PA­RAÍ­SO YUCATECO

La in­terio­ris­ta So­fía As­pe di­se­ñó una ecléc­ti­ca ca­sa de pla­ya en el su­r­es­te me­xi­cano.

AD (México) - - Contents - AR­QUI­TEC­TU­RA AR­TI­GAS AR­QUI­TEC­TOS • IN­TE­RIO­RIS­MO SO­FÍA AS­PE IN­TE­RIO­RIS­MO POR KA­TIA ALBERTOS • FO­TO­GRA­FÍA AL­FON­SO DE BÉ­JAR

q¿Quién no ha an­he­la­do de­jar la vi­da aje­trea­da de la ciu­dad pa­ra ha­bi­tar una ca­sa de ensueño jun­to a la pla­ya? Gra­cias a Ar­ti­gas Ar­qui­tec­tos y a So­fía As­pe In­te­rio­ris­mo, quie­nes vuel­ven a con­for­mar una exi­to­sa man­cuer­na, es­te sue­ño se hi­zo reali­dad me­dian­te el di­se­ño de una ecléc­ti­ca ca­sa de pla­ya en la cos­ta de Yu­ca­tán, la cual des­ta­ca por su ar­qui­tec­tu­ra ca­ri­be­ña y un in­te­rio­ris­mo con to­ques mo­der­nis­tas.

“El con­cep­to fue con­ce­bir un es­pa­cio bi­cro­má­ti­co en blanco y negro don­de pu­die­ra con­tras­tar el gran co­lo­ri­do ex­te­rior de la na­tu­ra­le­za y el azul del mar. Se bus­có tam­bién in­cluir to­ques vin­ta­ge, pie­zas icó­ni­cas de mo­bi­lia­rio y ar­te con­tem­po­rá­neo, así co­mo al­gu­nos acen­tos de me­xi­ca­ni­dad y ar­te­sa­nía so­fis­ti­ca­da”, ex­pli­có So­fía As­pe.

Pa­ra lo­grar que la vi­vien­da tu­vie­ra ese to­que ca­ri­be­ño, es­pe­cí­fi­ca­men­te yucateco, fue esen­cial ele­gir ma­te­ria­les pro­pios de la pe­nín­su­la, que ade­más per­mi­tie­ron crear in­tere­san­tes jue­gos de tex­tu­ras por sí mis­mos y en re­la­ción con otros ele­men­tos, co­mo el mo­bi­lia­rio o los tex­ti­les.

“An­te la au­sen­cia de co­lor, las for­mas y las tex­tu­ras apor­tan va­lor a la su­ma del es­pa­cio”, SO­FÍA AS­PE.

“Las fi­bras na­tu­ra­les pro­pias de la re­gión, ta­les co­mo el yu­te y el he­ne­quén —de gran du­ra­bi­li­dad—, crean tex­tu­ras y am­bien­tes tro­pi­ca­les y or­gá­ni­cos. Los pa­tro­nes geo­mé­tri­cos apor­tan si­me­tría y tam­bién to­ques lú­di­cos a los es­pa­cios, co­mo la ta­pi­ce­ría a ra­yas blan­cas y ne­gras de la es­cua­dra del cuar­to de TV o de los ca­mas­tros”.

Uno de los re­tos más im­por­tan­tes al cons­truir y di­se­ñar en la re­gión tie­ne que ver, sin du­da al­gu­na, con las con­di­cio­nes de humedad, sa­li­ni­dad y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras, por lo que es in­dis­pen­sa­ble con­si­de­rar es­tos fac­to­res al ele­gir los ma­te­ria­les, los cua­les de­ben ser muy re­sis­ten­tes y du­ra­de­ros.

