DE SO­TO 4.0

AmericaEconomia Mexico - - Contenido - POR LINO SOLÍS DE OVANDO G., LI­MA

El eco­no­mis­ta Her­nan­do de So­to es­tu­dia sis­te­mas co­mo blockchain, que pue­den ace­le­rar los pro­gra­mas de ti­tu­la­ción de los paí­ses.

Her­nan­do de So­to, pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Li­ber­tad y De­mo­cra­cia (ILC)

Lo en­tre­vis­ta­mos a po­cas ho­ras de su­bir­se al avión que lo lle­va­ría des­de Li­ma has­ta la is­la Nec­ker (par­te de las Is­las Vír­ge­nes Bri­tá­ni­cas), don­de se reali­zó la Ter­ce­ra Cum­bre so­bre Blockchain, or­ga­ni­za­da por el due­ño de Vir­gin Group, Ri­chard Bran­son, y el in­ver­sio­nis­ta Bill Tai. De So­to re­fle­xio­nó so­bre los al­can­ces geo­po­lí­ti­cos que po­dría te­ner la apli­ca­ción de blockchain en la ins­crip­ción de re­gis­tros de pro­pie­dad pa­ra los 5.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta que aún no han si­do to­ca­dos por los be­ne­fi­cios del pro­gre­so, una ló­gi­ca que con­si­de­ra que ya ayu­dó a de­rro­tar a Sen­de­ro Lu­mi­no­so en Pe­rú.

¿Cuán­do fue la pri­me­ra vez que es­cu­chó ha­blar de blockchain? Ha­bía leí­do al­go en los pe­rió­di­cos, pe­ro bá­si­ca­men­te van a ser dos años des­de que Ri­chard Bran­son me in­vi­ta a la is­la Nec­ker, a su Blockchain Sum­mit, una con­fe­ren­cia don­de es­tán to­dos los ex­per­tos en blockchain y bit­coin, y me anun­cian que ellos con­si­de­ran que mis teo­rías eco­nó­mi­cas co­nec­tan con blockchain, por­que bá­si­ca­men­te blockchain es la di­gi­ta­li­za­ción del di­ne­ro, lo cual por su­pues­to me pro­vo­ca una enor­me cu­rio­si­dad.

Ellos fue­ron los pri­me­ros que hi­cie­ron el cru­ce…

Ellos hi­cie­ron el cru­ce; yo no. Yo en­ton­ces era un ab­so­lu­to ig­no­ran­te en lo que se re­fie­re a tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Lo in­tere­san­te es que así co­men­zó una re­la­ción que nos per­mi­tió ha­cer­nos la gran pre­gun­ta: ¿de qué ma­ne­ra se cap­tu­ra el va­lor co­mo un ins­tru­men­to ins­cri­to, ya sea en pa­pel o en un do­cu­men­to en for­ma di­gi­tal? Siem­pre he­mos ha­bla­do de que el va­lor se cap­tu­ra con pa­la­bras y que tie­ne una se­rie de pro­ce­di­mien­tos que crean desa­rro­llo po­ten­cial, es de­cir, un va­lor agre­ga­do, lo que Marx hu­bie­ra lla­ma­do plus­va­lía. Eso lo com­pren­día, veía los pa­ren­tes­cos si se quie­re, pe­ro lo que no com­pren­día es có­mo ellos lo con­si­de­ra­ban va­lio­so en el día a día. Así sur­gió el pro­yec­to de ti­tu­la­ción de tie­rras en (la Re­pú­bli­ca) de Geor­gia. La Agencia Na­cio­nal de Re­gis­tro Pú­bli­co de ese país ha desa­rro­lla­do una prue­ba de blockchain pa­ra ve­ri­fi­car y fir­mar un do­cu­men­to con la in­for­ma­ción esen­cial de un ciu­da­dano y la prue­ba de pro­pie­dad de su bien, rea­li­za­do por un joint ven­tu­re en­tre The Bit­fury Group (una com­pa­ñía de desa­rro­llo de tec­no­lo­gía blockchain) y mi per­so­na.

Por­que us­ted hoy se de­di­ca al am­plio te­ma de los de­re­chos de pro­pie­dad.

Así es, lo que no­so­tros he­mos es­ta­do tra­tan­do de ha­cer es, en pri­mer lu­gar, in­te­lec­tual­men­te ver dón­de es­tá ese cru­ce (sus teo­rías eco­nó­mi­cas y blockchain), y por otro la­do, ver de qué ma­ne­ra se pue­de uti­li­zar el sis­te­ma pa­ra crear de­re­chos de pro­pie­dad so­bre las co­sas, las ideas, las em­pre­sas, no so­bre la tie­rra so­la­men­te.

