Eli­xir

Ambiance - - Spare Time | Stories -

Por

Duer­me­ve­la Ca­sa de Al­te­ra­ción

sin­cre­tis­mo vi­bra­ba en las pa­re­des de San Juan Cha­mu­la. Mis ami­gos y yo que­ría­mos vi­vir una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te —va­mos a que nos ha­gan una lim­pia, da­ño no nos va a ha­cer— co­men­tó Fe­de­ri­co. —Con tal de que me den la be­bi­da sa­gra­da yo le en­tro, mue­ro de sed— di­jo Fa­bia­na. Con­se­gui­mos a un cu­ran­de­ro dis­pues­to a ha­cer­nos el tra­ba­jo — Se los ha­go pe­ro ne­ce­si­to re­gre­sar pron­to a la igle­sia, va­mos a mi ca­sa.

En­fi­la­mos ca­lle arri­ba, te­nía­mos que ace­le­rar el pa­so pa­ra al­can­zar­lo. En­tra­mos a un es­pa­cio re­ du­ci­do de pi­so de tie­rra api­so­na­da y pa­re­des de la­dri­llo. El vie­jo nos in­di­có la ban­ca de ma­de­ra fren­te al al­tar.

Una bolsa de hue­vos, ve­la­do­ras y ve­las alargadas des­can­sa­ban en el pi­so; las em­pe­zó a aco­mo­dar uti­li­zan­do ce­ra pa­ra man­te­ner­las er­gui­das, for­man­do va­rias fi­las. Ini­ció con los re­zos en es­pa­ñol y Tzot­zil. Fe­de­ri­co fue el pri­me­ro al que le pa­só una ve­la en­cen­di­da por los bra­zos y ca­be­za mien­tras in­vo­ca­ba a sus dio­ses y san­tos: se­gui­mos los de­más. Fa­bia­na se aguan­ta­ba la ri­sa.

El so­ni­do de un wal­kie-tal­kie que te­nía el vie­jo es­con­di­do ba­jo el tra­je tí­pi­co de la zo­na acom­pa­ña­ba la se­sión —Qué frau­de, ¿se die­ron cuen­ta que es­tre­lla­ba los hue­vos con­tra el mu­ro y so­na­ban hue­cos?— co­men­tó Cons­tan­za, des­pués de ver vo­lar sus dos­cien­tos pe­sos. —Y qué on­da con ese so­ni­do de ra­dio— di­jo Fa­bia­na rien­do. Al me­nos pro­ba­mos el Posh, al­go ha­rá por nues­tro es­pí­ri­tu—con­tes­té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.