“L

AD (México) - - Arquitectura Popular -

a ar­qui­tec­tu­ra es el ar­te de cons­truir, con be­lle­za, el al­ber­gue del hom­bre, y su ob­je­ti­vo es con­tri­buir a la fe­li­ci­dad del mis­mo. Los hé­roes anónimos de la ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la me­xi­ca­na de­ben ser ca­ta­lo­ga­dos den­tro de quie­nes cum­plen am­plia­men­te con es­te ob­je­ti­vo. Su sen­si­bi­li­dad es­té­ti­ca, sus pro­por­cio­nes, ma­te­ria­les, tex­tu­ras, uso de luz y som­bra, el ex­tra­or­di­na­rio uso del co­lor, uni­dos a su hu­ma­nis­mo, li­ber­tad y ro­man­ti­cis­mo, los han con­ver­ti­do en fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción y en­se­ñan­za de ar­qui­tec­tos y ar­tis­tas de to­das par­tes del mun­do. En par­ti­cu­lar pa­ra los me­xi­ca­nos, nos mues­tran los ver­da­de­ros va­lo­res de nues­tra cul­tu­ra con una fuer­za y sen­ci­llez con­tun­den­tes. Es­ta pu­bli­ca­ción es una opor­tu­ni­dad de ren­dir­les un ver­da­de­ro homenaje de ad­mi­ra­ción y agra­de­ci­mien­to”, Ri­car­do Le­go­rre­ta (q.e.p.d.). La ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar que se en­cuen­tra en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les y ur­ba­nas de Mé­xi­co es­tá inex­tri­ca­ble­men­te li­ga­da a las tra­di­cio­nes y cul­tu­ra his­tó­ri­ca del país. Edi­fi­ca­cio­nes re­li­gio­sas y se­cu­la­res, pla­zas, zó­ca­los, par­ques y tian­guis son la con­cre­ti­za­ción ma­te­rial de una he­ren­cia in­dí­ge­na y es­pa­ño­la, y del mestizaje de es­tos pue­blos, que tam­bién pro­du­jo sin­cre­tis­mos ar­qui­tec­tó­ni­cos. Su en­can­to ra­di­ca en los co­lo­res lla­ma­ti­vos y ma­rro­nes, las tex­tu­ras ru­go­sas, los vo­lú­me­nes pu­ros, el do­mi­nio de la luz y la am­bi­gua re­la­ción en­tre los es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res. Po­pu­lar pro­vie­ne de po­pu­la­ris, que sig­ni­fi­ca “lo per­te­ne­cien­te al pue­blo, que es pe­cu­liar del pue­blo o pro­ce­de de él”. De acuer­do con el ar­qui­tec­to Carlos Flo­res Ma­ri­ni, es­to es la cul­tu­ra que el pue­blo con­si­de­ra co­mo pro­pia, y a la que tie­ne ac­ce­so a tra­vés de sus tra­di­cio­nes y cos­tum­bres.

