ATIÉNDETE A

La edad, las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y has­ta los ge­nes pue­den afec­tar en las ar­ti­cu­la­cio­nes. No vi­vas con do­lor, iden­ti­fí­ca­lo y eli­mí­na­lo

Al Día La Piedad - - SALUD -

Se­gún el úl­ti­mo re­por­te de la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud, la os­teoar­tri­tis afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a 30% de la po­bla­ción ma­yor de 60 años.

Ma­ría del Car­men Gar­cía Lu­na, di­rec­to­ra Mé­di­ca de TEVA, se­ña­ló que si bien la gen­te cree que es una en­fer­me­dad ex­clu­si­va de adul­tos ma­yo­res, no siem­pre es así y la in­for­ma­ción po­dría ha­cer la di­fe­ren­cia en­tre un diag­nós­ti­co opor­tuno y nor­ma­li­zar un do­lor que na­die, de­be­ría ex­pe­ri­men­tar cons­tan­te­men­te. ¿Qué es la os­teoar­tri­tis?

La os­teoar­tri­tis es par­te de una se­rie de en­fer­me­da­des de las ar­ti­cu­la­cio­nes y de­sa­for­tu­na­da­men­te se con­fun­de con otras en­fer­me­da­des co­mo la os­teo­po­ro­sis o ar­tri­tis por­que usa­mos nom­bres o con­cep­tos co­mo si fue­ran lo mis­mo.

La ar­tri­tis es el nom­bre ge­né­ri­co de cual- quier afec­ta­ción de una ar­ti­cu­la­ción y, en es­pe­cí­fi­co, la os­teoar­tri­tis es un pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo del car­tí­la­go que es­tá en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

“El car­tí­la­go fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de amor­ti­gua­dor o col­cho­ne­te en­tre los hue­sos pa­ra evi­tar que, al mo­ver no­so­tros las ar­ti­cu­la­cio­nes, ha­ya una fric­ción di­rec­ta en­tre los hue­sos. Es­to fa­vo­re­ce los mo­vi­mien­tos pa­ra que se ha­gan de ma­ne­ra más ágil y sua­ve con tal de no afec­tar las ca­be­zas de los hue­sos en las ar­ti­cu­la­cio­nes,” men­cio­na la Dra. Ma­ría del Car­men.

En el ca­so de la os­teoar­tri­tis, los car­tí­la­gos em­pie­zan a de­ge­ne­rar­se. “Se van adel­ga­zan­do, a ve­ces se pue­den has­ta des­hi­la­char has­ta que lle­ga un pun­to en que ya no hay pro­por­ción anató­mi­ca en­tre un hue­so y otro y em­pie­za a ha­ber contacto y fric­ción di­rec­ta en­tre un hue­so y otro. Es­to evi­den­te­men­te ge­ne­ra mu­cho es­trés en la ar­ti­cu­la­ción, pues son 2 ca­be­zas de hue­so ro­zán­do­se una con­tra la otra al mo­men­to de ha­cer un mo­vi­mien­to. Y si lo pen­sa­mos al ni­vel de la ro­di­lla, pue­des ima­gi­nar­te, tan­to la le­sión, co­mo el do­lor que es­to cau­sa”.

SÍN­TO­MAS

Los pri­me­ros sín­to­mas son di­fe­ren­tes en ca­da pa­cien­te, pe­ro bá­si­ca­men­te son: li­mi­ta­ción en la mo­vi­li­dad, do­lor que pue­de ser le­ve ini­cial­men­te y sen­tir los hue­sos “tra­ba­dos.”

Otro sín­to­ma co­mún es la ri­gi­dez ma­tu­ti­na por me­nos de 10 a 15 mi­nu­tos; a di­fe­ren­cia de la ar­tri­tis reuma­toi­de que lle­ga a du­rar más de me­dia ho­ra.

Es una en­fer­me­dad en las ar­ti­cu­la­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.