EX­PRE­SIÓN AU­DAZ

Es­ta vi­vien­da en Di­na­mar­ca de­mues­tra el ar­te de crear un le­gua­je vi­sual pro­pio.

AD (México) - - Contents - POR EVA-MA­RIE WILKEN • FO­TO­GRA­FÍA MAR­TIN SØLYST

eEl he­cho de que la pa­re­ja Lich­ten­berg sea due­ña de un an­ti­guo de­par­ta­men­to en Co­pen­ha­gen, Di­na­mar­ca, se de­be en bue­na me­di­da a la per­se­ve­ran­cia de Cath­ri­ne de Lich­ten­berg. Fue ella quien, jun­to con un ar­qui­tec­to, con­ven­ció a An­ders de Lich­ten­berg de que es­te de­par­ta­men­to, en una tran­qui­la zo­na de Fre­de­riks­berg, les per­mi­ti­ría crear el ho­gar que so­ña­ban, des­pués de vi­vir mu­chos años en el ex­tran­je­ro. Es­ta per­sis­ten­cia es la que mos­tró Cath­ri­ne al amue­blar, de­co­rar y to­mar de­ci­sio­nes so­bre el co­lor y el in­te­rior de la vi­vien­da.

La pa­re­ja com­pró el de­par­ta­men­to a co­mien­zos de 2017, y el pe­rio­do pos­te­rior sig­ni­fi­có una gran trans­for­ma­ción y una re­no­va­ción to­tal. El ob­je­ti­vo fue ha­cer reali­dad su sue­ño de ha­bi­tar una vi­vien­da con­tem­po­rá­nea. La co­ci­na se con­vir­tió en sa­la de ba­ño; la sa­la de es­tar se vol­vió co­ci­na y dor­mi­to­rio con to­das las ven­ta­nas nue­vas, y se re­mo­de­ló el área de in­gre­so a la sa­la. Los so­por­tes de hie­rro de la cons­truc­ción se ha­bían des­gas­ta­do, y las ven­ta­nas cur­vas, de cien años de an­ti­güe­dad, co­rrían el ries­go de rom­per­se. Du­ran­te ocho me­ses la pa­re­ja vi­vió sin ven­ta­nas y se tu­vo que ha­cer una pa­red tem­po­ral pa­ra pro­te­ger­los del frío.

Hoy la ca­sa lu­ce her­mo­sa y sen­ci­lla, con los an­ti­guos al­féi­za­res de már­mol, ga­bi­ne­tes ori­gi­na­les en las es­qui­nas, es­tu­co, pa­ne­les al­tos y pi­sos de par­quet co­mo una re­mi­nis­cen­cia del es­ti­lo se­ño­rial de la ca­sa. Tam­bién se aña­dió a la co­ci­na una sec­ción de ven­ta­nas nue­vas y una puer­ta que dan al jar­dín. La co­ci­na, rea­li­za­da por Uno­form, no pre­ten­de imi­tar el es­ti­lo de cons­truc­ción an­ti­guo, sino que se ade­cuó a la es­tric­ta si­me­tría so­bre la que se cons­tru­yó la clá­si­ca vi­lla Pa­tri­cia. Cath­ri­ne co­men­tó: “En mi opi­nión, exis­te cier­ta be­lle­za en man­te­ner al­gu­nos de­ta­lles del an­ti­guo es­ti­lo de cons­truc­ción —que no de­ben per­der­se—. Tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta que las dis­tin­tas épo­cas no com­pi­ten en­tre sí. Nues­tro re­to co­mo in­terio­ris­tas es cons­truir un puen­te en­tre va­rias lí­neas de pen­sa­mien­to”.

An­te­rior­men­te, la pa­re­ja ra­di­có pri­me­ro en An­go­la y lue­go en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca, y du­ran­te ese tiem­po Cath­ri­ne apren­dió a apre­ciar la ca­li­dad es­can­di­na­va, pe­ro al mis­mo tiem­po se ins­pi­ró pa­ra ju­gar mu­cho más con los co­lo­res y los ma­te­ria­les. Co­mo ella ex­pli­có: “A los an­go­le­ños les gus­ta la de­co­ra­ción au­daz, los me­ta­les y los ador­nos. En Su­dá­fri­ca ex­pe­ri­men­ta­mos el placer de la ar­te­sa­nía y las com­bi­na­cio­nes. Creo que he traí­do a ca­sa al­gu­nas de esas ex­pre­sio­nes”.