Cuan­do nos so­li­ci­tan de un país, lo que no­so­tros aplicamos es una me­to­do­lo­gía. La idea es có­mo po­de­mos ha­cer­lo sin aban­do­nar la ofi­ci­na, es de­cir, có­mo se vuel­ve es­to una ope­ra­ción per­fec­ta­men­te di­gi­tal y no de con­sul­to­ría. Pe­ro los pro­yec­tos nos fa­lla­ban. No por­que no lo­grá­ra­mos efec­ti­va­men­te re­gis­trar va­lo­res en una for­ma feha­cien­te, ba­sán­do­nos en lo que lla­ma­mos no­so­tros el sec­tor in­for­mal, aquel que de re­pen­te no es­tá en­chu­fa­do a la le­ga­li­dad; el pro­ble­ma era la can­ti­dad de tiem­po que eso nos to­ma­ba. Era un pro­ce­so artesanal,

por eso qui­si­mos ver has­ta qué pun­to blockchain, y por su­pues­to una se­rie de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, co­mo Fa­ce­book, nos per­mi­tían acor­tar los tiem­pos.

¿Me da un ejem­plo?

Nos lla­ma­ba un pre­si­den­te de­mo­crá­ti­co y al pri­mer año se fir­ma­ba el con­tra­to, co­men­zá­ba­mos a mon­tar el con­tra­to al se­gun­do año, pe­ro al úl­ti­mo año ya lo des­pe­dían o más bien aca­ba­ba su periodo, y si era un dic­ta­dor lo gol­pea­ban. En­ton­ces, te­nía­mos el pro­ble­ma de que no ter­mi­ná­ba­mos los pro­yec­tos o re­cién co­men­zá­ba­mos una par­te y lue­go ellos lo ter­mi­na­ban co­mo se po­día. Fue en ese mo­men­to cuan­do co­men­za­mos a de­cir­nos que po­día­mos acor­tar los pla­zos, por ejem­plo, a tra­vés de Fa­ce­book. He­mos vis­to que de 30 mi­llo­nes de pe­rua­nos, 17 mi­llo­nes de ellos tie­nen cuen­ta de Fa­ce­book, una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar del be­ne­fi­cio de or­ga­ni­zar­se de otra for­ma que no sea la co­mu­ni­ta­ria. Se su­po­ne que blockchain es un sis­te­ma que nos per­mi­te con su con­ta­bi­li­dad dis­tri­bui­da ins­ta­lar va­rias for­mas de co­mu­ni­ca­ción en lu­ga­res ale­ja­dos y con mu­cha más ra­pi­dez.

¿Pue­de men­cio­nar al­gu­nos ejem­plos fa­lli­dos con­cre­tos en los que no le al­can­zó el tiem­po del man­da­ta­rio de turno?

A ver, en Hai­tí, Tú­nez, Si­ria, Li­bia, In­dia y va­rios otros. Mi­re, en to­tal, de los je­fes de Es­ta­do que nos han lla­ma­do y pre­si­den­tes de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra ace­le­rar el re­gis­tro de tie­rras, ten­go a unos 30 pre­si­den­tes de dis­tin­tos paí­ses. Van des­de Kar­zai en Af­ga­nis­tán has­ta Vi­cen­te Fox en Mé­xi­co, pa­ra quien

“De 30 mi­llo­nes de pe­rua­nos, 17 mi­llo­nes de ellos tie­nen cuen­ta de Fa­ce­book, una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar del be­ne­fi­cio de or­ga­ni­zar­se de otra for­ma que no sea la co­mu­ni­ta­ria”.

tra­ba­ja­mos cin­co años.

Nue­vas fuen­tes

Ade­más de que se ha tra­ta­do de go­bier­nos o dic­ta­du­ras en con­tex­tos de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, se ha su­ma­do la com­ple­ji­dad de la reforma que us­ted bus­ca, don­de se en­fren­tan el mun­do de la tec­no­lo­gía ac­tual con uno a ve­ces has­ta me­die­val en su desa­rro­llo.