Las mues­tras más cla­ras se en­cuen­tran en el cam­po, por ser el lu­gar don­de los cam­bios se han da­do de ma­ne­ra más len­ta. Sin nos­tal­gia ni ro­man­ti­cis­mo, la im­por­tan­cia de la ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar ya­ce en su tras­cen­den­cia ar­tís­ti­ca y en su lu­gar den­tro de la me­mo­ria co­lec­ti­va de Mé­xi­co. La ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar, ade­más de te­ner un va­lor es­té­ti­co, es, se­gún Eu­ge­nio Trías, una “ar­ti­cu­la­ción or­gá­ni­ca y vi­va de tra­di­cio­nes ma­te­ria­li­za­das”, en cu­yos sím­bo­los y de­co­ra­cio­nes, cru­ces, al­da­bas, re­jas, cor­ni­sas, ca­lles em­pe­dra­das, ba­rro­tes de bal­co­nes, ins­crip­cio­nes, co­ma­les y mol­ca­je­tes, se lee la me­mo­ria del pa­sa­do, su fun­cio­na­mien­to, sus creen­cias y su cer­ca­na re­la­ción con la na­tu­ra­le­za. La ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar me­xi­ca­na tie­ne sus orí­ge­nes tan­to en las cul­tu­ras in­dí­ge­nas co­mo en la ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar es­pa­ño­la. Los ejem­plos ob­vios se en­cuen­tran en las ca­sas y mo­nas­te­rios, en es­pa­cios co­mo el za­guán, el pa­tio cen­tral y las am­plias co­ci­nas. Los asen­ta­mien­tos de la Nue­va Es­pa­ña es­ta­ban su­je­tos a or­de­nan­zas reales que bus­ca­ban uni­for­mar las nue­vas po­bla­cio­nes. Fe­li­pe II ex­pi­dió en 1576 el si­guien­te man­da­to, ob­ser­va­do en las tra­zas de ciu­da­des co­mo Mo­re­lia: “La gran­de­za de la pla­za se­rá de­ter­mi­na­da por la can­ti­dad de ve­ci­nos, lo­ca­li­za­da en me­dio de la po­bla­ción, con me­di­das de al me­nos 60 por 90 me­tros y no ma­yor de 90 por 240 me­tros, las cua­tro es­qui­nas de la pla­za de­ben orien­tar­se a los pun­tos car­di­na­les, to­da la pla­za a la re­don­da y las cua­tro ca­lles prin­ci­pa­les que de ella sa­len, de­ben te­ner por­ta­les. El templo no de­be es­tar en la pla­za sino dis­tan­te de ella, pa­ra que es­té se­pa­ra­do de otros edi­fi­cios, pa­ra que sea vis­to des­de to­das par­tes, pa­ra que se pue­da or­nar me­jor y, de pre­fe­ren­cia, que es­té a un ni­vel más al­to y se en­tre me­dian­te es­ca­lo­nes. Pro­cu­ren que los edi­fi­cios sean de una so­la for­ma. Las ca­sas de­be­rán es­tar he­chas de tal ma­ne­ra que a los in­dios les pro­vo­que ad­mi­ra­ción ver­las y se­pan que no es­tán de pa­so sino pa­ra que­dar­se”. El pa­tio res­pon­de a las ne­ce­si­da­des pú­bli­cas y so­cia­les, en pa­seos do­min­gue­ros, ce­le­bra­cio­nes de ac­tos cí­vi­cos, transac­cio­nes co­mer­cia­les y fe­rias, tal co­mo el ágo­ra, que cons­ti­tu­ye el co­ra­zón de un po­bla­do. En Mé­xi­co, su ori­gen y for­ma rec­tan­gu­lar es tan­to me­di­te­rrá­nea co­mo prehis­pá­ni­ca. El quios­co es otro elemento ca­rac­te­rís­ti­co de los pue­blos, tí­pi­co de las ban­das mu­si­ca­les. Las pla­zas con jar­dín, quios­co y pa­la­cio mu­ni­ci­pal re­fle­jan la po­lí­ti­ca se­cu­lar, dis­tin­tas a la épo­ca colonial, en don­de su uso era pri­mor­dial­men­te pa­ra la vi­da re­li­gio­sa y los tian­guis. De es­ta ma­ne­ra, las pla­zas mues­tran tan­to el sin­cre­tis­mo in­dí­ge­na y es­pa­ñol co­mo aquel de la épo­ca virreinal y li­be­ral. El pro­ce­so de ur­ba­ni­za­ción, de­no­mi­na­da “con-

Pá­gi­na opues­ta (arri­ba) En los pue­blos, al­tu­ras se­me­jan­tes pro­du­cen una lí­nea vi­sual con­ti­nua con cor­ni­sas, ale­ros y re­ma­tes. Se apre­cia una ca­lle em­pe­dra­da y te­chos de te­ja en­tre la ne­bli­na del ce­rro. Pá­gi­na opues­ta (aba­jo) Las pla­zas son un elemento...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.