“El cri­te­rio se ba­só en tres pre­mi­sas: co­mo­di­dad, be­lle­za y du­ra­bi­li­dad. Asi­mis­mo, la es­té­ti­ca gi­ró en torno a una pa­le­ta blan­ca y ne­gra, así co­mo a to­nos bei­ge y ca­fés pro­pios de ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la pa­ja, el mim­bre, el yu­te y la cuer­da. La ilu­mi­na­ción en to­nos cá­li­dos se pla­neó pa­ra real­zar el ar­te, así co­mo al­gu­nas pie­zas de mo­bi­lia­rio”, in­di­có la in­terio­ris­ta.

Por su­pues­to, par­te im­por­tan­te del di­se­ño in­te­rior re­si­de en se­lec­cio­nar ele­men­tos que sean ca­pa­ces de con­tar his­to­rias y de re­fle­jar la per­so­na­li­dad de quie­nes ha­bi­tan el es­pa­cio. “En es­pe­cial, se fa­vo­re­cie­ron las ce­rá­mi­cas ar­te­sa­na­les así co­mo dis­tin­tos co­ra­les en to­nos blan­cos y ne­gros na­tu­ra­les. Los ob­je­tos ha­blan de sus ha­bi­tan­tes, es de­cir, de mis clien­tes. Es a tra­vés de su uso que pue­do con­tar una his­to­ria so­bre quié­nes son ellos y qué es­ti­los fa­vo­re­cen y co­lec­cio­nan. De allí mi afán de co­lo­car­los de ma­ne­ra que con­vi­van ar­mó­ni­ca­men­te y que ge­ne­ren diá­lo­gos in­tere­san­tes en­tre ellos”.

Sin lu­gar a du­das, la pa­le­ta de co­lor es otra de las elec­cio­nes in­dis­pen­sa­bles en el in­te­rio­ris­mo, es­pe­cial­men­te en un pro­yec­to co­mo és­te, en el que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y el en­torno tie­nen un fuer­te im­pac­to.

“An­te el blanco, o au­sen­cia de co­lor, las for­mas y tex­tu­ras de los ob­je­tos to­man un pro­ta­go­nis­mo es­pe­cial don­de ca­da uno de ellos de­be de apor­tar va­lor a la su­ma del to­do que con­for­ma el es­pa­cio. La se­lec­ción de to­na­li­da­des es un des­can­so al ojo y a la men­te an­te el enor­me co­lo­ri­do pro­pio de un es­ta­do co­mo Yu­ca­tán. Los in­ten­sos co­lo­res ver­des y azu­les del mar, los ro­jos, na­ran­jas y ro­sas de los atar­de­ce­res, y el ver­de y los ocres de las plan­tas, en con­tras­te con lo mo­no­cro­má­ti­co del pro­yec­to; re­sul­tan más in­ten­sos que nun­ca”, con­clu­yó So­fía As­pe.

El pa­tio in­terno tie­ne la fun­ción de con­tra­rres­tar los días de fuer­tes vientos fren­te a la pla­ya, ade­más de ser uti­li­za­do por las no­ches pa­ra reunio­nes en fa­mi­lia y con ami­gos. El pi­so fue crea­do ma­nual­men­te en pas­ta, co­mo dic­ta la tra­di­ción yu­ca­te­ca, y se in­clu­ye­ron si­llo­nes de Pa­tri­cia Ur­quio­la pa­ra B&B.

En las recámaras, al igual que en el res­to de la ca­sa, la pa­le­ta de co­lo­res pre­do­mi­nan­te es bi­cro­má­ti­ca, pues se fa­vo­re­ció la pre­sen­cia del blanco con de­ta­lles en negro, com­ple­men­ta­da por ele­men­tos en, to­nos bei­ge y ca­fé pro­pios de ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la pa­ja, el mim­bre, el yu­te y la cuer­da.

La ilu­mi­na­ción en to­nos cá­li­dos pre­do­mi­na en to­dos los rin­co­nes de la re­si­den­cia, y fue pla­nea­da pa­ra real­zar el ar­te, así co­mo al­gu­nas pie­zas de mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.