VE­RANO EN CAL­MA

AD (México) - - Querido Lector... - Ma­ría Al­co­cer Me­di­na-mo­ra Di­rec­to­ra Edi­to­rial @ma­riaal­co­cer

Es­ta tem­po­ra­da los días son más lar­gos, la luz es más ra­dian­te, los co­lo­res vi­bran con ma­yor in­ten­si­dad, lo na­tu­ral se mues­tra tal y co­mo es: fran­co, ge­nuino y es­pon­tá­neo, la bri­sa re­vi­ta­li­zan­te vie­ne del mar; las te­rra­zas, las ha­ma­cas y las pis­ci­nas es­tán lis­tas... La cal­ma es­tá ser­vi­da.

Que­ri­do lec­tor, en es­ta edi­ción te mos­tra­mos un in­te­rio­ris­mo bri­llan­te y sin pre­ten­sio­nes. Se­gui­mos los ves­ti­gios del sol pa­ra re­co­rrer las ca­sas de ve­rano per­fec­tas, las cua­les res­plan­de­cen apa­ci­bles y lu­mi­no­sas. En ellas que­re­mos es­tar; son re­fu­gios cu­yas pro­pues­tas de di­se­ño mo­derno, cá­li­do y ge­ne­ro­so dan sen­ti­do a nues­tros días du­ran­te es­ta épo­ca.

Ini­cia­mos el emo­cio­nan­te re­co­rri­do con nues­tra ca­sa de por­ta­da en Co­pen­ha­gen; una pro­pues­ta con­tem­po­rá­nea au­tén­ti­ca que emo­cio­na por la com­bi­na­ción au­daz de ele­men­tos pro­pios de la edi­fi­ca­ción ori­gi­nal con pie­zas de di­se­ño icó­ni­co y una pa­le­ta cro­má­ti­ca atre­vi­da y chic.

En la cos­ta de Yu­ca­tán, Ar­ti­gas Ar­qui­tec­tos y So­fía As­pe nos mues­tran su sa­voir-fai­re con una re­si­den­cia en Chic­xu­lub cu­ya ar­qui­tec­tu­ra mi­ra to­dos los días al Ca­ri­be me­xi­cano y cu­yo in­te­rio­ris­mo ecléc­ti­co nos de­lei­ta con la mez­cla per­fec­ta de fi­bras na­tu­ra­les, ma­te­ria­les de la re­gión, tex­tu­ras or­gá­ni­cas y pa­tro­nes geo­mé­tri­cos.

En Aca­pul­co, Mar­cos Ha­ger­man res­ca­tó la esen­cia de La So­la­na, una ca­sa mo­der­nis­ta a la que le dio una ima­gen re­no­va­da pa­ra dis­fru­tar los eter­nos so­les que nos re­ga­la el ve­rano. Y por úl­ti­mo, en Ix­ta­pa emer­ge una obra de Mar­ga­ret Bissu que ha­ce ho­nor al nom­bre de la ciu­dad —en náhuatl “lu­gar blanco”—, al lo­grar un lien­zo en blanco con una ex­plo­sión de co­lor, tex­tu­ras y ar­te sin igual, y que ade­más, se com­ple­men­ta con el azul pro­fun­do del Pa­cí­fi­co.

En fin, es ve­rano y te in­vi­ta­mos a abrir­le las puer­tas pa­ra que el ven­da­val de lo na­tu­ral y la vi­ta­li­dad del co­lor en­tre en ca­sa y se ins­ta­le con su esen­cia li­ge­ra y fres­ca. Que­ri­do lec­tor, te de­seo un ve­rano cal­mo y fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.