Un año de TRAN si­ción

Anuario (Juarez) - - Índice -

¿Por qué la afir­ma­ción de que és­te ha si­do un pe­río­do de tran­si­ción? Por­que si bien ya no so­mos la ciu­dad vio­len­ta que fui­mos, tam­po­co la ur­be pa­ci­fi­ca­da que qui­sié­ra­mos ser. Se su­po­ne que ca­mi­na­mos ha­cia allá. Sin ser triun­fa­lis­tas, los in­di­cios que mues­tran las es­ta­dís­ti­cas de se­gu­ri­dad en 2015 nos re­mi­ten a un pro­ce­so de me­jo­ría, con he­chos des­ta­ca­bles co­mo el jui­cio his­tó­ri­co en con­tra de un gru­po de ase­si­nos de mu­je­res que ope­ra­ban en el Cen­tro de Juá­rez. Los pro­ble­mas si­guen -no se pue­de ta­par el sol con un de­do-, pe­ro ya no son igua­les a los de ha­ce cua­tro o cin­co años.

Ya no pa­de­ce­mos la cri­sis eco­nó­mi­ca que, jun­to con la de vio­len­cia, es­tan­ca­ron a la ciu­dad. Pe­ro tam­po­co he­mos al­can­za­do el ran­go de eco­no­mía di­ver­si­fi­ca­da con em­pleos bien re­mu­ne­ra­dos. Aun cuan­do he­mos de­ja­do atrás el em­pan­ta­na­mien­to, la reac­ti­va­ción avan­za con al­ti­ba­jos por un IVA en­ca­re­ci­do, un dó­lar dis­pa­ra­do, una so­bre­ofer­ta de tra­ba­jo de ba­ja ca­li­dad y re­du­ci­do sa­la­rio, y un cen­tro del país que ni nos en­tien­de ni nos atien­de a los fron­te­ri­zos. Me­jo­ra­mos dan­do tum­bos ha­cia el 2016.

Tu­vi­mos es­te año una in­sí­pi­da elec­ción fe­de­ral in­ter­me­dia que, no obs­tan­te, dio la pau­ta pa­ra ce­rrar el cur­so con la apertura de un pro­ce­so elec­to­ral lo­cal que ha­rá ebu­lli­ción en el si­guien­te se­mes­tre. Con nue­vas re­glas y un mar­co le­gal re­no­va­do que po­si­bi­li­ta la par­ti­ci­pa­ción de can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes, se abre el re­to de ele­gir go­ber­na­dor, 67 ayun­ta­mien­tos y Con­gre­so del Es­ta­do con la ex­pec­ta­ti­va de ma­yor par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, tan­to en las ur­nas co­mo con aban­de­ra­dos que ofrez­can al­ter­na­ti­vas fres­cas y dis­tin­tas a las acos­tum­bra­das por la par­ti­do­cra­cia, cu­yas prác­ti­cas han con­ver­ti­do en ateos del sis­te­ma po­lí­ti­co a nu­me­ro­sos me­xi­ca­nos.

Cri­sis van y vie­nen, los años pa­san por nues­tra ciu­dad, pe­ro los re­za­gos per­ma­ne­cen. 2015 no fue la ex­cep­ción, in­clu­so con un PMU so­bre­di­men­sio­na­do pe­ro que man­ten­drá en­deu­da­da a la ciu­dad por 20 años, mien­tras más de la mi­tad de las ca­lles per­ma­ne­cen sin pa­vi­men­tar. Ya pa­ra el cie­rre del ci­clo, el Con­gre­so del Es­ta­do jun­to con el Ca­bil­do au­to­ri­za­ron que los in­gre­sos de cua­tro puen­tes in­ter­na­cio­na­les se en­do­sen du­ran­te 30 años pa­ra con­se­guir un cré­di­to de 2 mil mi­llo­nes de pe­sos, con

Pa­ra los jua­ren­ses, el 2015 fue co­mo un año de tran­si­ción. Los di­ver­sos acon­te­ci­mien­tos que he­mos vi­vi­do en la ciu­dad du­ran­te el ci­clo que fe­ne­ce, no han si­do co­mo otros an­te­rio­res que –pa­ra bien o pa­ra mal– de­ja­ron hue­lla in­de­le­ble en lo per­so­nal y en lo co­lec­ti­vo. En to­do ca­so, han si­do si­tua­cio­nes que nos pre­pa­ra­ron pa­ra el cur­so que es­tá por ini­ciar ma­ña­na que, por las vís­pe­ras, se anun­cia co­mo un 2016 ple­tó­ri­co en su­ce­sos tras­cen­den­tes y, por ello, es­pe­ra­mos que sea me­jor en to­dos los as­pec­tos.

una par­te de los cua­les pre­sun­ta­men­te se as­fal­ta­rán esas via­li­da­des. Es­pe­ra­mos ver­lo en 2016.

