Ca­rís­ti­co, sin más­ca­ras

Cum­ple el sue­ño de un jo­ven en­fer­mo de cán­cer y leu­ce­mia, pues fue has­ta su ca­sa pa­ra orar jun­to con él por su sal­va­ción

Basta - - # Fut&Más - Salvador Tre­jo @cha­vatp Fo­tos: Ch­ris­tian Sán­chez

Eca­te­pec, Es­ta­do de Mé­xi­co.– La gran­de­za la de­mues­tran los gran­des arri­ba y aba­jo del cua­dri­lá­te­ro, y Ca­rís­ti­co dio vi­sos de ello al acu­dir has­ta el hu­mil­de ho­gar del jo­ven Fernando Zer­me­ño, ubi­ca­do en Jar­di­nes de Mo­re­los, en Eca­te­pec, pa­ra cum­plir­le su sue­ño de co­no­cer­lo, y so­bre to­do apo­yar­lo en el di­fí­cil tran­ce que atra­vie­sa en es­tos mo­men­tos en los que man­tie­ne una en­car­ni­za­da lu­cha por ven­cer el cán­cer y la leu­ce­mia que pa­de­ce des­de ha­ce cua­tro años.

La es­ta­ción ra­dio­fó­ni­ca La Z y BAS­TA! fue­ron los ca­na­les pa­ra con­so­li­dar es­te emo­ti­vo en­cuen­tro en­tre Fer y su ído­lo, en don­de am­bos in­ter­cam­bia­ron pa­la­bras y la for­ma en que ca­da uno lu­cha arri­ba y aba­jo del ring por al­can­zar sus me­tas.

“Pa­ra mí sig­ni­fi­ca mu­chí­si­mo co­mo lu­cha­dor y ser hu­mano que una per­so­na co­mo Fer se ins­pi­re en mi per­so­na­je pa­ra se­guir lu­chan­do con­tra esa te­rri­ble en­fer­me­dad que es el cán­cer; eso me lle­na el co­ra­zón, y si ten­go que apo­yar en al­go, de ver­dad que lo ha­ré con mu­cho gus­to. Por­que así co­mo él lu­cha día a día, yo tam­bién lo es­toy ha­cien- do arri­ba del ring por su­pe­rar a mis ad­ver­sa­rios y pa­se lo que pa­se, en lo que yo pue­da ayu­dar, en­can­ta­do de la vi­da”, di­ce el enmascarado.

Las pa­la­bras del gla­dia­dor ca- si arran­ca­ron las lá­gri­mas del jo­ven, quien con la voz en­tre­cor­ta­da ase­gu­ra: “Más que na­da, ade­más de los con­se­jos que me ha da­do Ca­rís­ti­co, me ha en­se­ña­do lo que es la lu­cha dia­ria, de no de­jar­me ven­cer y dar el to­do por el to­do a más no po­der, pues él a pe­sar de las le­sio­nes y to­do lo que ha­ya pa­sa­do en su vi­da, es un triunfador; él me ha ins­pi­ra­do a se­guir ade­lan­te y no clau­di­car an­te la ad­ver­si­dad”.

Re­cuer­da có­mo des­de muy ni­ño le co­men­zó a gus­tar su per­so­na­je des­de que era Mís­ti­co, su sim­bo­lis­mo y to­do lo que lle­va­ba la máscara. “Es al­go muy es­pi­ri­tual, des­de que co­men­cé a se­guir­lo y se con­vir­tió en mi ído­lo; in­clu­si­ve, cuan­do se fue a la WWE y lu­cha­ba con otro nom­bre (Sin Ca­ra), yo con­ti­nua­ba ad­mi­rán­do­lo, y aho­ra que re­gre­só a Mé­xi­co co­mo Ca­rís­ti­co, fue que bus­qué acer­car­me a él y gra­cias a us­te­des pu­de cum­plir

Por lo re­gu­lar siem­pre tra­to de ayu­dar, sin mos­trar­me mu­cho, de ma­ne­ra anó­ni­ma, no me gus­ta dar­me a no­tar, me gus­ta ha­cer­lo de co­ra­zón”

Por ejem­plo, aho­ra en el tem­blor me pu­se de vo­lun­ta­rio y me fui a car­gar pie­dras, a ayu­dar, son co­sas que a uno le na­cen, pe­ro lo hi­ce sin máscara, pa­ra no dar­me a no­tar” Ca­rís­ti­co Lu­cha­dor del CMLL

con es­te sue­ño, y aho­ra me doy cuen­ta que no me equi­vo­qué, pues es una gran per­so­na y ex­ce­len­te ser hu­mano.

