Tri­bus

Automovil Panamericano (México) - - Vivir Porios Autos - El es­pa­cio de Carlos Ma­ta­mo­ros Soy edi­tor de ofi­cio, aman­te de la re­lo­je­ría y de la cul­tu­ra al­re­de­dor del au­to­mó­vil, con la for­tu­na de de­di­car mi vi­da a las tres co­sas. @car­mat01

“po­cas co­sas se com­pa­ran con el or­gu­llo de po­ner tu au­to jun­to a otros ejem­pla­res si­mi­la­res sobre el ver­de pas­to de un área de ex­hi­bi­ción”

Vi­si­tar even­tos de au­tos clá­si­cos co­mo el Gran Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Ele­gan­cia, nos ex­po­ne a una si­tua­ción muy par­ti­cu­lar: des­cu­brir la sin­gu­lar or­ga­ni­za­ción de los di­ver­sos pa­be­llo­nes por mar­ca, or­ga­ni­za­dos por un club de­di­ca­do a la con­ser­va­ción y –sea­mos ho­nes­tos– al cul­to a la idio­sin­cra­sia, his­to­ria y crea­cio­nes de un fa­bri­can­te en es­pe­cial. Du­ran­te mu­chos años (y ha­ce mu­chos años) par­ti­ci­pé en es­te even­to con mis vie­jos y que­ri­dos Re­nault 8S con el Club Re­nault Gor­di­ni Sport.

Pa­ra al­guien ajeno a es­te mun­do, los clu­bes de au­tos mo­no­mar­ca, de­vo­tos a so­lo un cier­to ti­po de vehícu­los, tie­nen fa­ma de ser in­ten­sos, cen­tra­li­za­dos en la mar­ca que les in­tere­sa y na­da más; y, en al­gu­nos ca­sos, pe­tu­lan­tes, has­ta ca­si “ra­cis­tas” con­tra otras mar­cas. Si bien exis­ten al­gu­nos bas­tan­te pe­sa­dos, afor­tu­na­da­men­te no son la nor­ma, pe­ro es­tos afi­cio­na­dos tie­nen fa­ma de ser los Tes­ti­gos de Jeho­vá del mun­do au­to­mo­triz, de mo­do que ca­si to­do aquel ajeno a es­te mun­do les hu­ye co­mo a la plá­ti­ca con cual­quie­ra que mues­tre una fir­me con­vic­ción en al­go. Sin em­bar­go, al en­trar en es­tos círcu­los es fá­cil dar­se cuen­ta que no ne­ce­sa­ria­men­te es así: se tra­ta de per­so­nas con co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias por com­par­tir, y siem­pre hay al­go que apren­der. Los más “ma­du­ri­tos”, ge­ne­ral­men­te han te­ni­do ejem­pla­res de otras mar­cas y son ver­da­de­ros fa­ná­ti­cos, por­que tras un lar­go ca­mino han lle­ga­do a la con­clu­sión de que tal o cual mar­ca es la que real­men­te les gus­ta más; y las his­to­rias acer­ca de có­mo lle­ga­ron a tal o cual mar­ca sue­len ser muy cu­rio­sas.

A fin de cuen­tas esos –a ve­ces ra­bio­sos– afi­cio­na­dos, son per­so­nas reuni­das por una pa­sión en co­mún; y de­bo de­cir que po­cas co­sas se com­pa­ran con el or­gu­llo de po­ner tu au­to jun­to a otras uni­da­des si­mi­la­res sobre el ver­de pas­to de un área de ex­hi­bi­ción y que la gen­te que pa­sa lo se­ña­le, lo ob­ser­ve a detalle y has­ta se to­me fo­tos jun­to a tu ju­gue­te; las his­to­rias per­so­na­les sa­len a la luz y bue­nas con­ver­sa­cio­nes tie­nen lu­gar: “apren­dí a ma­ne­jar en uno así”, “mi abue­lo te­nía uno igua­li­to y me lle­va­ba a com­prar helado” de­mos­tran­do al­gu­nas de las mi­les ra­zo­nes por las que des­ti­na­mos tiem­po, di­ne­ro, de­di­ca­ción y mu­cho es­fuer­zo en vol­ver a la vi­da al­gún vie­jo au­to. Re­cuer­do esas lar­gas no­ches pre­vias a ca­da gran even­to co­mo el de Con­cur­so de Huix­qui­lu­can de­ta­llan­do y per­fec­cio­nan­do al­guno de los Re­nault 8S que tu­ve, que si bien nin­guno era de “100 pun­tos” ni mu­cho me­nos, el mé­ri­to que se les re­co­no­cía era el he­cho de usar­se dia­ria­men­te, a di­fe­ren­cia de otros que si aca­so sa­lían de su cá­li­da y se­ca co­che­ra una o dos ve­ces al año.

Por más pie­zas de mu­seo que pu­die­ran lle­gar a ser –y es com­pren­si­ble que hay ca­rros que no qui­sié­ra­mos les die­ra ni el ai­re– los au­tos son me­dios de trans­por­te, di­se­ña­dos y cons­trui­dos pa­ra ser ma­ne­ja­dos, co­mo que so­lo te­ner­los guar­da­dos trai­cio­na un po­co de esa esen­cia; al me­nos en mi opi­nión. Al fi­nal, el gus­to por los co­ches no tie­ne que ser al­go so­li­ta­rio. Sin im­por­tar cuán ex­tra­ño o im­po­pu­lar sea nues­tro vehícu­lo pre­fe­ri­do, siem­pre ha­brá al­gún ora­te que pue­da ha­cer­nos eco y con quien sea po­si­ble in­ter­cam­biar ideas y ex­pe­rien­cias; por eso, al fi­nal no es ma­la idea formar par­te de al­gu­na de es­tas tri­bus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.