CO­LUM­NA JEERY HAAR

AmericaEconomia Mexico - - Contenido - Jerry Haar Pro­fe­sor de ne­go­cios en Flo­ri­da In­ter­na­tio­nal Uni­ver­sity y Glo­bal Fe­llow del Woo­drow Wil­son In­ter­na­tio­nal Cen­ter for Scho­lars en Was­hing­ton, D.C.

El “País del Fu­tu­ro” se ha dis­tin­gui­do tam­bién en los úl­ti­mos años co­mo el ejem­plo em­ble­má­ti­co de la co­rrup­ción. En 2014 co­men­zó una in­ves­ti­ga­ción fe­de­ral ba­jo el nom­bre de La­va Ja­to, la cual des­cu­brió una in­men­sa y am­plia cons­pi­ra­ción pa­ra es­ta­far a Pe­tro­brás, la com­pa­ñía pe­tro­le­ra na­cio­nal. Re­sul­tó ser el es­cán­da­lo de co­rrup­ción más gran­de en la his­to­ria bra­si­le­ña. Más de 100 per­so­nas han si­do con­de­na­das por 165 crí­me­nes y sen­ten­cia­das a pri­sión. En­tre los im­pli­ca­dos se in­clu­yen el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio “Lu­la” da Sil­va, el ex­por­ta­voz de la Cá­ma­ra Ba­ja y el ex­di­rec­tor de la com­pa­ñía cons­truc­to­ra más gran­de de Bra­sil, Ode­brecht. In­clu­so el ac­tual pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, ha si­do acu­sa­do de re­ci­bir US$ 12 mi­llo­nes en so­bor­nos de JBS, una gi­gan­te em­pre­sa pro­ce­sa­do­ra de car­ne; sin em­bar­go, los le­gis­la­do­res opo­si­to­res en la Cá­ma­ra Ba­ja del Con­gre­so no lo­gra­ron ob­te­ner la ma­yo­ría de dos ter­cios ne­ce­sa­ria pa­ra en­viar el ca­so a la Cor­te Su­pre­ma. Tris­te­men­te, Bra­sil ha evo­lu­cio­na­do ha­cia lo que Pau­lo So­te­ro, di­rec­tor del Bra­zil Ins­ti­tu­te en el Woo­drow Wil­son Cen­ter, ca­li­fi­ca co­mo “co­rrup­to­cra­cia”.

¿Es que aca­so es­ta pe­no­sa si­tua­ción ha di­sua­di­do a mu­chos in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros de in­gre­sar al mer­ca­do bra­si­le­ño y ahu­yen­ta­do a mu­chos de los in­ver­sio­nis­tas exis­ten­tes? Un aná­li­sis de da­tos re­cien­tes re­ve­ló jus­to lo con­tra­rio.

Por lo vis­to, la in­ver­sión en Bra­sil con­ti­núa re­si­lien­te a pe­sar de la re­cien­te re­ce­sión y los es­cán­da­los. En 2016, la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IED) que in­gre­só en Bra­sil se in­cre­men­tó en un 5,7% en re­la­ción con 2015, y lle­gó a ca­si US$ 80.000 mi­llo­nes. Des­de me­dia­dos de los años 2000, Bra­sil ha si­do el mer­ca­do nú­me­ro 1 pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra en la re­gión, ade­más de ser un des­tino im­por­tan­te pa­ra las com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les a ni­vel mun­dial, se­gún la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be de la ONU, Cepal. En 2016 Bra­sil fue el oc­ta­vo re­cep­tor más gran­de de IED en el mun­do y la ter­ce­ra economía emer­gen­te, de­trás de Chi­na y Sin­ga­pur. El in­gre­so de ca­pi­ta­les –ex­clu­yen­do ga­nan­cias rein­ver­ti­das– fue el com­po­nen­te más im­por­tan­te de la IED (57%).

La in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra re­ci­bió 38% del to­tal en 2016. El sec­tor au­to­mo­triz fue el ma­yor re­cep­tor. No es de sor­pren­der que las con­ti­nuas y gran­des in­ver­sio­nes he­chas por em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les do­mi­ci­lia­das en el país im­pul­sa­ran su cre­ci­mien­to. Más del 50% de las IED vi­nie­ron de la Unión Eu­ro­pea, y las in­ver­sio­nes más gran­des fue­ron rea­li­za­das por Ita­lia y el Reino Uni­do. Fue­ra de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos fue el in­ver­sio­nis­ta más gran­de en Bra­sil (12% del to­tal), mien­tras Chi­na se ubi­ca co­mo uno de los in­ver­sio­nis­tas lí­de­res en el país. Com­pa­ñías co­mo Chi­na Molyb­de­num, Chi­na Th­ree Gor­ges, Hai­nan Air­li­nes y Hu­nan Da­kang In­ter­na­tio­nal Food and Agri­cul­tu­re han in­cre­men­ta­do su in­ver­sión y ac­ti­vi­da­des de ad­qui­si­ción en Bra­sil en años re­cien­tes. Di­ver­sas fir­mas den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién han in­cre­men­ta­do su in­ver­sión en Bra­sil. Des­ta­ca el ca­so de la me­xi­ca­na Co­ca-co­la FEM­SA, que com­pró la em­bo­te­lla­do­ra y dis­tri­bui­do­ra de be­bi­das Von­par Re­fres­cos S.A. por un po­co más de US$ 1.000 mi­llo­nes.

Sin du­da, los es­cán­da­los de co­rrup­ción y el vo­lá­til sis­te­ma po­lí­ti­co de Bra­sil sí han di­sua­di­do a in­ver­sio­nis­tas po­ten­cia­les de en­trar en el mer­ca­do y han res­trin­gi­do a va­rias sub­si­dia­rias de ex­pan­dir sus ope­ra­cio­nes allí. Pe­ro, por otro la­do, se de­be te­ner en cuen­ta que, se­gún Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, la co­rrup­ción per­ci­bi­da es ma­yor en Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Mé­xi­co, Pe­rú y Pa­na­má. Ade­más, con una po­bla­ción de más de 207 mi­llo­nes, vas­tos re­cur­sos na­tu­ra­les, una economía di­ver­si­fi­ca­da, ex­ten­sa in­fra­es­truc­tu­ra, mul­ti­na­cio­na­les lo­ca­les y una in­men­sa cla­se con­su­mi­do­ra, los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros creen que no se pue­den dar el lu­jo de no es­tar en el mer­ca­do bra­si­le­ño.

El he­cho de que más del 80% del pú­bli­co bra­si­le­ño cree fir­me­men­te que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les de­ben con­ti­nuar vi­go­ro­sa­men­te con sus es­fuer­zos de arran­car la co­rrup­ción des­de la raíz y cas­ti­gar a los cul­pa­bles, es un buen pre­sa­gio tan­to pa­ra la de­mo­cra­cia co­mo pa­ra la economía de Bra­sil. Uno so­lo pue­de es­pe­rar que es­to con­ti­núe sin ce­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.