“No só­lo me ofre­ció su ayu­da in­con­di­cio­nal, sino que me in­vi­tó a ver­lo lu­char a la Are­na Mé­xi­co jun­to con mi fa­mi­lia; fue al­go ver­da­de­ra­men­te sor­pren­den­te pa­ra mí, pues él per­so­nal­men­te me dio los bo­le­tos, me aten­dió y me pi­dió que por na­da del mun­do me de­ja­ra ven­cer”, fi­na­li­za.

NO DE­JA DE LU­CHAR

» Ca­rís­ti­co, ¿qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne pa­ra ti que una per­so­na co­mo Fer se ins­pi­re en tu per­so­na­je pa­ra se­guir lu­chan­do por su vi­da? So­mos gen­te que siem­pre he­mos lu­cha­do por mu­chas co­sas, y la gen­te se re­fle­ja mu­cho en no­so­tros los de­por­tis­tas; des­de que yo lu­cha­ba co­mo Mís­ti­co siem­pre he tra­ta­do de apo­yar a la gen­te, siem­pre he di­cho: ‘nun­ca hay que ven­cer­nos, siem­pre hay que pe­lear has­ta más no po­der’, por­que po­de­mos lo­grar nues­tros sue­ños y cum­plir nues­tras me­tas, si él ( Fer) quie­re cum­plir una me­ta es­toy se­gu­ro que lo va a lo­grar lu­chan­do día a día. Si Fer se ins­pi­ra pa­ra se­guir lu­chan­do por su vi­da, eso me ha­ce a mí, co­mo ser hu­mano y co­mo lu­cha­dor, re­do­blar es­fuer­zos y apo­yar, pues si me tie­nen co­mo ejem­plo se­gui­ré ui­ré de­mos­trán­do­les que pue­den den se­guir lo­gran­do mu­chas co­sas. » ¿Te gus­ta­ría crear una fun­da­ción o ha­cer al­go pa­ra ayu­dar a en­fer­mos de cán­cer? Por lo re­gu­lar siem­pre tra­to de ayu­dar, sin mos­trar­me mu­cho, de ma­ne­ra anó­ni­ma, no me gus­ta dar­me a no­tar, me gus­ta ha- cer­lo de co­ra­zón; por ejem­plo, aho­ra en el tem­blor me pu­se de vo­lun­ta­rio y me fui a car­gar pie­dras, a ayu­dar, son co­sas que a uno le na­cen, pe­ro lo hi­ce sin máscara pa­ra no dar­me a no­tar. Yo soy del Ba­rrio de Te­pi­to, y me con­si­de­ro igual que ellos, lu­chan­do día a día, y pa­ra mí to­do es­to es al­go ma­ra­vi­llo­so; si yo pue­do apo­yar lo voy a ha­cer con to­do gus­to, por­que yo me he re­fle­ja­do en to­do eso. ¿Có­mo ha­cer­le ha­ce pa­ra que un ído­lo co­mo tú si­ga sien­do hu­mil­de y man­ten­ga los pies en el pi­so? To­do eso de­pen­de de có­mo te edu­quen, de tu fa­mi­lia, de tus pro­fe­so­res. Yo so­lo he te­ni­do dos pro­fe­so­res, mi pa­dre: El Dr. Ka­ron­te y Tony Sa­la­zar, que es uno de los maes­tros de la Are­na Mé­xi- co, pe­ro tam­bién me han apo­ya­do Fran­co Co­lom­bo y El Sa­tá­ni­co, dos le­yen­das de la lu­cha li­bre; ellos me han ayu­da­do mu­cho pa­ra man­te­ner los pies en el pi­so, me han in­cul­ca­do día a día que el per­so­na­je es el fa­mo­so, el per­so­na­je es el que te ha­ce lu­cir don­de sea, y yo lo que de­bo de ha­cer es te­ner los pies so­bre la tie­rra y ser hu­mil­de siem­pre. Me preo­cu­po por el pú­bli­co y lu­cho por él y pa­ra él. Tra­to de ga­nar­me al pú­bli­co día a día, y só- lo se ha­ce sien­do una per­so­na hu­mil­de, pa­ra mí es al­go muy pa­dre, ha­ber pi­sa­do tan­tas em­pre­sas y traer cam­peo­na­tos de otros paí­ses, co­mo Ja­pón, y que la gen­te y los afi­cio­na­dos me lo re­co­noz­can es al­go ma­ra­vi­llo­so. na de or­gu­llo, por­que quie­re de­cir que si es­tán ha­blan­do es por­que yo lo he lo­gra­do. Res­pe­to mu­cho a mi com­pa­ñe­ro Mís­ti­co, La Nue­va Era, pe­ro si la gen­te ca­da que gri­ta Mís­ti­co me se­ña­la a mí, pues les ten­go que res­pon­der, por­que el pú­bli­co nos ha­ce ído­los, nos ha­ce es­tre­llas y tie­ne de­re­cho a ir­se a aplau­dir, a di­ver­tir, apo­yar, y si la gen­te me si­gue re­cor­dan­do co­mo Mís­ti­co y me gri­ta Mís­ti­co, pues va a ser bien­ve­ni­do. » ¿Te cos­tó tra­ba­jo echar­te de nue­vo al pú­bli­co a la bol­sa? Sí, pe­ro a ve­ces hay de­rro­tas que te sa­ben a triun­fo, co­mo aho­ra que per­dí el tro­feo de La Le­yen­da

