Sus di­se­ños, usa­dos con el pe­cu­liar gar­bo de Ma­ría Fé­lix o Do­lo­res del Río se con­vir­tie­ron en un pa­ra­dig­ma de la mo­da fe­me­ni­na.

Ambiance - - Art & Culture | Art -

El Mu­seo de Ar­te Mo­derno (MAM) de la Ciu­dad de Mé­xi­co al­ber­ga­rá has­ta el pró­xi­mo 4 de sep­tiem­bre una ex­po­si­ción de Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, que se com­ple­men­ta con una se­lec­ción de obras en las que pue­den ver­se los efec­tos del di­se­ña­dor es­pa­ñol en la mo­da me­xi­ca­na.

La ex­hi­bi­ción se com­po­ne de ocho ves­ti­dos, sie­te som­bre­ros, dos mas­ca­das, 51 fi­gu­ri­nes, bo­ce­tos y 31 fo­to­gra­fías de pro­ve­nien­tes del Mu­seo Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga en Gue­ta­ria, Es­pa­ña.

En 1937 abrió su pro­pio ne­go­cio en Pa­rís. Co­no­cía los se­cre­tos de la sas­tre­ría y era to­do un ex­per­to en te­ji­dos; pe­ro su ob­se­sión por los aca­ba­dos per­fec­tos lo con­vir­tió en un mo­dis­to sin par cuan­do la al­ta cos­tu­ra al­can­zó su apo­geo.

Ba­len­cia­ga se con­sa­gró en só­lo tres años co­mo el in­no­va­dor por ex­ce­len­cia: cam­bió la si­lue­ta de la mu­jer mo­der­na al li­be­rar­la del tra­di­cio­nal én­fa­sis pues­to en el pe­cho, la cin­tu­ra y las ca­de­ras; ima­gi­nó cor­tes di­fe­ren­tes que die­ron re­lie­ve a par­tes has­ta en­ton­ces ca­ren­tes de protagonismo en la indumentaria oc­ci­den­tal, co­mo la nu­ca, las mu­ñe­cas y los an­te­bra­zos, y en­vol­vió al cuer­po con vo­lú­me­nes que di­bu­ja­ban for­mas flui­das y con­tor­nos sor­pren­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.