Mé­to­do pa­ra uti­li­zar la as­pi­ra­do­ra

Basta - - Vivir Bien -

No im­por­ta si tie­nes pi­sos de par­quet o de ce­rá­mi­ca, al­fom­bras e in­clu­so ni­ños pe­que­ños… Hay re­glas de oro que de­bes se­guir siem­pre al uti­li­zar la as­pi­ra­do­ra.

1. Sa­cu­de to­do el pol­vo.

» Es lo pri­me­ro que de­bes ha­cer. Con un plu­me­ro, tra­pea­dor o un sim­ple pa­ño, re­pa­sa to­das las me­sas, re­pi­sas, cor­ti­nas y de­más. De es­te mo­do, to­dos los re­si­duos irán ca­yen­do has­ta el sue­lo; y des­pués la as­pi­ra­do­ra los suc­cio­na­rá.

2. Mo­vi­li­dad.

» Apar­ta los mue­bles y ac­ce­so­rios. No so­lo po­drás mo­ver­te al­re­de­dor del es­pa­cio con fa­ci­li­dad; tam­bién es­tás “obli­ga­da” a pa­sar el apa­ra­to por to­dos los rin­co­nes y ba­jo me­sas y si­llas.

3. Ha­cia afue­ra.

» Ade­más de te­ner cui­da­do con los ca­bles y ex­ten­sio­nes, el sen­ti­do en que as­pi­res es igual de im­por­tan­te. Si quie­res de­jar to­do in­ma­cu­la­do, es con­ve­nien­te que co­mien­ces de las es­qui­nas más ale­ja­das ha­cia la puer­ta de en­tra­da–sa­li­da de la ha­bi­ta­ción. Es de­cir, de aden­tro ha­cia afue­ra.

4. Cam­bio de par­tes.

» Es esen­cial que cam­bies el ti­po de bo­qui­lla cuan­do vas a re­co­ger frag­men­to de al­go que se rom­pió, al­fi­le­res, papeles, bo­to­nes, en­tre otros. Si quie­res pro­lon­gar la vi­da del apa­ra­to, to­ma unos mi­nu­tos y re­pa­sa las in­di­ca­cio­nes del ma­nual. Siem­pre es útil sa­ber qué pie­za es la me­jor en ca­da su­per­fi­cie.

5. Dos ve­ces por se­ma­na.

» La téc­ni­ca al usar la as­pi­ra­do­ra es muy sen­ci­lla y re­pe­ti­ti­va: con­sis­te en ir en lí­nea rec­ta, ade­lan­te y ha­cia atrás, sin im­por­tar que sea un mo­de­lo ma­nual –ideal pa­ra lim­piar los pe­los de las mas­co­tas de los mue­bles–; o las que tie­nen man­gos lar­gos y de­pó­si­tos anexos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.