El le­ga­do de Fer­di­nand Piëch

No to­dos sa­ben quién es, pe­ro sí to­dos co­no­cen bue­na par­te de sus apor­ta­cio­nes al mun­do au­to­mo­tor. Nie­to de Fer­di­nand Pors­che, ha de­di­ca­do su vi­da a los au­tos co­mo po­cos. Con 80 años y más de 50 en Gru­po Volks­wa­gen, Piëch ha pues­to fin a to­da re­la­ción con

Automovil Panamericano (México) - - Somos Humanos -

ASÍ LAS CO­SAS...

El anun­cio fue ofi­cial ha­ce po­co: Piëch ven­de­rá sus ac­cio­nes a otros so­cios de la fa­mi­lia. Ya des­de 2015 ha­bía re­nun­cia­do a su pues­to co­mo pre­si­den­te del con­se­jo de Gru­po Volks­wa­gen, sin em­bar­go el re­cien­te co­mu­ni­ca­do –pro­duc­to de se­rias di­fe­ren­cias con el res­to de so­cios y fa­mi­lia­res– re­pre­sen­ta el tér­mino de to­da re­la­ción con la em­pre­sa que fun­da­ra su abue­lo ma­terno. His­tó­ri­ca­men­te son muy po­cos quie­nes pue­den pre­su­mir una re­la­ción tan só­li­da con los au­tos. In­ge­nie­ro apa­sio­na­do y re­bel­de, exi­gen­te, arro­gan­te e in­clu­so pro­vo­ca­dor; fue un pio­ne­ro en la era mo­der­na de la in­dus­tria au­to­mo­triz, un ge­nio de la lo­gís­ti­ca de pro­duc­ción y bri­llan­te im­pul­sor de vehícu­los inol­vi­da­bles.

SIN PIËCH NO TEN­DRÍA­MOS...

PORS­CHE 917. A fi­na­les de los 60 Pors­che era una mar­ca pe­que­ña que, a par­tir de la ob­se­sión de Piëch por te­ner un au­to ga­na­dor pa­ra Le Mans, se em­bar­có en una ries­go­sa in­ver­sión pa­ra crear un au­to de ca­rre­ras. Hoy es le­gen­da­rio, su mo­tor de 12 ci­lin­dros opuestos al­can­za­ba una má­xi­ma de 390 km/h y lo­gra­ba el 0 a 100 en ape­nas 2.3 se­gun­dos. Un au­to icó­ni­co que le dio a Pors­che sus pri­me­ras vic­to­rias en Le Mans, y di­ver­sos triun­fos en el se­rial de re­sis­ten­cia.

AU­DI QUAT­TRO. En 1972 in­gre­só a Au­di co­mo ge­ren­te de in­ge­nie­ría y en 1977 ya es­ta­ba desa­rro­llan­do un mo­tor pa­ra com­pe­tir en el WRC, lo que cul­mi­nó con el lan­za­mien­to del Au­di Quat­tro. Fer­di­nand se man­tu­vo en Au­di por más de 20 años has­ta lle­gar a ser Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo, lle­vó a la mar­ca a sa­lir de la som­bra que le ha­cían Mer­ce­des-Benz y BMW pa­ra con­ver­tir­se en un po­de­ro­so ri­val.

BUGATTI VEYRON. En 1998, ba­jo la di­rec­ción de Piëch, Gru­po VW com­pró Bugatti, y en 2005 pre­sen­ta­ron es­te obs­ceno des­plie­gue de tec­no­lo­gía y po­der, pa­ra mu­chos el más gran­de su­per­au­to que se ha crea­do: mo­tor W16, cua­tro tur­bo­car­ga­do­res, 10 ra­dia­do­res, 1,000 HP, 407 km/h, 1.6 mi­llo­nes de eu­ros… esa era la ver­sión ba­se. ¿Hay que de­cir más? VOLKS­WA­GEN XL1. Apa­sio­na­do de al­tos con­tras­tes, en 2014 sa­lió a la ven­ta es­te bi­pla­za tan au­daz co­mo el Veyron pe­ro ubi­ca­do en el po­lo opues­to. Un des­plie­gue mag­ní­fi­co de in­ge­nie­ría, di­se­ño y tec­no­lo­gía a fa­vor de la efi­cien­cia. Mo­tor tur­bo­dié­sel de dos ci­lin­dros y 830 cc, en co­mu­nión con un eléc­tri­co de 20kW, otor­gan al XL1 160 km/h de ve­lo­ci­dad má­xi­ma (li­mi­ta­da) y un ren­di­mien­to de com­bus­ti­ble por de­más ex­tra­or­di­na­rio: 100 km por li­tro.

CO­MO SI NO BASTARA

A es­tas ha­za­ñas de­be­mos aña­dir mu­chas más, co­mo el cre­ci­mien­to del con­sor­cio de una ma­ne­ra que su abue­lo nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do; so­lo co­mo ejem­plo, en un mis­mo año –1998– se hi­zo de tres mar­cas le­gen­da­rias: Ben­tey, Bugatti y Lam­borg­hi­ni. Mien­tras que co­ches al­ta­men­te po­pu­la­res co­mo el VW New Beetle, VW Pas­sat, Au­di TT, así co­mo el cé­le­bre in­com­pren­di­do VW Pha­teon –del que siem­pre ha es­ta­do or­gu­llo­so a pe­sar de su fra­ca­so co­mer­cial–, fue­ron tam­bién mo­de­los en don­de la po­de­ro­sa, y a ve­ces ca­pri­cho­sa vi­sión del ale­mán se hi­zo pre­sen­te. ¡Fan­fa­rrias pa­ra Herr Piëch!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.