DE ES­TRENO

Des­pués de su exi­to­sa pre­sen­ta­ción en la ca­pi­tal del tea­tro mun­dial, Kia Op­ti­ma lle­ga a Mé­xi­co pa­ra con­quis­tar al exi­gen­te pú­bli­co na­cio­nal.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

El fa­ce­lift del Kia Op­ti­ma lle­ga a Mé­xi­co y co­lo­ca al se­dán de la mar­ca co­rea­na en un nue­vo ni­vel.

Nue­va York, pe­ro en es­pe­cial la zo­na de Broad­way, es re­co­no­ci­da co­mo una de las dos ca­pi­ta­les del mun­do del tea­tro (en Lon­dres se en­cuen­tra la otra). Aquí una pues­ta en es­ce­na prue­ba si es­tá lla­ma­da al éxi­to o al rá­pi­do ol­vi­do; aque­llas que triun­fan no se que­dan in­mó­vi­les y de vez en vez rea­li­zan mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra man­te­ner la aten­ción so­bre ellas, al­gún cambio en el ac­tor pro­ta­gó­ni­co, un cambio en la for­ma de pre­sen­tar la tra­ma, o al­gu­nas va­rian­tes que com­ple­men­tan la his­to­ria de for­ma no an­tes vis­ta, son la ma­ne­ra de ha­cer que in­clu­so vie­jos es­pec­ta­do­res asis­tan de nue­vo al tea­tro.

Un pen­sa­mien­to si­mi­lar se ha­ce en la in­dus­tria au­to­mo­triz. Hay oca­sio­nes en que tie­nes va­rios lan­za­mien­tos, pe­ro al­gu­nos pa­san rá­pi­do al ol­vi­do, otros co­mo Kia Op­ti­ma se man­tie­nen en el gus­to de la gen­te, aun­que es ne­ce­sa­rio re­no­var­los en cier­to pe­rio­do de tiem­po pa­ra con­ser­var a los que ya lo dis­fru­tan, pe­ro a la vez, enamo­rar a nue­vos clien­tes; to­do es­to man­te­nien­do el ADN que los ha vuel­to exi­to­sos.

SE LE­VAN­TA EL TE­LÓN

No siem­pre se ne­ce­si­ta el tea­tro más gran­de y lu­jo­so pa­ra im­pre­sio­nar al es­pec­ta­dor; lo im­por­tan­te es la ca­li­dad de la obra. Así lo hi­zo Kia en el Au­tos­how de la ciu­dad que nun­ca duer­me; su es­tra­do pa­ra su lan­za­mien­to no era el más os­ten­to­so, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra que la re­no­va­ción de su se­dán en Nor­tea­mé­ri­ca lla­ma­ra la aten­ción de los pre­sen­tes.

No se tra­ta de una nue­va ge­ne­ra­ción, pe­ro sí de ac­tua­li­za­cio­nes en tec­no­lo­gía y di­se­ño pa­ra aco­plar­lo a los tiem­pos.

Su pri­me­ra pre­sen­ta­ción fue un éxi­to y de in­me­dia­to los pro­duc­to­res sa­bían que po­dían con­quis­tar to­do el te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano, in­clu­yen­do Mé­xi­co, así que rá­pi­da­men­te hi­cie­ron los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ex­por­tar­lo y mon­tar la pues­ta en nues­tro país.

EL ARRI­BO

Des­pués de me­ses de en­sa­yos, Kia Op­ti­ma se en­cuen­tra en nues­tro país. Sep­tiem­bre es la fe­cha de es­treno del se­dán, pe­ro en 4Rue­das tu­vi­mos la for­tu­na de te­ner­lo en nues­tras ma­nos en un en­sa­yo pre­vio.

Tan pron­to se abrió el te­lón y se pre­sen­tó el pri­mer ac­to, el Kia Op­ti­ma, en su ver­sión SXL 2.0 Tur­bo, la to­pe de ga­ma, nos cau­ti­vó. Los cam­bios en su ex­te­rior fue­ron pre­ci­sos. La pa­rri­lla, la to­ma de ai­re del mo­tor,

La lla­ve pre­sen­cial des­plie­ga los es­pe­jos la­te­ra­les y qui­ta los se­gu­ros de la puer­ta al só­lo acer­car­nos.

