Res­pe­ta su pa­sa­do

Basta - - # Fut&Más - Pa­ra leer más in­for­ma­ción dia­rio­bas­ta.com

Ybueno, ahí es­tán us­te­des dos, jun­tos, des­pués de ha­cer el amor, en esos mo­men­tos en que, abra­za­dos, él dor­mi­ta y tú re­fle­xio­nas en su por­ve­nir… por­que es inevi­ta­ble, las mu­je­res siem­pre es­ta­mos pen­san­do en el fu­tu­ro; nos es di­fí­cil só­lo vi­vir el pre­sen­te, así que, ade­más de las ma­las ex­pe­rien­cias vi­vi­das con las que car­ga­mos, nos echa­mos en­ci­ma la pe­sa­da mon­ser­ga de un fu­tu­ro des­co­no­ci­do… Ni mo­do, es nues­tra na­tu­ra­le­za; pe­ro al me­nos po­de­mos des­glo­sar pro­ble­mas y ha­llar so­lu­cio­nes par­cia­les, una a una, co­mo rom­pe­ca­be­zas, has­ta po­der dor­mir tran­qui­las ¡al me­nos!

Y sí, una de las an­gus­tias más cons­tan­tes de una mujer es ver­los dor­mi­di­tos en tus bra­zos y pen­sar en su pa­sa­do… ¿Qué hay tras esas pes­ta­ñas? ¿A quién es­tá re­cor­dan­do? ¿La ha­brá que­ri­do más que a mí? ¡Puf!, son mu­chas du­das, pe­ro la so- es­ca­nea el có­di­go en tu mó­vil lu­ción es fá­cil ¡res­pe­ta su pa­sa­do!

A al­gu­nas mu­je­res les cau­sa cier­to mor­bo que­rer sa­ber­lo to­do, ya que desean po­seer to­dos sus se­cre­tos, y ha­ber per­te­ne­ci­do a ca­da mi­nu­to de su vi­da, pe­ro en la reali­dad, ¡qué flo­je­ra! Si pa­sar tiem­po o años jun­tos, es bas­taaan­te di­fí­cil, aho­ra ima­gí­na­te ca­da día de sus vi­das.

La ver­dad es que es agra­da­ble que ca­da quién ten­ga sus pro­pias his­to­rias; ésas en las que ellos an­du­vie­ron co­rre­tean­do mu­cha­chas y es pre­fe­ri­ble no sa­ber­lo por­que, ¿pa­ra qué ator­men­tar­nos? ¡y ator­men­tar­los! Y es que tam­bién hu­bo otros hom­bres y aven­tu­ras pa­ra ti, don­de tú te fuis­te for­man­do has­ta lle­gar a ser la cla­se de mujer que eres, y son tus se­cre­tos. ¿Sa­bes qué nos ha­ce gran­dio­sas?, la in­de­pen­den­cia… el de­seo de co­ro­nar nues­tros sue­ños, ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro so­bre to­do, co­no­cer nues­tro po­ten­cial, des­cu­brir­te a ti mis­ma co­mo una mujer com­ple­ta. Así que es me­jor que tú ha­yas vi­vi­do tu des­tino per­so­nal, y él el aho­ra inevi­ta­ble pa­sa­do. Y si te cuen­ta, no cri­ti­ques a sus mu­je­res, lo que hi­zo y vi­vie­ron, sus de­ci­sio­nes, sus fra­ca­sos y ma­los ra­tos… res­pe­ta su pa­sa­do, por­que así, él es­ta­rá obli­ga­do a res­pe­tar el tu­yo. Mán­da­me fo­to de tu mano si quie­res sa­ber qué di­ce tu des­tino y agré­ga­me a tu face.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.