li­za­mien­to li­mi­ta­do ob­tie­ne el pa­pel pro­ta­gó­ni­co. Gra­cias a su buen tra­ba­jo, se ab­sor­be me­nos po­ten­cia del mo­tor pa­ra gi­rar y se ob­tie­ne un me­nor ra­dio de gi­ro pa­ra un de­ter­mi­na­do án­gu­lo de las rue­das, ade­más de per­mi­tir ma­nio­bras a ba­ja ve­lo­ci­dad con su­ma pre­ci­sión.

Qui­zás una di­rec­ción más co­mu­ni­ca­ti­va le ven­dría bien pe­ro ¡bah, qué im­por­ta!. El vehícu­lo es al­ta­men­te adap­ta­ble a las con­di­cio­nes del camino, es co­mo si nos le­ye­ra la men­te y de he­cho los mo­dos de ma­ne­jo con­tro­lan, de for­ma in­de­pen­dien­te, el sis­te­ma de trac­ción en las cua­tro rue­das, la trans­mi­sión, las pa­lan­cas de cam­bios en el vo­lan­te, la sus­pen­sión y la di­rec­ción asis­ti­da.

IV. LA SAL­VA­CIÓN

En la cuar­ta película, mien­tras las má­qui­nas se pre­pa­ran pa­ra un ata­que fi­nal, John Connor y un ex­tra­ño en­tran en el co­ra­zón de Sky­net (el an­ta­go­nis­ta de la za­ga) y des­cu­bren que ha­brá una te­rri­ble ma­sa­cre.

Ese mis­mo ho­lo­caus­to es el que se ex­pe­ri­men­ta cuan­do se es­cu­cha el adic­ti­vo so­ni­do de su mo­tor su­per­car­ga­do di­se­ña­do y fa­bri­ca­do con ma­te­ria­les más du­ra­de­ros; es co­mo el ru­gi­do de un león a pun­to de ca­zar a su pre­sa, un ata­que a los sen­ti­dos, mú­si­ca pa­ra los oí­dos.

Lo me­jor es que es­ta re­so­nan­cia no aque­ja al in­te­rior ya que el des­aco­pla­dor del em­bra­gue uni­di­rec­cio­nal del sis­te­ma de trac­ción me­jo­ra el re­fi­na­mien­to mien­tras per­mi­te ajus­tar el so­ni­do del mo­tor de ma­ne­ra pre­ci­sa pa­ra tran­qui­li­dad de sus ocu­pan­tes.

A la par, aña­de un nue­vo amor­ti­gua­dor de ci­güe­ñal di­se­ña­do pa­ra so­por­tar has­ta las 13,000 rpm ¡Im­pre­sio­nan­ti! (co­mo di­ría Za­gue).

V. GÉ­NE­SIS

En la en­tre­ga más re­cien­te de la za­ga, aquí una gue­rra en­ca­be­za­da por un gru­po de re­bel­des se ha he­cho con el man­do del sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial Sky­net. No voy a men­tir­les, cuan­do es­cu­cho el tér­mino ‘sis­te­ma de in­te­li­gen­cia’ a mi men­te só­lo pue­de ve­nir el me­ca­nis­mo de en­tre­te­ni­mien­to, equi­pa­mien­to y se­gu­ri­dad de es­te mas­to­don­te.

Es la ver­sión más ra­di­cal y en el ape­lli­do de­be por­tar la ca­li­dad.

Su sis­te­ma Uco­nect con pan­ta­lla de 8.4 pul­ga­das con co­ne­xión An­droid Au­to y Car­play es su­ma­men­te in­tui­ti­vo, ca­da de­ta­lle es­tá jus­ti­fi­ca­do (in­clu­so el do­ble que­ma­co­cos), y si ade­más le su­ma­mos el por­ten­to­so so­ni­do del so­ni­do Har­man Kar­don de 19 bo­ci­nas es­ta­mos an­te una au­tén­ti­ca sa­la de es­pe­ra.

Y no es cual­quier sa­la, es el Jeep más lu­jo­so ja­más crea­do. La ta­pi­ce­ría en piel es un ma­sa­je al tac­to y al cuer­po, la pre­sen­ta­ción me re­cor­dó a aque­llos gran­des se­da­nes de lu­jo que Chrys­ler co­mer­cia­li­za­ba en los años no­ven­ta, don­de el es­pa­cio en to­das las hi­le­ras era de ver­da­de­ro ma­nual.

La aler­ta de co­li­sión fron­tal con fre­na­do au­tó­no­mo de emer­gen­cia y el asis­ten­te de man­te­ni­mien­to de ca­rril com­ple­men­tan el ar­se­nal de es­te SUV pro­di­gio­so, que has­ta en ello, se sa­ca la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.