AL­FA ROMEO LA ES­PE­RA TER­MI­NÓ

Automovil Panamericano (México) - - P+R -

El Al­fa cum­ple con los re­que­ri­mien­tos obli­ga­to­rios pa­ra un se­dán me­diano de­por­ti­vo (mo­tor lon­gi­tu­di­nal, ba­se RWD), pe­ro con sus par­ti­cu­la­ri­da­des: el úni­co V6, la úni­ca ca­ja con con­ver­ti­dor de tor­que o el que más re­cu­rre a la fi­bra de car­bono, pues mien­tras el BMW la uti­li­za en el te­cho, en el Qua­dri­fo­glio se ex­pan­de tam­bién al co­fre, a los es­tri­bos, al la­bio fron­tal o al ale­rón de la ca­jue­la, pa­ra se­guir no so­lo en las mol­du­ras in­te­rio­res co­mo los otros dos, sino en la es­truc­tu­ra de sus ra­di­ca­les asien­tos, los úni­cos con ajus­tes pre­do­mi­nan­te­men­te ma­nua­les. Y pa­sa lo de to­do Al­fa. Sus gran­des vir­tu­des nos ha­cen ca­si que per­do­nar­le otro cú­mu­lo de de­fec­tos in­he­ren­tes a los ita­lia­nos, omi­sio­nes res­pon­sa­bles de cuan­to es­te­reo­ti­po pue­da exis­tir y que se nie­gan a des­apa­re­cer aun en un pro­duc­to que con­for­ma una es­tra­te­gia de re­cu­pe­ra­ción. El QV es el me­jor re­suel­to en el plano di­ná­mi­co y yen­do al lí­mi­te, da gus­to cuan­do al em­pe­zar a de­te­ner­se la re­tro­ali­men­ta­ción del freno es la más pu­ra, ca­si co­mo to­car con la plan­ta del pie los dis­cos, se ajus­ta a gus­to has­ta la ma­nio­bra más de­li­ca­da con un ABS po­co in­tru­si­vo; a la ho­ra de sa­lir de las cur­vas aflo­ra la me­jor ca­pa­ci­dad de trac­ción del trío, en par­te por unas llan­tas Pi­re­lli P Zero Cor­sa que po­drían cla­si­fi­car co­mo se­mis­licks con un tread­wear de ape­nas 60,

en par­te por un con­trol de trac­ción muy bien ajus­ta­do y li­neal en su ope­ra­ción que no nos cor­ta la ener­gía de ma­ne­ra re­pen­ti­na (en ca­so de no des­co­nec­tar­se del to­do) y en par­te por un ca­rác­ter que no lle­ga a lo abrup­to del BMW, eso por su en­tre­ga de po­ten­cia más ho­mo­gé­nea y por una sus­pen­sión que tien­de a co­par me­jor las irre­gu­la­ri­da­des que el as­fal­to nos pue­da arro­jar, pe­se a la mar­cha más ner­vio­sa aun­que no la más rí­gi­da. Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te, su trans­mi­sión no de­ja de ser rá­pi­da así sea la más re­fi­na­da: que sea la úni­ca en no re­cu­rrir a uno o dos em­bra­gues ro­bo­ti­za­dos ha­ce que no ten­ga­mos que li­diar con tos­que­da­des en la con­duc­ción ru­ti­na­ria, pe­ro a su vez tam­po­co per­de­mos esa ne­ce­sa­ria in­me­dia­tez ni esa obe­dien­cia im­pres­cin­di­ble al ha­cer los cam­bios a vo­lun­tad o al con­fiár­se­los a la elec­tró­ni­ca. Su di­rec­ción es de aque­llas que no con­fun­de el tac­to con un en­du­re­ci­mien­to en la asis­ten­cia y a tra­vés del aro más fino y más li­ge­ro de mo­ver nos ha­bla con ple­na con­fian­za de los lí­mi­tes del tren de­lan­te­ro, muy al­tos por cier­to, con un sub­vi­ra­je mí­ni­mo. Si se va de ade­lan­te, es me­nos pro­gre­si­vo, o al me­nos esa fue la reac­ción en el cam­bian­te pa­vi­men­to del di­ver­ti­do au­tó­dro­mo Bos­ques El Án­gel. El me­jor tiem­po en pis­ta nos di­ce

que la cla­ve en el Giu­lia es­tá en la flui­dez y la fa­ci­li­dad de ir rá­pi­do, que no pi­de co­rrec­cio­nes ni de­ma­sia­do tac­to del con­duc­tor, al­go que nos per­mi­te dis­fru­tar sin te­ner los ner­vios de pun­ta, que nos de­ja con­tem­plar un so­ni­do in­ter­me­dio en­tre el más agu­do BMW y el más ron­co Mer­ce­des, un can­to in­te­rrum­pi­do por las des­car­gas de los es­ca­pes que en­fa­ti­zan tan ado­ra­ble es­cán­da­lo al abrir las sa­li­das en la mo­da­li­dad “Ra­ce” ac­ti­va­ble al de­jar gi­ra­da ha­cia la de­re­cha la pe­ri­lla res­pec­ti­va en la con­so­la. Tan­to go­zo nos ha­ce que­rer res­tar­le im­por­tan­cia a una me­cá­ni­ca que es ne­ce­sa­rio cui­dar más al exi­gir­la al má­xi­mo y vuel­ta tras vuel­ta en cir­cui­to (fre­nos no ce­rá­mi­cos y re­fri­ge­ra­ción) o una ca­bi­na que se que­da cor­ta en cuan­to a de­ta­lles, pues a pe­sar de la pos­tu­ra de man­do me­jor con­se­gui­da, co­mo la del BMW pe­ro aún más ba­ja y a pe­sar de me­nos re­gu­la­cio­nes en sus sen­ci­llos ba­quets Spar­co, nos cru­za­mos con por­me­no­res de ter­mi­na­ción que opa­can el uso de fi­bra de car­bono o al­can­ta­ra, léa­se plás­ti­cos de tac­to más eco­nó­mi­co, bo­to­nes y man­dos con ma­yo­res hol­gu­ras al mo­ver­los, un re­ma­te in­terno del te­cho no muy só­li­do o unos grá­fi­cos un tan­to más pri­mi­ti­vos en la in­ter­faz del ta­ble­ro. El Giu­lia es en el que más jue­ga el co­ra­zón al mo­men­to de ele­gir y sin du­da tam­bién se­rá el más ex­clu­si­vo.

Re­co­mien­da pa­ra es­te mo­de­lo: PZERO 245/35ZR19 93Y XL De­lan­te­ra 285/30R19 98Y XL Tra­se­ra

Pu­ro. Los asien­tos de­la­tan la orien­ta­ción del Al­fa Romeo. Mu­cha fi­bra de car­bono y ajus­tes ma­nua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.