¡EL IN­MI­NEN­TE ADIÓS DE LAS CA­JAS MA­NUA­LES!

4 Ruedas - - Índice -

Si po­ne­mos la­do a la­do un Ford Mo­de­lo T y un Mcla­ren Sen­na se­rá vir­tual­men­te im­po­si­ble com­pa­rar­los, pe­ro si nos fi­ja­mos ve­re­mos enor­mes si­mi­li­tu­des, por ejem­plo, am­bos vehícu­los son “re­cep­tácu­los” en don­de un ser hu­mano –o va­rios- pue­den in­tro­du­cir­se, el con­duc­tor tie­ne man­dos, pa­lan­cas y con­tro­les al al­can­ce de las ma­nos y los pies pa­ra po­der con­du­cir. Am­bos tie­nen 4Ruedas, cons­trui­das con cau­cho y sus de­ri­va­dos mon­ta­das en rines me­tá­li­cos.

Si bien la evo­lu­ción ha si­do enor­me, el con­cep­to es el mis­mo: Mo­vi­li­dad vía un mo­tor de com­bus­tión y es­tá pre­sen­te en am­bos mo­de­los. Uno de los com­po­nen­tes que más ha tar­da­do en evo­lu­cio­nar fue la trans­mi­sión, en los mo­de­los T ha­bía so­lo dos ve­lo­ci­da­des, y no se ac­cio­na­ban con una pa­lan­ca, las re­la­cio­nes se se­lec­cio­na­ban con un pe­dal, y así se ven­die­ron 15 mi­llo­nes de Mo­de­lo T. En los años sub­se­cuen­tes las trans­mi­sio­nes fue­ron evo­lu­cio­nan­do, y la can­ti­dad de re­la­cio­nes fue au­men­tan­do, ya no se se­lec­cio­na­ban con un pe­dal co­mo en el Ford T, aho­ra el con­duc­tor mo­vía una pa­lan­ca, al mis­mo tiem­po que pi­sa­ba un pe­dal –de em­bra­gue- es­to has­ta que en los años cua­ren­ta Buick pre­sen­ta la pri­me­ra ca­ja de cam­bios au­to­má­ti­ca; des­de ahí la evo­lu­ción no ha pa­ra­do.

A la par de las ca­jas de ac­cio­na­mien­to ma­nual, que siem­pre fue­ron con­si­de­ra­das mas­cu­li­nas, y de ta­lan­te de­por­ti­vo, tam­bién fue­ron ca­ta­lo­ga­das un “Estandar” en la in­dus­tria, de ahí la ma­la cos­tum­bre a re­fe­rir­se a un vehícu­lo con trans­mi­sión ma­nual co­mo un vehícu­lo es­tán­dar.

Hoy los au­tos de­por­ti­vos han de­ja­do a un la­do las ca­jas de cam­bio ma­nual, por unas mu­cho más rá­pi­das y pre­ci­sas, co­mo las PDK de Pors­che, sin ol­vi­dar­nos de las abu­rri­das CVT, y tam­bién sin de­jar atrás a las tra­di­cio­na­les au­to­má­ti­cas de pre­sión hi­dráu­li­ca que equi­pan mu­chos de los vehícu­los en el mer­ca­do, que van des­de las dis­cre­tas cua­tro ve­lo­ci­da­des, has­ta las 10 en al­gu­nos ca­sos.

Las ca­jas ma­nua­les es­tán mu­rien­do, y con ellas lo gra­ti­fi­can­te que es te­ner el con­trol de cam­bio a vo­lun­tad.

Se en­tien­de que aho­ra el “es­tán­dar” de la in­dus­tria se vuel­que a ofre­cer op­cio­nes con ca­jas au­to­má­ti­cas, pues las con­di­cio­nes de in­ten­so trá­fi­co aho­ra de­man­dan au­tos más con­for­ta­bles y me­nos can­sa­dos de ope­rar en los em­bo­te­lla­mien­tos de las enor­mes ciu­da­des, en don­de un con­duc­tor de un au­to ma­nual em­bra­ga y des­em­bra­ga más ve­ces de lo que lo ha­cía un pi­lo­to de F1 en los años se­ten­ta en el GP de Mó­na­co, con la gran di­fe­ren­cia que el pi­lo­to iba a to­da ve­lo­ci­dad y el con­duc­tor en el trá­fi­co em­bra­ga y des­em­bra­ga de­ce­nas de ve­ces pa­ra avan­zar unos me­tros. 4R

LE EM­PE­ZA­MOS a can­tar las go­lon­dri­nas a las ca­jas ma­nua­les.

CHALLENGER T/A, aún la con­ser­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.