Par­ti­dos en des­pres­ti­gio

Basta - - Opinión - Eduar­do Ló­pez Be­tan­court elb@unam.mx

El día de hoy, no es exa­ge­ra­do afir­mar que nin­gu­na per­so­na con el mí­ni­mo de sen­sa­tez, pue­de de­cir que cree en que los par­ti­dos po­lí­ti­cos sean la vía pa­ra ejer­cer la de­mo­cra­cia en Mé­xi­co. Una cues­tión dis­tin­ta son los co­rre­li­gio­na­rios, los mi­li­tan­tes, quie­nes es­tán en la par­ti­do­cra­cia. Ellos sí creen, pe­ro por­que ello les apor­ta pin­gües be­ne­fi­cios. Los ciu­da­da­nos no, pa­ra la ciu­da­da­nía es cla­ro que los par­ti­dos cons­ti­tu­yen la ma­yor afren­ta a la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

Si bien en cier­to, co­mo con­cep­to doc­tri­na­rio los par­ti­dos po­lí­ti­cos son en­ti­da­des in­ter­me­dias en­tre el ciu­da­dano y el ám­bi­to gu­ber­na­men­tal, pa­ra efec­tos de ele­gir a los go­ber­nan­tes, tam­bién es cier­to que esos par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben cum­plir con as­pec­tos mo­ra­les e ideo­ló­gi­cos. En pri­mer lu­gar, se exi­ge ca­li­dad mo­ral y au­to­ri­dad fren­te a los ciu­da­da­nos; no es ad- mi­si­ble que un par­ti­do po­lí­ti­co es­té in­fec­ta­do de des­ver­güen­za, co­rrup­ción y fal­se­dad.

En el mis­mo te­nor, los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­ben te­ner una pla­ta­for­ma pro­pia, en la cual la cues­tión ideo­ló­gi­ca sea esen­cial. Así, hay par­ti­dos de iz­quier­da, de de­re­cha, ul­tra reac­cio­na­rios, ul­tra­con­ser­va­do­res, et­cé­te­ra. Con ba­se en su orien­ta­ción, son se­lec­cio­na­dos por el ciu­da­dano pa­ra vo­tar por ellos, en el en­ten­di­do de que su ideo­lo­gía de­ter­mi­na la for­ma de go­ber­nar: se su­po­ne que un par­ti­do de iz­quier­da bus­ca­rá con ma­yor ahín­co be­ne­fi­cios pa­ra la cla­se eco­nó­mi­ca­men­te dé­bil, mien­tras un par­ti­do de de­re­cha es­ta­rá más aten­to a pre­ser­var el es­ta­do de co­sas, cuan­do la ex­plo­ta­ción del ca­pi­tal es­tá en su pro­yec­to de go­bierno.

Sin em­bar­go, lo an­te­rior no se cumple en Mé­xi­co. Aquí, en su dis­cur­so, ca­da par­ti­do po­lí­ti­co pre­sen- ta una mes­co­lan­za ideo­ló­gi­ca con pu­ros fi­nes pu­bli­ci­ta­rios.

En nues­tro país du­ran­te años vi­vi­mos la inexis­ten­cia de par­ti­dos po­lí­ti­cos. El ré­gi­men era la he­ge­mo­nía de un so­lo gru­po, que de­ten­tó el po­der des­de la épo­ca pos­re­vo­lu­cio­na­ria. Te­nía­mos un go­bierno de par­ti­do e in­clu­si­ve par­ti­do del go­bierno. Fue has­ta los años ochen­ta cuan­do em­pe­za­ron a ges­tar­se un sin­nú­me­ro de par­ti­dos en nues­tro país, un pro­ce­so que cul­mi­nó en el 2000, con la al­ter­nan­cia del po­der, cuan­do de ma­ne­ra in­só­li­ta ocu­pó el car­go de Pre­si­den­te quien fue el can­di­da­to del PAN.

El ca­so es que en la ac­tua­li­dad, se cuen­ta con una di­ver­si­dad de par­ti­dos po­lí­ti­cos, su co­mún de­no­mi­na­dor es es­tar in­fec­ta­dos de co­rrup­te­las al por ma­yor. No hay uno so­lo que no ten­ga “co­la que le pi­sen”. Se ha lle­ga­do al ca­so la­men­ta­ble de que hay par­ti­dos po­lí­ti­cos de fa­mi­lia, y otros li­ga­dos al nar­co. An­te es­ta si­tua­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te re­que­ri­mos de una “lim­pia”, la cual po­dría im­pli­car ha­cer ta­bu­la ra­sa, y eli­mi­nar to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos ac­tua­les y sus vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.