“¡Có­mo va ahí y no vie­ne a ver a la Se­ño­ra, a la Ma­dre! Ade­más, no se pue­de vi­si­tar Mé­xi­co de a pe­da­ci­tos. Mé­xi­co re­quie­re una se­ma­na”, ma­ni­fes­tó en mar­zo el Pa­pa Francisco cuan­do ha­bló de su gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos de sep­tiem­bre, y re­ve­ló que es­tu­vo ten­ta­do de cru­zar al ve­cino país por es­ta fron­te­ra, idea que desechó si no pa­sa­ba an­tes a sa­lu­dar a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe en su san­tua­rio. Pues bien, ese fue el pri­mer signo. En el trans­cur­so de los me­ses si­guien­tes se po­si­bi­li­tó, se anun­ció y se con­fir­mó la vi­si­ta del pon­tí­fi­ce a Ciu­dad Juá­rez, que se con­cre­ta­rá en fe­bre­ro del 2016 que lle­ga. Des­pués de pa­de­cer años tan di­fí­ci­les, és­ta es una noticia que ha ve­ni­do a re­no­var la es­pe­ran­za en gran par­te de es­ta co­mu­ni­dad.

En con­tras­te, la con­vul­sión que nues­tra fron­te­ra ex­pe­ri­men­tó en el pa­sa­do re­cien­te se des­pla­zó en es­te 2015 ha­cia los es­ce­na­rios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Los sal­dos no re­suel­tos de Ayot­zi­na­pa; la ca­sa blan­ca y el des­plo­me en la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to; la Re­for­ma Edu­ca­ti­va y las re­vuel­tas de la CNTE; la vic­to­ria del Bron­co en Nue­vo León y la es­te­la de le­yes An­ti-bron­co en otras en­ti­da­des, son só­lo al­gu­nos de los acon­te­ci­mien­tos que man­tu­vie­ron re­vuel­to al país y con­cen­tra­ron la aten­ción de los me­xi­ca­nos en los úl­ti­mos do­ce me­ses.

En el res­to del mun­do, so­bre to­do en el vie­jo con­ti­nen­te, la cri­sis oca­sio­na­da por el Es­ta­do Is­lá­mi­co y la gue­rra de Siria, con­di­men­ta­da con el con­flic­to sus­ci­ta­do por la in­ter­ven­ción de Ru­sia en Ucrania, no só­lo de­to­na­ron el éxo­do ma­si­vo de re­fu­gia­dos que des­qui­ció a Eu­ro­pa y pro­vo­ca­ron he­chos tan la­men­ta­bles co­mo la ma­tan­za en Pa­rís, sino que sem­bra­ron, de nue­vo, el te­mor y la pa­ra­noia en gran par­te del or­be. No en bal­de, nu­me­ro­sos ana­lis­tas ase­gu­ra­ron que la Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial ha­bía co­men­za­do...

Más allá de las te­rri­bles fo­to­gra­fías y vi­deos de la ma­sa­cre de Pa­rís, de los va­rios ase­si­na­tos múl­ti­ples en Es­ta­dos Uni­dos, de las eje­cu­cio­nes del ISIS o de los hie­los de­rri­tién­do­se al­re­de­dor del mun­do, en la memoria co­lec­ti­va de la hu­ma­ni­dad per­ma­ne­ce­rá du­ran­te mu­cho tiem­po la grá­fi­ca del pe­que­ño cuer­pe­ci­to iner­me de Ay­lan Kur­di, de tres años, so­bre una pla­ya del mar Egeo, aho­ga­do mien­tras su familia pre­ten­día al­can­zar tie­rra eu­ro­pea pa­ra es­ca­par del in­fierno si­rio. Pa­ra mu­chos, esa ima­gen con­den­sa lo que ha si­do el 2015 pa­ra una gran par­te del mun­do.

En fin, que si ha­bla­mos de tran­si­ción, es­te año ha si­do tam­bién el vehícu­lo del tiem­po que nos de­po­si­ta­rá en el 17 de fe­bre­ro pró­xi­mo. Sí, es el día en que ten­dre­mos al Pa­pa Francisco en es­ta fron­te­ra, una jor­na­da que sin du­da se­rá úni­ca. Mas no só­lo ce­le­bra­re­mos ese acon­te­ci­mien­to, no­ta­ble por sí mis­mo. Es tam­bién la fe­cha en que El Dia­rio de Ciu­dad Juá­rez con­me­mo­ra­rá su 40 Ani­ver­sa­rio. Cua­tro dé­ca­das de in­for­mar, de ser­vir, de ca­mi­nar jun­to con, de com­par­tir el des­tino co­mún con los jua­ren­ses. He­mos re­co­rri­do una sen­da na­da fá­cil y aquí se­gui­mos. Sin du­da, el 2016 se­rá un año muy es­pe­cial en mu­chos sen­ti­dos. 2015 nos ha pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir­lo. A to­dos nues­tros lec­to­res, gra­cias por su fi­de­li­dad. Gra­cias por tran­si­tar jun­to con no­so­tros...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.