Con es­to en men­te se adap­ta­ron los in­te­rio­res. Aquí po­de­mos ver una com­bi­na­ción im­pre­sio­nan­te de ar­te mo­derno, di­se­ños icó­ni­cos —co­mo la si­lla de Weg­ner o la me­sa Dia­mond de FOS— y las ori­gi­na­les al­fom­bras ma­rro­quíes co­mo un to­que re­la­ja­do. La mi­ra­da ex­pe­ri­men­ta al­go nue­vo cons­tan­te­men­te y el vi­si­tan­te que­da ma­ra­vi­lla­do gra­cias al ar­te de con­jun­tar los di­ver­sos ele­men­tos me­dian­te un len­gua­je. Hay una gran va­rie­dad de co­lo­res en el de­par­ta­men­to, mez­clas de ro­sas, co­ra­les y ama­ri­llos, un azul pro­fun­do y un ro­sa pá­li­do en las pa­re­des de la co­ci­na. Al­gu­nas pa­re­des fue­ron pin­ta­das por el ar­tis­ta Ja­kob Steen —uno de los fa­vo­ri­tos de la pa­re­ja— con un es­ti­lo ca­si de

acua­re­la, y él mis­mo reali­zó al­gu­nas de las pin­tu­ras de las ha­bi­ta­cio­nes. An­ti­guos con­te­ne­do­res de agua de Ba­li ya­cen jun­to a las si­llas Poul Kjaer­holm y una me­sa Romeo Re­ga de Ita­lia. “Bus­qué du­ran­te mu­cho tiem­po la me­sa Romeo Re­ga, creo que une los ar­tícu­los que quie­ro en es­ta sa­la, clá­si­cos, pe­ro, con una ex­pre­sión mo­der­nis­ta. Ade­más, el uso del me­tal, tan­to el cro­mo co­mo el la­tón, es al­go que no pue­do re­sis­tir. Re­pre­sen­ta una es­pe­cie de re­be­lión en con­tra el dog­ma co­mún de que los me­ta­les no de­ben mez­clar­se. En­con­tré la me­sa en Naks­kov, des­pués de ha­ber­la bus­ca­do en va­rios si­tios al­re­de­dor del mun­do”, co­men­tó Cath­ri­ne.

Gra­cias a sus nue­vos ha­llaz­gos e im­pul­sos, la ca­sa es­tá en cons­tan­te trans­for­ma­ción. La per­cep­ción de Cath­ri­ne so­bre los es­pa­cios ha­bi­ta­bles es que se tra­ta de for­mas mó­vi­les. Co­mo ella ex­pre­só: “Me emo­ciono fá­cil­men­te, cam­bio de opi­nión so­bre los co­lo­res y mi vi­sión cam­bia cons­tan­te­men­te ha­cia nue­vas ten­den­cias de in­te­rio­ris­mo. Al­gu­nas co­sas per­ma­ne­ce­rán aquí, mien­tras que otras ten­drán otros due­ños en el fu­tu­ro; los afi­cio­na­dos a la de­co­ra­ción con­for­ma­mos un pe­que­ño mun­do, ven­de­mos e in­ter­cam­bia­mos ob­je­tos en­tre no­so­tros con gus­to”.

Arri­ba La co­ci­na es de Uno­form y sus co­lo­res crean con­tras­tes sor­pren­den­tes, co­mo la com­bi­na­ción del ja­rrón de Mu­rano, de azul ul­tra­ma­rino, con el ro­sa pá­li­do. La li­to­gra­fía de la pa­red es de Cath­ri­ne Ra­ben Da­vid­sen. La lám­pa­ra so­bre la is­la es de Anour y las lám­pa­ras del te­cho, de luz IC con la­tón, son de Flos. Las si­llas de la ba­rra son de Over­gaard & Dyr­man y el ja­rrón es de Tom Di­xon pa­ra Rooms­to­re. La al­fom­bra bou­che­roui­te fue traí­da de Ma­rra­kech por Cath­ri­ne. Aba­jo La col­cha, los co­ji­nes y las cor­ti­nas son de &Dra­pe. La me­si­ta de no­che y la ca­be­ce­ra son crea­cio­nes pro­pias. El ba­ño fue di­se­ña­do con mo­bi­lia­rio de Uno­form y el pa­pel ta­piz es de Ar­te/ta­pet­fo­rum de­co­ra­do con ho­jas de pal­ma. La pin­tu­ra de la pa­red es de An­ne Aars­lund y los ac­ce­so­rios son de Vo­las eks­klu­siv ko­llek­tion, en cro­mo co­lor negro ce­pi­lla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.