El pro­ble­ma con nues­tro pro­gra­ma son las nor­mas y los apa­ra­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos que hay que mo­di­fi­car pa­ra que los que no es­tán den­tro del sis­te­ma le­gal pue­dan ejer­cer los de­re­chos que les per­mi­tan con­ver­tir una pro­pie­dad en una in­ver-

sión; con­ver­tir­la en una ga­ran­tía pa­ra un cré­di­to; uti­li­zar­la de una for­ma u otra co­mo cre­den­cial pa­ra ac­ce­so a agua lim­pia, ac­ce­der a una ca­rre­te­ra y que se se­pa que la per­so­na res­pon­sa­ble va a pa­gar. To­do eso no es­tá en un mi­nis­te­rio. Es­tá por to­das par­tes. Las le­yes y las nor­mas que tie­nen que dia­lo­gar no es­tán ba­jo el im­pe­rio del de­re­cho. Us­ted las va a en­con­trar por to­dos la­dos. Le ex­pli­co: si una com­pa­ñía ame­ri­ca­na que desea ope­rar en un país con una mi­na di­ce yo quie­ro en­trar, son US$ 10.000 mi­llo­nes; en­ton­ces, lo que de­be re­ci­bir del Es­ta­do es una con­ce­sión. El Es­ta­do se la da so­bre el sub­sue­lo, pe­ro ellos tie­nen que es­tar en la su­per­fi­cie tam­bién con sus ope­ra­cio­nes. En­ton­ces, de­ben ne­go­ciar con la co­mu­ni­dad. En el ca­so de Pe­rú, se tra­ta­ría de te­rri­to­rio in­dí­ge­na. Bueno, van a la co­mu­ni­dad y di­cen yo quie­ro com­prar, pe­ro la co­mu­ni­dad di­ce es­ta­mos de acuer­do, aun­que hay un pe­que­ño pro­ble­ma: la ley di­ce que es pro­pie­dad co­mu­nal y hay que cum­plir con ella, pe­ro la reali­dad es que es una par­ce­la­ción pri­va­da in­for­mal. Se­gún el Tra­ta­do In­ter­na­cio­nal Bi­la­te­ral, si bien se res­pe­ta­rán las in­ver­sio­nes he­chas por Es­ta­dos Uni­dos en Pe­rú, tam­bién se re­co­no­ce­rán los de­re­chos vi­gen­tes en to­das par­tes y se res­pe­ta­rán las cos­tum­bres de las co­mu­ni­da­des. Lo que sig­ni­fi­ca com­prar los lo­tes de los dis­tin­tos co­mu­ne­ros has­ta po­der agre­gar­los. Lue­go, co­mo es­tas co­sas no han es­ta­do re­gis­tra­das, hay que in­ten­tar pre­sen­tar­las an­te la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res de Es­ta­dos Uni­dos… No es fá­cil y yo le quie­ro de­cir que no sa­be­mos dón­de es­tá ins­cri­ta en Pe­rú bue­na par­te de la pro­pie­dad mi­ne­ra; sin em­bar­go, yo sí la en­cuen­tro en Bru­se­las, en Nue­va York y en Was­hing­ton. Hay fuen­tes al­ter­na­ti­vas. Cuan­do he tra­ta­do de ver, por ejem­plo, dón­de es­ta­rían en Chi­na to­das las per­so­nas que han si­do des­pla­za­das por la re­pre­sa de Las Tres Gar­gan­tas, ese enor­me pro­yec­to hi­dro­eléc­tri­co (cer­ca de dos mi­llo­nes de per­so­nas fue­ron realo­ja­das), ese re­gis­tro us­ted lo en­con­tra­rá en esas otras fuen­tes (Fa­ce­book, Goo­gle Maps, en­tre otras).

Es­te re­cur­so sig­ni­fi­ca dar­le una im­por­tan­cia nue­va a re­gis­tros no ofi­cia­les, no tra­di­cio­na­les, dis­tan­tes de la in­fluen­cia del Es­ta­do.

Cla­ro, de eso se tra­ta. Lo que ocu­rre es que la gen­te to­da­vía no ha su­ma­do cuá­les son las con­se­cuen­cias de que el Es­ta­do ha­ya con­si­de­ra­do es­to co­mo in­for­ma­li­dad. La co­mu­ni­dad tie­ne en la Cons­ti­tu­ción la au­to­ri­za­ción de or­ga­ni­zar sus pro­pios re­gis­tros, pe­ro esos re­gis­tros no le dan el de­re­cho de ser ac­cio­nis­tas. Su re­gis­tro no le per­mi­te de nin­gu­na me­di­da par­ti­ci­par, y si lo fue­ran a ha­cer so­lo lo pue­den acor­dar co­mo una en­ti­dad po­lí­ti­ca, es de­cir, que quien ma­ne­je es­to no es un CEO, es un lí­der po­lí­ti­co lo­cal que pro­ba­ble­men­te es par­te de Sen­de­ro Lu­mi­no­so. Es­to es­tá pa­san­do en to­do el mun­do. Y es­tá afec­tan­do a 5.000 mi­llo­nes de per­so­nas.

