DE VIA­JE Mu­cho co­ra­zón.

Ger­mán Ve­las­co im­pri­mió no­tas su­rrea­lis­tas y má­gi­cas en el in­te­rior del ho­tel Pug Seal Tenny­son.

AD (México) - - Contents - AR­QUI­TEC­TU­RA IZB • IN­TERIO­RIS­MO GER­MÁN VE­LAS­CO AR­QUI­TEC­TOS • POR GABRIELA ESTRADA FO­TO­GRA­FÍA JAI­ME NA­VA­RRO

En una ca­so­na de los años 40 de es­ti­lo neo­ba­rro­co se en­cuen­tra el atre­vi­do ho­tel Pug Seal Tenny­son, ubi­ca­do en Po­lan­co, en la Ciu­dad de Mé­xi­co. El con­cep­to ex­tro­ver­ti­do y cau­ti­van­te del es­pa­cio sur­gió a par­tir de la ex­plo­ra­ción del en­torno, la his­to­ria y las raí­ces del si­tio rea­li­za­da por el ar­qui­tec­to e in­terio­ris­ta Ger­mán Ve­las­co. “Tie­ne mu­cho que ver mi his­to­ria per­so­nal al ir a vi­si­tar a mis abue­los y vi­vir la ex­pe­rien­cia de Po­lan­co; es­ta fue mi ins­pi­ra­ción”, afir­mó.

“La ca­sa res­guar­da mu­chas dé­ca­das de his­to­rias, re­cuer­dos, emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes”. Ger­mán re­to­mó esa nos­tal­gia de an­ta­ño pa­ra con­tar la his­to­ria de Pug Seal Tenny­son. Ca­da una de las on­ce sui­tes del ho­tel po­see el nom­bre de un sen­ti­mien­to y un co­lor pre­do­mi­nan­te —ver­de, azul, mo­ra­do, pa­lo de ro­sa o vino—, to­das con can­ce­le­ría, ac­ce­so­rios y lám­pa­ras en ama­ri­llo trá­fi­co. “El lobby cuen­ta con un te­rra­zo ori­gi­nal co­lor ro­sa, el cual se ha­bía de­ci­di­do no cam­biar; por ello se pin­tó de es­ta to­na­li­dad to­do el es­pa­cio, in­te­gran­do el ma­te­rial y ha­cién­do­lo par­te del di­se­ño… de otra ma­ne­ra hu­bie­ra con­ta­do de­ma­sia­do”. Por otro la­do, la ya fa­mo­sa fa­cha­da del ho­tel rom­pe con to­das las vi­vien­das de los al­re­de­do­res. Al ob­ser­var los azu­le­jos de ta­la­ve­ra que ador­nan el pa­tio, Ve­las­co op­tó por un azul in­ten­so pa­ra pin­tar el ex­te­rior de la ca­so­na. “Creo que la mis­ma ca­sa nos pi­dió re­sal­tar cier­tas cua­li­da­des, y el co­lor las en­fa­ti­za, pue­de ha­cer­las más o me­nos evi­den­tes, las mi­me­ti­za o las com­ple­men­ta”.

Ger­mán lo­gró un es­pa­cio ca­si su­rrea­lis­ta. En el lobby cuel­ga un par de co­lum­pios so­bre una al­fom­bra de pé­ta­los de rosas ro­jas de te­la: “los vi­ví to­da mi in­fan­cia en el par­que de Po­lan­co, so­bre los pé­ta­los, es al­go ines­pe­ra­do”. Asi­mis­mo, en el pa­tio —aho­ra la sa­la— se en­cuen­tra den­tro de una ca­ja de es­pe­jos el gran can­dil que ador­na­ba el ves­tí­bu­lo. “Cuan­do el can­dil se en­cuen­tra apa­ga­do no se ve, y cuan­do se pren­de apa­re­ce co­mo por ar­te de ma­gia”. En las ha­bi­ta­cio­nes, de­trás de un es­pe­jo re­don­do se en­cuen­tra la te­le­vi­sión que, al igual que el can­dil, se des­cu­bre al ser en­cen­di­da. “Que­ría que fue­ran ex­pe­rien­cias que ha­bla­ran de Mé­xi­co sor­pren­dien­do a los vi­si­tan­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.