ENER­GÍA RE­NO­VA­DA PA­RA EL NUE­VO PO­LO DE CRE­CI­MIEN­TO DE AMÉ­RI­CA DEL SUR

Chi­le y Ar­gen­ti­na vi­ven pro­ce­sos de ajus­te en sus eco­no­mías, pe­ro se pre­vé que la bue­na re­la­ción de sus pre­si­den­tes, am­bos de signo si­mi­lar, va a po­ten­ciar es­ta atrac­ti­va zo­na de in­ver­sión.

AmericaEconomia Mexico - - Compliance Lab -

Los bue­nos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en las in­ver­sio­nes en­tre Chi­le y Ar­gen­ti­na en 2017, es­pe­cial­men­te en los sec­to­res de ener­gía, cons­truc­ción y los lla­ma­dos agro­ne­go­cios, vislumbran pers­pec­ti­vas po­si­ti­vas pa­ra los ex­per­tos en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les de am­bos paí­ses.

Si eso fue­ra po­co, la bue­na re­la­ción en­tre el pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri, y del elec­to pre­si­den­te de Chi­le, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, au­gu­ra un fu­tu­ro co­mún y pro­mi­so­rio.

Sin em­bar­go, hay una com­ple­ji­dad que no siem­pre se to­ma en cuen­ta. En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, exis­te un es­que­ma de nor­mas di­ná­mi­cas en el ám­bi­to la­bo­ral, fis­cal y pro­ce­di­men­tal que no po­cos lo con­si­de­ran co­mo “en­ma­ra­ña­do”, so­bre to­do si se con­si­de­ra que es­tá pre­sen­te en tres ni­ve­les: na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal.

De allí es que, pa­ra for­ta­le­cer las in­ver­sio­nes ex­ter­nas, resulta ne­ce­sa­rio con­tar con un part­ner que po­sea un al­to gra­do de co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia lo­cal, de ma­ne­ra que se mi­ti­guen los ries­gos de com­plian­ce y se con­cen­tren los es­fuer­zos en el desa­rro­llo mis­mo del ne­go­cio.

Her­nán Ko­gan, Je­fe de Ser­vi­cios de RRHH y Nó­mi­na en TMF Ar­gen­ti­na, ex­pli­ca que el go­bierno del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha re­co­no­ci­do es­te en­re­ve­sa­mien­to, por lo que tra­ba­ja en nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas pa­ra en­fren­tar­lo. Al­gu­nas de ellas es­tán en eje­cu­ción, co­mo la crea­ción de un nue­vo ti­po de so­cie­dad que se cons­ti­tu­ye rá­pi­da­men­te o una nue­va Ley de Ase­gu­ra­do­ras de Ries­gos de Tra­ba­jo (ART) que des­alien­ta la ju­di­cia­li­dad, así co­mo otras que se en­cuen­tran en dis­cu­sión par­la­men­ta­ria (la reforma la­bo­ral). Exis­te tam­bién un ter­cer gru­po de ini­cia­ti­vas que se en­cuen­tran en fa­se de de­fi­ni­ción, den­tro de las que des­ta­ca la reforma a la ley del Mer­ca­do de Ca­pi­ta­les.

“Asi mis­mo, el Pac­to Fis­cal re­cien­te­men­te fir­ma­do en­tre la nación y la gran ma­yo­ría de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas pre­vé avan­ces con­cre­tos en ar­mo­ni­zar y ha­cer más efi­cien­te el es­que­ma fis­cal de los tres es­ta­men­tos: na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal”, ex­pli­ca Ko­gan.

El rit­mo de los fi­dei­co­mi­sos

En el con­tex­to se­ña­la­do, un área que va ad­qui­rien­do im­por­tan­cia es el de la se­cu­ri­ti­za­ción o de fi­dei­co­mi­sos, en­ten­di­da co­mo el di­se­ño de ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que cuen­tan con res­pal­dos pro­ve­nien­tes de flu­jos con va­ria­dos ac­ti­vos.

El con­su­mo y, más pun­tual­men­te, los prés­ta­mos de con­su­mo son los ac­ti­vos

que más se vie­nen se­cu­ri­ti­zan­do a lo lar­go de los úl­ti­mos años. Y eso se ve alen­ta­do por un en­torno más só­li­do, es­pe­cial­men­te por una ex­pan­sión eco­nó­mi­ca que de­be­rá fo­men­tar el em­pleo du­ran­te el 2018, y que alen­ta­rá el desem­pe­ño de las transac­cio­nes res­pal­da­das por prés­ta­mos de con­su­mo.