Las ti­tu­la­cio­nes ma­si­vas po­drían ser el ca­mino, en­ton­ces…

La úni­ca ma­ne­ra de co­men­zar a ti­tu­lar ma­si­va­men­te es con pro­gra­mas na­cio­na­les. Es­to lo he­mos he­cho en Pe­rú. No­so­tros he­mos ti­tu­la­do en Pe­rú y da­do tie­rra, co­men­zan­do en el go­bierno de Alan García, a 15 mi­llo­nes de per­so­nas. Pe­ro eso es na­da com­pa­ra­do con los 5.000 mi­llo­nes que hay en el mun­do. En­ton­ces, la idea aquí es re­sol­ver de qué ma­ne­ra sis­te­mas co­mo blockchain nos pue­den ayu­dar a ace­le­rar el pro­ce­so. Por­que no­so­tros ya te­ne­mos las ca­te­go­rías, ya te­ne­mos los me­ca­nis­mos con los cua­les ha­cer­lo.

“No sa­be­mos dón­de es­tá ins­cri­ta bue­na par­te de la pro­pie­dad mi­ne­ra pe­rua­na; sin em­bar­go, yo sí la en­cuen­tro en Bru­se­las, en Nue­va York y en Was­hing­ton”.

Bru­jas y mi­tos

Per­ci­bo que us­ted ve a em­pre­sa­rios frus­tra­dos de­trás de to­das esas per­so­nas que es­tán fue­ra de la ola, quie­nes con blockchain po­drían te­ner un nue­vo co­mien­zo. Si es así, las ti­tu­la­cio­nes ma­si­vas ser­vi­rían co­mo un bál­sa­mo psi­co­ló­gi­co con­tra las ten­sio­nes po­lí­ti­cas de cier­tas zo­nas.

Eso es­tá com­pro­ba­do con la de­rro­ta de Sen­de­ro Lu­mi­no­so. En la gue­rra con­tra Sen­de­ro, en el cam­po, ha­brán muer­to unos 100.000 pe­rua­nos. Es­toy ha­blan­do de lo que di­ce la Co­mi­sión de la Ver­dad. Y en Li­ma, no lle­ga­ban a 1.000. Cuan­do en­tra Sen­de­ro, en 1980 se lo re­ci­be muy bien por­que afir­ma que es­tá del la­do de los po­bres, pe­ro pron­to los po­bres se re­be­lan y co­mien­zan a ma­tar a sus miem­bros. Cuan­do lle­ga­mos a 1984, los cam­pe­si­nos se or­ga­ni­zan en lo que se lla­man las De­cas (Co­mi­tés de De­fen­sa Ci­vil An­ti­sub­ver­si­vas) y le ha­cen la gue­rra con ar­mas de su pro­pia ma­nu­fac­tu­ra. Pa­ra 1985, Sen­de­ro ya se re­or­ga­ni­za y se da cuen­ta de la pro­pie­dad pri­va­da. Em­pie­zan a de­fen­der­la, y así em­pie­zan a ga­nar cier­ta po­pu­la­ri­dad. Pe­ro el pre­si­den­te García nos pi­de a no­so­tros si po­de­mos ayu­dar a for­mu­lar una es­tra­te­gia, por­que no pue­de ha­cer na­da, ya que es­tos cam­pe­si­nos es­tán clasificados co­mo cam­pe­si­nos co­ca­le­ros. Y en 1990 des­cu­bri­mos que la fuer­za de Sen­de­ro ve­nía de que es el úni­co que es­tá pro­te­gien­do las tie­rras. Re­sul­ta­do, Abi­mael Guz­mán em­pie­za a per­der a los cam­pe­si­nos y lle­ga a de­cir: “nos han des­alo­ja­do, to­do es­to obe­de­ce a un plan que ha si­do con­ce­bi­do e im­ple­men­ta­do por Her­nan­do de So­to, agen­te del im­pe­ria­lis­mo”. Las muer­tes co­men­za­ron a ba­jar en la me­di­da en que to­ma­mos los te­rri­to­rios. Fi­nal­men­te, en 1992, con Bush y Fu­ji­mo­ri, lle­ga­mos a ce­rrar un acuer­do con Es­ta­dos Uni­dos don­de se re­co­no­ce que los cam­pe­si­nos pe­rua­nos no son co­mo los pa­ra­mi­li­ta­res co­lom­bia­nos, sino más bien co­mo los midd­le men nor­te­ame­ri­ca­nos, pe­que­ños pro­pie­ta­rios.

