P.F. FORD FIES­TA ST

Tal co­mo el ra­tón Speedy Gon­zá­lez, el Ford Fies­ta ST es un pe­que­ño que ha­ce tem­blar a los “ga­tos” y les pro­vo­ca un do­lor de ca­be­za gra­cias a su agi­li­dad y ace­le­ra­ción.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

Alas nue­vas ge­ne­ra­cio­nes el nom­bre de Speedy Gon­zá­lez tal vez no les sue­ne a mu­cho, pa­ra aque­llos que na­ci­mos a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los ochen­ta era una de las ca­ri­ca­tu­ras que po­día­mos ob­ser­var en la te­le­vi­sión un sá­ba­do por la ma­ña­na mien­tras co­mía­mos nues­tro ce­real de cho­co­la­te.

El in­te­li­gen­te ra­tón po­nía en aprie­tos al ga­to Sil­ves­tre en ca­da epi­so­dio, quien a pe­sar de ser más gran­de que el ra­tón me­xi­cano se veía su­pe­ra­do por la ra­pi­dez y as­tu­cia del roe­dor, cua­li­da­des que el Ford Fies­ta ST reúne y ex­plo­ta a su fa­vor.

La fra­se “chi­qui­to, pe­ro pi­co­so” se adap­ta ideal­men­te a es­te hatch­back que en los se­má­fo­ros pue­de ser vis­to con des­pre­cio por al­gu­nos, pe­ro en cuan­to la luz ver­de en­cien­de no tie­ne el te­mor de re­tar al ga­to y sa­ca la fu­ria de su mo­tor L4 1.6L Eco­boost de 197 ca­ba­llos de fuer­za de­jan­do el mis­mo hu­mo que Speedy des­pren­día cuan­do es­ca­pa­ba de su né­me­sis con­fun­dien­do a to­dos.

Las apa­rien­cias en­ga­ñan y el Ford Fies­ta ST no ne­ce­si­ta de una gran es­truc­tu­ra, ni de un so­ni­do en­sor­de­ce­dor pa­ra ro­bar sus­pi­ros, se va­le de la ae­ro­di­ná­mi­ca y de un tra­ba­jo ar­duo de los in­ge­nie­ros en su co­ra­zón pa­ra de­mos­trar que el ta­ma­ño no siem­pre im­por­ta.

“YEPPA, YEPPA, ARRI­BA, ARRI­BA”.

En la ca­lle, el Ford Fies­ta ST pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do a pri­me­ra vis­ta. Po­cos po­drían re­co­no­cer la di­fe­ren­cia en­tre es­ta ver­sión y la que por­ta el mo­tor de 120 ca­ba­llos de fuer­za al ver­lo tan so­lo unos se­gun­dos. Se ne­ce­si­ta una mi­ra­da más de­ta­lla­da pa­ra no­tar la mo­di­fi­ca­ción en la pa­rri­lla, en la de­fen­sa de­lan­te­ra y tra­se­ra pin­ta­das al al­to bri­llo, el spoi­ler que des­ta­ca en la par­te pos­te­rior y los rines de 17 pul­ga­das con un di­se­ño úni­co que re­sal­tan la fi­gu­ra de­por­ti­va. Si eso les pa­re­ce po­co, lo in­tere­san­te

lle­ga cuan­do

uno aprie­ta el ace­le­ra­dor (por cier­to, los pe­da­les he­chos en alu­mi­nio tie­nen un di­se­ño de­por­ti­vo) y des­de el sis­te­ma de es­ca­pe nos trans­mi­te un fuer­te “yeppa, yeppa, arri­ba, arri­ba, án­da­le, án­da­le” que no so­lo con­quis­ta a las per­so­nas al­re­de­dor del vehícu­lo, sino tam­bién aden­tro de la ca­bi­na don­de su so­ni­do es un pla­cer.

Co­mo Speedy Gon­zá­lez, es­te mo­de­lo ad­mi­nis­tra la po­ten­cia de una for­ma in­te­li­gen­te sa­bien­do que no en to­do mo­men­to es ne­ce­sa­rio lo­grar el má­xi­mo de ener­gía. El de­par­ta­men­to de Ford Per­for­man­ce tra­ba­jó en la ca­ja de cam­bios, ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des, lo­gran­do que los pri­me­ros pa­sos de en­gra­na­jes sean cor­tos pa­ra lo­grar una ace­le­ra­ción más rá­pi­da. En po­cas pa­la­bras, des­de los pri­me­ros cam­bios ve­mos co­mo el ace­le­ra­dor avan­za rá­pi­da­men­te y des­pe­ga co­mo un pe­que­ño cohe­te.

