SIMBOSIS PERFECTA

An­tes de que la se­gun­da ge­ne­ra­ción de Toua­reg ter­mi­ne su ci­clo, la fir­ma ale­ma­na nos pre­sen­ta una edi­ción de­no­mi­na­da Wolfs­burg, con de­ta­lles es­pe­cia­les pa­ra los adep­tos de es­te SUV.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

Ha­ce po­co Toua­reg te­nía el car­go de ser uno de los vehícu­los más pro­mi­nen­tes de Volks­wa­gen, has­ta que lle­gó Te­ra­mont, sin em­bar­go, su as­pec­to y gran­des lí­neas se­rán siem­pre un re­fe­ren­te de lo gran­dio­so que pue­de ser un to­do­te­rreno con di­se­ño atrac­ti­vo y con un ha­bi­tácu­lo su­ma­men­te pla­cen­te­ro.

A pe­sar de que vie­nen im­por­tan­tes cam­bios en cuan­to a di­se­ño pa­ra Toua­reg pró­xi­ma­men­te, la se­gun­da ge­ne­ra­ción de es­te vehícu­lo, que fue nom­bra­do así en ho­nor a un pue­blo nó­ma­da del de­sier­to del Saha­ra, no es­tá en el le­tar­go, y eso se ob­ser­va cla­ra­men­te des­de su im­po­nen­te frente, con una pa­rri­lla sen­ci­lla e in­ser­tos de cro­mo que le dan im­por­tan­te re­le­van­cia. Pa­ra es­ta edi­ción, se aña­de el lo­go­ti­po de Wolfs­burg en­tre la puer­ta de­lan­te­ra y tra­se­ra, en el pos­te B pa­ra ser exac­tos.

LU­JO

Por den­tro es don­de se cen­tran las ca­rac­te­rís­ti­cas más no­ta­bles, la otra es en el mo­tor, del cual les es­cri­bi­ré en los pá­rra­fos con­ti­guos. Los asien­tos son bi­tono, al igual que al­gu­nas par­tes del in­tre­rior; se con­ju­ga el co­lor gris con blan­co na­ca­ra­do y le dan un as­pec­to so­brio y ele­ga­te. Lo que más lla­ma la aten­ción es la pan­ta­lla de ocho pul­ga­das touchs­creen que te brin­da los de­ta­lles de tu vehícu­lo. In­clu­ye cá­ma­ra tra­se­ra con vi­sión aé­rea pa­ra una me­jor orien­ta­ción del es­pa­cio por fue­ra.

El vo­lan­te tie­ne un buen aga­rre e in­clu­ye con­tro­les pa­ra ma­ne­jar el au­dio sin ne­ce­si­dad de qui­tar tu vis­ta del ca­mino. La con­so­la tie­ne bo­to­nes in­tui­ti­vos pa­ra ac­cio­nar la na­ve­ga­cion, la con­fi­gu­ra­ción de tu ce­lu­lar es vía blue­tooth u otros me­nús pa­ra in­ter­ac­tuar con la tec­no­lo­gía; la­men­ta­ble­men­te nos que­da­mos con las ga­nas de te­ner Ap­pler Ca­rp­lay o An­droid Au­to, so­bre to­do por­que es una ca­mio­ne­ta de más de un mi­llón de pe­sos, pe­ro su­po­ne­mos que la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción con­ta­rá con mas de­ta­lles pa­ra el in­foen­tre­te­ni­mien­to.

POR DEN­TRO

En cuan­to a co­mo­di­dad y es­pa­cios, Toua­reg Wolfs­burg se desen­vuel­ve bien en es­te ru­bro. Tan­to las plazas de­lan­te­ras co­mo las tra­se­ras es­tán he­chas de ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad; los ocu­pan­tes go­za­rán de asien­tos he­chos pa­ra via­jes lar­gos; el de­sen­vol­vi­mien­to de pier­nas es per­fec­to y la al­tu­ra es la ideal pa­ra per­ma­ne­cer sen­ta­do de la me­jor for­ma.

CI­FRAS

La proeza del desem­pe­ño es uno de los pun­tos ex­cel­sos de es­ta ca­mio­ne­ta. Aquí es don­de re­to­ma­mos lo men­cio­na­do en uno de los pri­me­ros pá­rra­fos, a des­ta­car es el mo­tor V6 die­sel tur­bo con 245 ca­ba­llos de

po­ten­cia que ge­ne­ran 406 lb-pie des­de las 1750 rpm; el po­der de mo­vi­mien­to se trans­mi­te a una ca­ja tip­tro­nic de ocho ve­lo­ci­da­des con trac­ción permanente en las cua­tro ruedas gra­cias al sis­te­ma 4mo­tion de Volks­wa­gen.

Real­men­te el blo­que en­ca­ja­do ba­jo el co­fre es gra­to, y es­to se ve re­fle­ja­do en los con­su­mos de com­bus­ti­ble. Cuan­do su­pi­mos que lle­ga­ría a nues­tra redacción hi­ci­mos la pro­me­sa de no mi­rar la agu­ja que nos in­di­ca cuán­do ne­ce­si­ta­mos abas­te­cer­la; ma­ne­ja­mos al­re­de­dor de 150 ki­ló­me­tros o un po­co más y nuestros nú­me­ros fue­ron de ca­si 11.7 km/l, ci­fras real­men­te alen­ta­do­ras pa­ra un vehícu­lo de más de dos to­ne­la­das y con un co­ra­zón de seis ci­lin­dros V.

DESEM­PE­ÑO

En ge­ne­ral su fuen­te de po­der tie­ne una bue­na la­bor, yo di­ría muy bue­na, no hay so­bre es­fuer­zo del mis­mo y ni los cam­bios de mar­cha son for­za­dos al mo­ver to­do su pe­so, y aun­que es sa­bi­do que los mo­to­res die­sel son un tan­to más rui­do­sos que los que fun­cio­nan con ga­so­li­na, el de la Toua­reg se en­cuen­tra bien ais­la­do de la ca­bi­na, so­lo es­cu­cha­re­mos lo jus­to sin ser mo­les­to. Brin­da una gran res­pues­ta cuan­do se le exi­ge fre­na­do o ace­le­ra­ción de for­ma ines­pe­ra­da, ya sea en ciu­dad, en ca­rre­te­ra e in­clu­so en te­rra­ce­ría; al ser un to­do te­rreno evi­den­te­men­te lo lle­va­mos a un ca­mino más si­nuo­so don­de ac­cio­na­mos la pe­ri­lla off-road pa­ra ata­car di­fe­ren­tes án­gu­los y com­pro­bar sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

La co­mo­di­dad es, pro­ba­ble­men­te, su me­jor car­ta de presentación, tan­to en el in­te­rior co­mo al mo­men­to de to­mar el vo­lan­te y ac­cio­nar el ace­le­ra­dor. La sus­pen­sión ha­ce efi­caz­men­te su tra­ba­jo, al mo­men­to de rea­li­zar un re­ba­se y de pe­dir­le más po­ten­cia no se sien­te re­tra­so y tam­po­co pro­vo­ca el efec­to de “lan­cheo”, co­mo lo ha­cen al­gu­nos de sus ri­va­les, por lo tan­to te sien­tes se­gu­ro en to­do mo­men­to y na­da te sor­pren­de o te pone ner­vi­so. La tran­qui­li­dad es uno de sus ali­cen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.