En­tien­do el ca­so de Pe­rú, pe­ro ¿qué ocu­rre cuan­do hay un com­po­nen­te que com­pli­ca aún más el pro­ble­ma geo­po­lí­ti­co lo­cal, el in­gre­so del pen­sa­mien­to má­gi­co, las arrai­ga­das creen­cias re­li­gio­sas, zo­nas don­de se mira y res­pe­ta el pa­sa­do de la hu­ma­ni­dad?

“En el mo­men­to en que se ha­bla de la tie­rra, de la pro­pie­dad, es tie­rra o muer­te. En­ton­ces, so­mos no­so­tros o es Fi­del Cas­tro, y se aca­bó la ma­gia”.

Yo no he en­con­tra­do un lu­gar don­de ha­ya re­sis­ten­cia. En Me­dio Orien­te, en el te­rri­to­rio is­lá­mi­co; to­das esas co­sas atá­vi­cas, cuan­do us­ted ha­bla de tie­rra y quién la con­tro­la, desaparecen, sen­ci­lla­men­te ya no es­tán ahí. En Pe­rú te­ne­mos una can­ti­dad de bru­jas im­por­tan­tes y to­do eso es una par­te de nues­tra vi­da, pe­ro en el mo­men­to en que se ha­bla de la tie­rra, de la pro­pie­dad, es tie­rra o muer­te. En­ton­ces, so­mos no­so­tros o es Fi­del Cas­tro, y se aca­bó la ma­gia.

En Chi­le, los ma­pu­ches, co­mo ha ocu­rri­do con otras et­nias co­mo los es­qui­ma­les, pi­den en­tre otras co­sas un re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, ade­más del re­torno de sus tie­rras an­ces­tra­les. ¿Có­mo se so­lu­cio­na al­go así?

Lo de los es­qui­ma­les es un mi­to, y le voy a de­cir por qué. No­so­tros te­ne­mos una aso­cia­ción ya de lar­ga vi­da con el Alas­ka Fe­de­ra­tion of Na­ti­ves, que son los aleu­tia­nos, inuit y es­qui­ma­les. Tres tri­bus a las cua­les se les ha da­do de­re­cho de pro­pie­dad. To­dos ellos es­tán por la pro­pie­dad pri­va­da.

Hay gran diferencia en­tre la so­be­ra­nía y la pro­pie­dad. Cuan­do us­ted men­cio­na la so­be­ra­nía, sa­len sen­ti­mien­tos, emo­cio­nes y ban­de­ras; cuan­do us­ted men­cio­na la pro­pie­dad, ya sa­le otra co­sa.

Por ejem­plo, si vie­ne un ecua­to­riano a Pe­rú y di­ce yo re­cla­mo co­mo te­rri­to­rio ecua­to­riano diez me­tros cua­dra­dos, la emo­ción de los pe­rua­nos se­rá va­mos a ver­ter nues­tra san­gre pa­ra de­fen­der to­do; si el ecua­to­riano di­ce yo me quie­ro com­prar diez me­tros cua­dra­dos, pre­gun­ta­mos a cuán­to.

Has­ta aho­ra, lo que he apren­di­do de los in­dí­ge­nas, en to­do el mun­do, es que si tie­nen co­mo pre­si­den­te a al­guien con los ojos abier­tos, que ha ce­rra­do ya sus li­bros so­cia­lis­tas y ca­pi­ta­lis­tas, y es des­pre­jui­cia­do, va a que­rer dar­le a los su­yos al­go que pue­dan com­prar, ven­der, ca­pi­ta­li­zar.

En tres oca­sio­nes, De So­to ha da­do su vi­sión de la blockchain en Nec­ker Island.

Her­nan­do de So­to tra­ba­ja pa­ra que la blockchain ayu­de a de­rro­tar la po­bre­za.

En el Pe­rú o Me­dio Orien­te, to­dos es­tán por la pro­pie­dad pri­va­da, afir­ma de So­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.