En el ca­so de la quin­ta y sex­ta ve­lo­ci­dad es­tán en­fo­ca­das en in­fluir en la re­duc­ción del con­su­mo de com­bus­ti­ble en ca­rre­te­ra.

La ope­ra­ción de la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des ex­plo­ta el sen­ti­do del tac­to. Ca­da cambio de en- gra­na­je nos ha­ce sen­tir co­mo si es­tu­vié­ra­mos en una ca­rre­ra, pe­lean­do me­tro a me­tro con­tra un ri­val.

Pe­ro es­to es tan so­lo el preám­bu­lo de lo que es­te pe­que­ño pue­de ha­cer. An­te cual­quier tram­pa que Sil­ves­tre le pon­ga, Speedy no tie­ne mie­do. Un camino re­ple­to de cur­vas bus­ca in­ti­mi­dar­nos, pe­ro es­te hatch­back no se asus­ta y las tran­si­ta con una agi­li­dad que otros vehícu­los en­vi­dia­rían. Des­ta­ca la fir­me­za de la di­rec­ción que apun­ta a don­de lo que­re­mos lle­var con li­ge­ros mo­vi­mien­tos.

La sus­pen­sión es­pe­cial ST ab­sor­be las irre­gu­la­ri­da­des del camino y trans­mi­ten una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad en ca­da ki­ló­me­tro. To­do es­to so­lo nos lle­va a pre­sio­nar más el ace­le­ra­dor.

Es­te Speedy Gon­zá­lez tie­ne tres mo­da­li­da­des de ma­ne­jo: nor­mal, de­por­ti­vo y li­bre. Las di­fe­ren­cias ra­di­can en el ni­vel de in­ter­ven­ción de los sis­te­mas de se­gu­ri­dad. Des­de el mo­do bá­si­co es po­si­ble dis­fru­tar de un com­por­ta­mien­to sport, mien­tras que en los dos más en­fo­ca­dos a ex­plo­tar el 100% de las cua­li­da­des del Fies­ta po­nen a prue­ba nues­tras ha­bi­li­da­des co­mo con­duc­tor, aun­que sin de­jar­nos a nues­tra suer­te.

El re­co­rri­do cam­bia y cur­vas ce­rra­das con un as­cen­so son el nue­vo re­to. Aun­que es ne­ce­sa­rio re­tra­sar un po­co el cambio de ve­lo­ci­da­des ape­nas se re­quie­re lle­gar a las 4,000 rpm pa­ra una es­ca­la­da cons­tan­te.

Una rec­ta lar­ga se pre­sen­ta fren­te a mí y pa­so al mo­do de­por­ti­vo. De in­me­dia­to el mo­tor re­vo­lu­cio­na más y dis­fru­ta­mos de una ma­yor sol­tu­ra. Los neu­má­ti­cos pa­ti­nan y ofre­cen más adre­na­li­na, a pe­sar de ello no me mue­vo ni un mi­lí­me­tro de mi po­si­ción gra­cias al so­por­te de los asien­tos de­por­ti­vos Re­ca­ro.

AY DO­LOR

Has­ta ese mo­men­to el úni­co so­ni­do que me ha acom­pa­ña­do es el del mo­tor, po­co me he fi­ja­do en el in­te­rior sal­vo en el cua­dro de ins­tru­men­tos don­de veo co­mo la ga­so­li­na se con­su­me rá­pi­da­men­te. Sí, es­te pe­que­ño es un tra­gón ga­so­li­ne­ro, pe­ro que im­por­ta, la di­ver­sión va­le ca­da li­tro con­su­mi­do.

En la ga­so­li­ne­ra por fin pon­go aten­ción a los in­te­rio­res, son muy si­mi­la­res a los de un Fies­ta nor­mal, aun­que hay de­ta­lles es­pe­cia­les co­mo los asien­tos en bicolor, así co­mo el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción en puer­tas y en la zo­na de la guan­te­ra que pue­des cam­biar de co­lor.

Des­ta­ca tam­bién el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to SYNC3 que se vis­lum­bra en la pan­ta­lla tác­til y per­mi­te la ope­ra­ción de An­droid Au­to y Ap­ple Car­play.

Ya con el tan­que lis­to, fue mo­men­to de se­guir el camino.

Los días pa­sa­ron y lle­gó la hora de des­pe­dir­nos de uno de los me­jo­res co­ches que el ser hu­mano pu­do crear.

DI­SE­ÑO DE­POR­TI­VO en to­dos los án­gu­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.