Pe­lean por in­tri­gas

Al Día La Piedad - - ESTRELLAS -

Bue­nas no­ches Tía Re­me­dios. Me co­mu­ni­co con us­ted pa­ra de­cir­le que ten­go no­vio y él es más gran­de que yo, pe­ro la gen­te nos ha que­ri­do se­pa­rar, ha in­ven­ta­do mu­chos chis­mes y han in­ven­ta­do mu­chas co­sas pa­ra que yo lo de­je y él tam­bién me de­je a mí. Yo qui­sie­ra que me di­je­ras qué pue­do ha­cer, por­que cuan­do su­ce­den es­tas in­tri­gas, él y yo dis­cu­ti­mos mu­cho. ¿Qué pue­do ha­cer? Acon­sé­je­me por fa­vor y de ser po­si­ble que mi ca­so sal­ga pu­bli­ca­do en lu­nes o en mar­tes, por fa­vor. Co­ral, 16 años, em­plea­da Bue­nas no­ches, que­ri­da Co­ral. ¿Qué ha­cer an­te los chis­mes? Ig­no­rar­los. Cuan­do ha­ces ca­so de lo que di­cen los de­más, tú le das po­der a esas per­so­nas y a esos co­men­ta­rios y per­mi­tes que afec­ten tu vi­da. Si a tus 16 años es­tás se­gu­ra que quie­res es­tar re­la­cio­na­da con un hom­bre mu­cho ma­yor que tú, na­da de lo que di­gan los de­más de­be­ría cau­sar­te efec­to, es­pe­cial­men­te por­que nun­ca po­drás con­tro­lar lo que la gen­te quie­ra de­cir so­bre tu re­la­ción. Re­cuer­da que mu­chas ve­ces las per­so­nas ha­blan só­lo por­que tie­nen bo­ca, pe­ro no se de­tie­nen a pen­sar que na­die es­tá pi­dien­do su opi­nión y que no tie­nen de­re­cho a me­ter­se en la vi­da de los de­más. Así que de­ja de dar­le pe­so en tu vi­da a lo que di­gan otras per­so­nas. Si tú quie­res es­tar con el hom­bre ma­yor y él con­ti­go, eso de­be­ría ser lo úni­co que les im­por­te a los dos.

De to­do co­ra­zón La Tía Re­me­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.