ALIAN­ZA DEL PA­CÍ­FI­CO: AVAN­ZAN­DO HA­CIA UNA NUE­VA PLA­TA­FOR­MA FI­NAN­CIE­RA GLO­BAL

AmericaEconomia Mexico - - Opinión / Finanzas - Melvin Es­cu­de­ro CEO El Do­ra­do In­vest­ments

En ju­lio de 2015, en las so­lea­das pla­yas de la bahía de Pa­ra­cas, al sur de Li­ma, Pe­rú, los cua­tro pre­si­den­tes de los paí­ses de la Alian­za del Pa­cí­fi­co anun­cia­ron la se­gun­da eta­pa en el pro­ce­so de in­te­gra­ción en­tre Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú y Chi­le: la de­no­mi­na­da in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra.

Así co­mo el ge­ne­ral San Mar­tín, Li­ber­ta­dor de Pe­rú, so­ñó en las mis­mas cos­tas del Pa­cí­fi­co los co­lo­res de la ban­de­ra blan­qui­rro­ja pe­rua­na, ha­ce po­co más de dos años sur­gió un nue­vo gran sue­ño: la po­si­bi­li­dad de que en Amé­ri­ca La­ti­na se pue­da construir uno de los diez mer­ca­dos de ca­pi­ta­les más gran­des, lí­qui­dos y pro­fun­dos del pla­ne­ta, que re­fle­je los in­tere­ses fi­nan­cie­ros y de ne­go­cios de más de 216 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con un PIB con­jun­to su­pe­rior a los US$ 2 tri­llo­nes (equi­va­len­te en ta­ma­ño al ac­tual Bra­sil).

Pos­te­rior­men­te, en ma­yo de 2016, lue­go de más de cua­tro años de ne­go­cia­cio­nes y avan­ces, se lo­gró im­ple­men­tar el acuer­do de li­bre co­mer­cio en­tre los cua­tro paí­ses, lo que per­mi­tió avan­zar con la li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes y ser­vi­cios. Con la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra se lo­gra­rá el si­guien­te ob­je­ti­vo, re­fe­ri­do a la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les e in­ver­sio­nes.

A la fe­cha se pue­den ob­ser­var avan­ces im­por­tan­tes, pe­ro tam­bién gran­des re­tos que tie­nen que su­pe­rar­se pa­ra con­cre­tar esa gran vi­sión que nos per­mi­ti­rá al­can­zar una so­la pla­ta­for­ma fi­nan­cie­ra in­te­gra­da y así ga­nar mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra nues­tros mer­ca­dos, em­pre­sas y ciu­da­da­nos.

Pri­me­ro se de­be re­co­no­cer que, a diferencia de la in­te­gra­ción co­mer­cial, que bus­ca le­van­tar el trán­si­to de las fron­te­ras pa­ra el li­bre co­mer­cio, el ca­so de la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra resulta mu­cho más com­ple­jo, pues­to que im­pli­ca adi­cio­nal­men­te in­fluir en la re­gu­la­ción in­ter­na de ca­da país, in­clu­yen­do la nor­ma­ti­va de los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les, fi­nan­cie­ros e in­clu­so del tra­ta­mien­to tri­bu­ta­rio.

En es­te es­ce­na­rio, el gran re­to es la sin­cro­ni­za­ción de prio­ri­da­des y ob­je­ti­vos pa­ra con­cre­tar pa­sos que pre­sen­ten ga­nan­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas y rá­pi­das en el pro­ce­so de in­te­gra­ción. Se de­be re­co­no­cer que los avan­ces ac­tua­les van en la di­rec­ción co­rrec­ta, al igual que el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo de emi­sio­nes de ac­cio­nes y ren­ta fi­ja, la in­te­gra­ción elec­tró­ni­ca de las bol­sas de va­lo­res y los re­cien­tes anun­cios he­chos en oc­tu­bre pa­sa­do por los cua­tro mi­nis­tros de Fi­nan­zas pa­ra im­ple­men­tar el pa­sa­por­te úni­co pa­ra los ges­to­res de fon­dos (la li­cen­cia de fun­cio­na­mien­to en un país le per­mi­ti­ría ope­rar en los otros tres paí­ses), la emi­sión con­jun­ta de bo­nos ca­tas­tró­fi­cos, el lan­za­mien­to con­jun­to de un fon­do de in­fra­es­truc­tu­ra y que no exis­ta la do­ble tri­bu­ta­ción pa­ra los fon­dos de pen­sio­nes (en ca­li­dad de do­mi­ci­lia­do lo­cal en ca­da país), po­nien­do un to­pe de 10% má­xi­mo a las ga­nan­cias de ca­pi­tal. Sin em­bar­go, otra de las me­di­das anun­cia­das des­de el prin­ci­pio y que ten­dría gran impacto en los flu­jos es­tá pen­dien­te: el lí­mi­te de in­ver­sión lo­cal con­jun­to pa­ra los fon­dos de pen­sio­nes pri­va­dos (es de­cir, que las in­ver­sio­nes de los fon­dos ad­mi­nis­tra­dos por las AFP en cual­quie­ra de los cua­tro paí­ses de la Alian­za sean con­si­de­ra­dos den­tro de los lí­mi­tes de in­ver­sión do­més­ti­cos).

En es­te con­tex­to, se­ría re­co­men­da­ble con­tar con un pro­to­co­lo fi­nan­cie­ro (si­mi­lar al pro­to­co­lo co­mer­cial que lle­vó a buen puer­to la in­te­gra­ción co­mer­cial) que le dé un mar­co or­de­na­do al pro­ce­so de in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra y, a su vez, nom­brar un equi­po de tra­ba­jo per­ma­nen­te de­sig­na­do por los cua­tro paí­ses pa­ra avan­zar de ma­ne­ra con­sis­ten­te con las me­tas tra­za­das y evi­tar los re­tra­sos que se pro­du­cen por el ci­clo po­lí­ti­co y el cam­bio de pre­si­den­tes, mi­nis­tros y miem­bros de los equi­pos.

Es­tas me­di­das per­mi­ti­rían con­cre­tar el ob­je­ti­vo de con­tar ha­cia 2027 con un mer­ca­do cu­ya ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til su­pe­rará los US$ 2 tri­llo­nes y cu­yos in­ver­sio­nis­tas ins­ti­tu­cio­na­les (fon­dos de pen­sio­nes, com­pa­ñías de se­gu­ros, fon­dos mu­tuos y de in­ver­sión y fa­mily of­fi­ces) ma­ne­ja­rán más de US$ 3 tri­llo­nes. El sue­ño no pa­re­ce im­po­si­ble y con el con­cur­so proac­ti­vo de to­dos de­bie­ra de lo­grar­se más pron­to que tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.