de Pla­ta con Vo­la­dor Jr, per­dí la lu­cha y lo re­co­no­cí, pe­ro me ga­né de nue­vo al pú­bli­co de la Are­na Mé­xi­co, y eso no tie­ne pre­cio, la gen­te me ova­cio­nó co­mo si hu­bie­ra ga­na­do, y esa de­rro­ta me su­po a triun­fo más que un tro­feo; el pú­bli­co y el aplau­so es al­go ma­ra­vi­llo­so. » ¿Bus­ca­rás la re­van­cha con Vo­la­dor? No me de­ses­pe­ro y pien­so las co­sas an­tes de ha­blar, por­que siem­pre cae más pron­to un ha­bla­dor que un co­jo. Va­mos a ver has­ta dón­de quie­re lle­gar el se­ñor, mien­tras que le crez­ca un poco más su ca­be­lle­ra. Lo que él no hi­zo en cin­co años, yo lo es­toy ha­cien­do en poco tiem­po, y si ten­go que apos­tar mi máscara con­tra él, con­tra Úl­ti­mo Gue­rreo o Mep­his­to, lo voy a ha­cer, por­que quie­ro ser una vez más el amo y se­ñor de los vier­nes es­pec

ta­cu­la­res en la Are­na Mé­xi­co.

»

¿No tie­nes sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos cuan­do lu­chas y el pú­bli­co te co­rea con el nom­bre de tu per­so­na­je an­te­rior? No, al con­tra­rio, eso me lle-

| El este­ta del Con­se­jo Mun­dial de Lu­cha Li­bre le lle­vó bue­nas vi­bras a Fernando has­ta su ho­gar

| La fa­mi­lia de Fer, pre­sen­te du­ran­te la con­vi­ven­cia con Ca­rís­ti­co

| El mo­men­to en que lle­gó la es­tre­lla del CMLL al do­mi­ci­lio ubi­ca­do en Eca­te­pec

| Mu­chas fo­tos pa­ra el re­cuer­do de es­te en­cuen­tro

| El ade­re­zo, bo­le­tos pa­ra que fue­ra a ver­lo lu­char

| Aga­sa­ja­ron al en­ca­pu­cha­do con una co­mi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.