Ama­ran­to en la ali­men­ta­ción in­fan­til os­teo­po­ro­sis,

Ambiance - - All-round Health | Healthy - Por Pe­dro Rey­no­so

ama­ran­to nos da mu­cha ener­gía, es un ali­men­to ri­co en vi­ta­mi­nas A, C y E, cal­cio, hie­rro y al­gu­nas vi­ta­mi­nas del gru­po B, así co­mo ami­noá­ci­dos esen­cia­les, áci­do fó­li­co y fós­fo­ro. De he­cho, nos apor­ta más pro­teí­na que cual­quier ce­real y con­tri­bu­ye a la crea­ción de an­ti­cuer­pos.

Mu­chos pue­blos en la an­ti­güe­dad lo con­si­de­ra­ban una se­mi­lla sa­gra­da por sus pro­pie­da­des vi­go­ri­zan­tes, cues­tión que se ex­pli­ca por su al­to con­te­ni­do de li­si­na, sus­tan­cia pro­ta­go­nis­ta en la li­be­ra­ción de la hor­mo­na del cre­ci­mien­to, por lo que es al­ta­men­te re­co­men­da­do pa­ra los ni­ños.

Su con­su­mo tam­bién ayu­da a los que ya es­ta­mos más gran­de­ci­tos, pues dis­mi­nu­ye el co­les­te­rol en la san­gre; y fa­vo­re­ce la ab­sor­ción de cal­cio, que re­sul­ta ideal pa­ra com­ba­tir la pe­dro@mer­catlan.com www.mer­catlan.com

anemia y el cán­cer de co­lón. Por si es­to fue­ra po­co, es­te ali­men­to for­ta­le­ce el desa­rro­llo men­tal y la me­mo­ria, sien­do muy útil en es­ta­dos psi­co­ló­gi­cos al­te­ra­dos co­mo los mie­dos.

Pue­des en­con­trar y sa­bo­rear el ama­ran­to en dul­ces co­mo ale­grías o pa­lan­que­tas, con cho­co­la­te o ca­cahua­te. In­clu­so es­tá dis­po­ni­ble en ha­ri­na pa­ra pas­te­les, ga­lle­tas y hot ca­kes. Con él pue­des pre­pa­rar de­li­cio­sas mal­tea­das, ca­lien­ti­tos ato­les de sa­bo­res, agua de hor­cha­ta o sim­ple­men­te es­par­cir­lo so­bre fru­ta o yo­gurt.

La se­mi­lla in­fla­da se pue­de aña­dir a so­pas al mo­men­to de ser­vir, a la ma­sa de los hot ca­kes, o pue­des pre­pa­rar tor­ti­tas de ver­du­ra y ama­ran­to.

¡Es muy nu­tri­ti­vo, li­bre de glu­ten, ap­to pa­ra ce­lia­cos y 100% di­ges­ti­vo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.