La ge­nia­li­dad de La So­la­na con­sis­te en la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les lo­ca­les y ele­men­tos que com­bi­nan con el en­torno.

AD (México) - - Casas Ad -

por com­ple­to, res­pe­ta los ejes y las pro­por­cio­nes del edi­fi­cio ori­gi­nal, per­mi­tien­do así una sin­cro­nía con el es­pa­cio en­vol­ven­te. En el di­se­ño de las ha­bi­ta­cio­nes se pro­pu­sie­ron al­tu­ras ge­ne­ro­sas pa­ra fa­vo­re­cer el con­fort tér­mi­co de los es­pa­cios y, su­ma­do a es­to, se di­se­ña­ron ce­lo­sías de ma­de­ra en aba­ni­co de tres me­tros de al­tu­ra. A un cos­ta­do de las recámaras se en­cuen­tra un fa­mily room, que ori­gi­nal­men­te era una ha­bi­ta­ción que, al igual que el res­to, se re­cons­tru­yó con las mis­mas me­di­das que las de la ca­sa ori­gi­nal pe­ro con una al­tu­ra más pro­nun­cia­da.

Es­te vo­lu­men, en don­de se ubi­can los dor­mi­to­rios, ori­gi­nal­men­te con­sis­tía de un so­lo ni­vel, lo que re­sul­ta­ba en es­pa­cios pe­que­ños. La so­lu­ción de Ha­ger­man fue co­lo­car la al­ber­ca me­dio ni­vel por de­ba­jo de las ha­bi­ta­cio­nes, crean­do una ma­yor pri­va­ci­dad, y co­lo­car la re­cá­ma­ra prin­ci­pal en­ci­ma del res­to de las ha­bi­ta­cio­nes apro­ve­chan­do la azo­tea. Me­dian­te es­tas es­tra­te­gias se apre­cia de ma­ne­ra muy cla­ra la in­ten­ción del ar­qui­tec­to de crear un ba­sa­men­to só­li­do de pie­dra so­bre el cual se re­car­gan lí­neas blan­cas y li­ge­ras que cons­ti­tu­yen las lo­sas, a lo que se su­man las ce­lo­sías de ma­de­ra re­me­ti­das que ob­tie­nen je­rar­quía gra­cias a su ma­te­ria­li­dad.

Si bien, mu­cho de los ele­men­tos de es­ta re­cons­truc­ción son com­ple­ta­men­te nue­vos, la ge­nia­li­dad del pro­yec­to Ca­sa La So­la­na con­sis­te en la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les lo­ca­les y ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que com­bi­nan con su en­torno. Es­tas es­tra­te­gias se su­man a las ex­ce­len­tes orien­ta­cio­nes de la re­si­den­cia, ya que to­dos los es­pa­cios po­seen vis­tas pa­no­rá­mi­cas ha­cia la bahía del puer­to.

“Más que una ca­sa nue­va, la idea fue res­ca­tar lo más que se pu­die­ra de la ca­sa ori­gi­nal”, MAR­COS HA­GER­MAN.

La se­lec­ción de ma­te­ria­les pa­ra la re­mo­de­la­ción tie­ne co­mo in­ten­ción lo­grar una re­in­ter­pre­ta­ción de és­tos en el pro­yec­to ori­gi­nal, pe­ro de­ján­do­los ex­pues­tos en la me­di­da de lo po­si­ble. La pie­dra uti­li­za­da es la­ja de la mis­ma zo­na de Aca­pul­co. Des­ta­ca tam­bién el uso de ma­de­ras tro­pi­ca­les y un gra­ni­to fla­mea­do en el área de la al­ber­ca y las es­ca­le­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.