el di­se­ño de los fa­ros de­lan­te­ros y tra­se­ros, am­bos LED, las fas­cias pos­te­rior y fron­tal, así co­mo los rines, fue­ron ac­tua­li­za­dos pa­ra una ima­gen más di­ná­mi­ca. El preám­bu­lo al nu­do nos pre­pa­ró ade­cua­da­men­te pa­ra un mo­men­to cla­ve: co­no­cer el in­te­rior de es­te se­dán fa­mi­liar. Tal vez quie­nes co­no­cie­ron el mo­de­lo an­te­rior ne­ce­si­ta­rán unos se­gun­dos pa­ra per­ca­tar­se de los cam­bios, pe­ro los agra­de­ce­rán. Lo pri­me­ro que se per­ci­ben es una me­jo­ra en los ma­te­ria­les del ta­ble­ro y puer­tas, con una ca­li­dad su­pe­rior a lo co­no­ci­do dan­do un to­que pre­mium, es­ta mis­ma cua­li­dad se tras­la­da a los asien­tos, que son po­si­bles en ta­pi­ce­ría en cue­ro ro­jo pa­ra la ver­sión SXL. De igual for­ma el vo­lan­te fue re­di­se­ña­do, aho­ra con un es­ti­lo de­por­ti­vo, mien­tras que los con­tro­les del in­foen­tre­te­ni­mien­to lu­cen más ele­gan­tes gra­cias a la ter­mi­na­ción cro­mo.

Un to­que so­fis­ti­ca­do es la ilu­mi­na­ción in­te­rior en puer­tas y por en­ci­ma de la guan­te­ra, don­de es po­si­ble cam­biar en­tre seis co­lo­res di­fe­ren­tes.

El sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to sim­pli­fi­có su in­ter­fa­ce en su pan­ta­lla de ocho pul­ga­das y aho­ra es com­pa­ti­ble con An­droid Au­to y Ap­ple Car­play.

EL CLÍ­MAX

El mo­men­to del desen­la­ce lle­gó y Kia Op­ti­ma 2019 no ha per­di­do su gran ma­ne­jo, pe­ro aho­ra, con su nue­va ima­gen ex­te­rior, pre­su­me una fi­gu­ra más agre­si­va y de­por-

ti­va, cua­li­da­des re­fle­ja­das en el ma­ne­jo.

El mo­tor L4 2.0L tur­bo­car­ga­do de 245 ca­ba­llos de fuer­za res­pon­de sin com­pli­ca­cio­nes a cual­quier exi­gen­cia. La ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des no pre­sen­ta re­tra­sos de nin­gún ti­po, y aun­que con­ta­mos con las pa­lan­cas de cambio al vo­lan­te, la reali­dad es que con­tro­lar los en­gra­na­jes des­de es­ta par­te es por me­ro ca­pri­cho.

La di­rec­ción es pre­ci­sa y lle­var a Op­ti­ma en ca­rre­te­ra se vuel­ve un pla­cer. Apun­ta a don­de uno quie­re y an­te un mo­vi­mien­to im­pre­vis­to reac­cio­na rá­pi­do.

Una de las no­ve­da­des en la par­te mo­triz es el mo­do Smart de ma­ne­jo, vis­to ya en otros mo­de­los de la com­pa­ñía. Es­ta fun­ción per­mi­te que la compu­tado­ra diag­nos­ti­que nues­tro es­ti­lo de con­duc­ción y ajus­te los re­gla­jes de mo­tor co­mo sea más con­ve­nien­te. Cuan­do per­ca­ta que nues­tra con­duc­ción no es agre­si­va pa­sa al mo­do Eco, pa­ra aho­rra com­bus­ti­ble; cuan­do no­ta que re­que­ri­mos más tra­ba­jo del mo­tor pa­sa a Com­fort, bus­can­do el óp­ti­mo ren­di­mien­to.

Ca­be des­ta­car que en nues­tra prue­ba lo­gra­mos un con­su­mo com­bi­na­do de com­bus­ti­ble de 11 km/l, es­to tran­si­tan­do en ca­rre­te­ra, ciu­dad y con trá­fi­co por más de seis ho­ras. La ci­fra no es pa­ra na­da des­pre­cia­ble.

ACA­BA­DOS DE lu­jo en el in­te­rior.

MAN­TIE­NE EL mo­tor L4 2.0L tur­bo­car­ga­do que res­pon­de per­fec­to. RE­DI­SE­ÑO EN los fa­ros y fas­cia tra­se­ra del Kia Op­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.