El Jar­dín del mes­ti­za­je

Basta - - # Opinión - Ar­man­do Ra­mí­rez Twit­ter: @uyu­yuyy

En el año de 1978 el pre­si­den­te Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo y los re­yes de Es­pa­ña, Juan Car­los de Bor­bón y So­fía, inau­gu­ra­ron el Jar­dín del Mes­ti­za­je, un jar­dín muy es­pe­cial al nor­te de la Ciudad.

Ese jar­dín se lla­ma del mes­ti­za­je, ahí hay va­rias fuen­tes y es­cul­tu­ras que sim­bo­li­zan el mes­ti­za­je de los me­xi­ca­nos. A la en­tra­da del jar­dín por In­sur­gen­tes Nor­te, nos re­ci­ben las es­cul­tu­ras de Ahui­zótl e Iz­cóatl, em­pe­ra­do­res az­te­cas, Ahui­zótl, fue un vie­jo sa­bio y gran con­quis­ta­dor que en­san­chó el im­pe­rio de Te­noch­titlan, y su nom­bre quie­re de­cir, “es­pi­nas de río”. Iz­cóatl fue rey jo­ven, con fa­ma de re­for­ma­dor, y su nom­bre sig­ni­fi­ca: “ser­pien­te de ob­si­dia­na”. Ellos dos tie­nen la pres­tan­cia de los gue- rre­ros az­te­cas y la gen­te los co­no­ce co­mo los “in­dios ver­des”.

Da mu­cha tris­te­za ver­los, es in­creí­ble la de aven­tu­ras que han te­ni­do es­tas dos es­cul­tu­ras he­chas en bron­ce, que han an­da­do por va­rios rum­bos de la Ciudad y que por las in­cle­men­cias del tiem­po los hon­gos los han cu­bier­to y con­ver­ti­do en “in­dios ver­des”.

Bueno es­tos em­pe­ra­do­res az­te­cas en 1978 re­ci­bie­ron a los re­yes de Es­pa­ña, quie­nes co­no­cie­ron la fuen­te de los dan­zan­tes, re­pre­sen­tan las di­fe­ren­tes dan­zas re­gio­na­les del país, tam­bién la es­cul­tu­ra de Lo­la Bel­trán, la can­tan­te de ran­che­ro por ex­ce­len­cia. Más al nor­te se en­cuen­tra un con­jun­to de es­cul­tu­ras de Don Qui­jo­te de la Man­cha y Sancho Pan­za, uno con un bo­rri­co y don Qui­jo­te con su ca­ba­llo Ba­bie­ca.

Y co­mo con­jun­to es­cul­tó­ri­co prin­ci­pal es­tá una fuen­te al cen­tro del jar­dín, hay dos fi­gu­ras muy lla­ma­ti­vas, una es un gue­rre­ro az­te­ca y la otra es un sol­da­do es­pa­ñol, los dos uni­dos por una co­lum­na de la que sur­ge el cuer­po de una mujer, es de­cir, la pa­tria, es el país, el con­jun­to re­pre­sen­ta el mes­ti­za­je del cual ha sur­gi­do nues­tro país, Mé­xi­co.

El jar­dín se en­cuen­tra a unas ca­lles del ce­rro del Te­pe­yac y la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe, ejem­plo del mes­ti­za­je, ahí es­tá la re­li­gión ca­tó­li­ca que tra­je­ron los es­pa­ño­les y las creen­cias an­ti­guas que ve­ne­ra­ban a To­nan­tzin en el ce­rro del Te­pe­yac y la vir­gen de Gua­da­lu­pe, que se le apa­re­ció a Juan Die­go, los in­dí­ge­nas a la vir­gen del te­pe­yac le lla­ma­ban To­nan­tzin Gua­da­lu­pe.

Y es­tá la Cal­za­da del Te­pe­yac que se trans­for­mó en una cal­za­da ca­tó­li­ca, la de los Mis­te­rios, pu­ro mes­ti­za­je, di­go, qué tan­to es tan­ti­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.