Por su par­te, la es­ti­ma­ción de un des­cen­so en la in­fla­ción va a im­pul­sar el au­men­to del sa­la­rio real, lo que de­bie­ra for­ta­le­cer la ca­li­dad cre­di­ti­cia de los con­su­mi­do­res y de las se­cu­ri­ti­za­cio­nes res­pal­da­das con es­te ti­po de ac­ti­vos.

Flo­ren­cia Re­guei­ro, Je­fe de Ser­vi­cios Fi­du­cia­rios y de Fi­nan­zas Es­truc­tu­ra­das en TMF Ar­gen­ti­na, pre­ci­sa que el sec­tor agri­bu­si­ness es el más ac­ti­vo en el mer­ca­do de fi­dei­co­mi­sos, se­cu­ri­ti­zan­do che­ques y fac­tu­ras. A eso se su­ma un au­men­to en la can­ti­dad de pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra (pro­ject fi­nan­ce) que en la ac­tua­li­dad se es­tán fi­nan­cian­do en for­ma pri­va­da con ban­cos lo­ca­les y del ex­te­rior, dan­do co­mo ga­ran­tías to­dos los ac­ti­vos re­la­cio­na­dos al pro­yec­to en par­ti­cu­lar, co­mo hi­po­te­cas so­bre plan­tas, pren­das so­bre ma­qui­na­rias o ce­sión de flu­jos de con­tra­tos de ti­po pú­bli­co-pri­va­dos.

“He­mos par­ti­ci­pa­do co­mo fi­du­cia­rios y agen­tes de la ga­ran­tía en el pri­mer bono in­ter­na­cio­nal que se emi­tió lue­go de una dé­ca­da, por un mon­to de US$660 mi­llo­nes, pa­ra fi­nan­ciar un pro­yec­to de cons­truc­ción de cua­tro plan­tas de ener­gía eléc­tri­ca en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”, ase­gu­ra Re­guei­ro.

El po­lo Ar­gen­ti­na-chi­le

¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas exis­ten­tes en­tre am­bos paí­ses, que per­mi­ten pen­sar en un for­ta­le­ci­mien­to de in­ver­sio­nes en­tre ellos? Pa­ra Cris­tián de la Cer­da, Ma­na­ging Di­rec­tor de TMF Chi­le, el pri­mer ele­men­to que de­be exis­tir es lo que el eje­cu­ti­vo lla­ma un “cli­ma de cre­ci­mien­to” en am­bos paí­ses. Pa­ra el ex­per­to eso sig­ni­fi­ca que se crea en el desa­rro­llo y en la aper­tu­ra de los mer­ca­dos pa­ra atraer in­ver­sio­nes.

De la Cer­da con­si­de­ra tam­bién que un as­pec­to de gran tras­cen­den­cia es la en­tra­da en vi­gen­cia del tra­ta­do que evi­ta la do­ble tri­bu­ta­ción en­tre am­bos paí­ses. “Am­bos pun­tos ha­cen ver que Chi­le y Ar­gen­ti­na en­tran en una sen­da de cre­ci­mien­to, de coo­pe­ra­ción y de co­mer­cio; con ello cir­cu­lan las per­so­nas, las in­ver­sio­nes, los di­ne­ros y los ca­pi­ta­les”, ex­pli­ca.

To­do lo an­te­rior se apre­cia con mejores ojos aún al ob­ser­var la ma­ne­ra en que se va con­tro­lan­do la in­fla­ción en Ar­gen­ti­na y có­mo se equi­li­bran las cuen­tas fis­ca­les. Des­de el la­do chi­leno, se ob­ser­va una fran­ca ten­den­cia al cre­ci­mien­to, y se vis­lum­bra una se­gun­da bue­na ra­cha de los com­mo­di­ties, lo que be­ne­fi­cia­rá a los pro­duc­tos agrí­co­las en Ar­gen­ti­na y al co­bre en Chi­le.

“La re­la­ción en­tre am­bos paí­ses abar­ca más de 4.000 ki­ló­me­tros de fron­te­ra, con un in­ter­cam­bio per­ma­nen­te. La co­lo­nia de chi­le­nos allá es muy im­por­tan­te, lo mis­mo que el in­ter­cam­bio tu­rís­ti­co, por lo que to­do ha­ce pre­sa­giar que si los go­bier­nos se en­tien­den, los paí­ses pro­gre­san”, sen­ten­cia el eje­cu­ti­vo.

Y es que el po­lo Ar­gen­ti­na-chi­le es atrac­ti­vo. “El he­cho de que Ar­gen­ti­na es­té de vuel­ta en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y que Chi­le sea vis­to co­mo un país es­ta­ble en sus nor­mas, ori­gi­na un positivo cal­do de cul­ti­vo pa­ra que las in­ver­sio­nes apa­rez­can en am­bos paí­ses”, fi­na­li­za de la Cer­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.