RETANDO AL DE­SIER­TO

Bike (México) - - Minitest Urbano -

La ciu­dad es sos­te­ni­da prin­ci­pal­men­te por su la­bor agrí­co­la y las ac­ti­vi­da­des den­tro de la mis­ma lo­ca­li­dad no son mu­chas, pe­ro afor­tu­na­da­men­te es­tá ro­dea­da de eso que los ci­clis­tas de mon­ta­ña con­si­de­ra­mos un edén. Sí, es­ta­mos ha­blan­do pre­ci­sa­men­te de las mon­ta­ñas. Pa­ra re­car­gar la ba­te­ría es bue­na op­ción dar­se una vuel­ta por el zó­ca­lo prin­ci­pal y co­mer en uno de los res­tau­ran­tes tí­pi­cos de la zo­na. Des­pués, hay que to­mar ca­mino ha­cia la ca­lle de Río Usu­ma­cin­ta, que desem­bo­ca en las fal­das de la cús­pi­de. Una vez en el pun­to de ini­cio pue­des rea­li­zar va­rios re­co­rri­dos, to­do de­pen­de­rá del ti­po de bi­ci­cle­ta que lle­ves, pe­ro hay pa­ra to­dos los gus­tos. Si rue­das Cross Country ha­lla­rás ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros que te lle­ven, tan­to por ca­mino an­cho co­mo por sin­gle­track, mon­ta­ña tras mon­ta­ña. De­pen­dien­do la épo­ca de tu vi­si­ta, el clima pue­de va­riar bas­tan­te con tem­pe­ra­tu­ras que os­ci­lan en­tre los 35 y sie­te gra­dos. Si pla­neas una ru­ta lar­ga y vas en épo­ca de llu­vias, no ol­vi­des lle­var tres ca­pas de ro­pa. Una pla­ye­ra de ba­se, aun­que no sea tér­mi­ca, tu jersey y un rom­pe­vien­tos im­permea­ble se­rán in­dis­pen­sa­bles pa­ra cuan­do la llu­via cai­ga y el vien­to co­mien­ce a so­plar con fuer­za. Al­go que tam­bién le re­co­men­da­mos a los que pe­da­lean por aquí es que va­yan con las rue­das de su bi­ci­cle­ta con­ver­ti­das a tu­be­less, o lle­ven va­rias cá­ma­ras de re­fac­ción o par­ches pa­ra re­pa­rar­las. La ve­ge­ta­ción es pre­do­mi­na­da por los fa­mo­sos hui­za­ches, que son ár­bo­les (más bien ca­si co­mo ar­bus­tos) que en sus ra­mas tie­nen unas es­pi­nas bas­tan­te lar­gas y fi­lo­sas. Nin­gu­na cá­ma­ra re­sis­te sus pin­cha­zos y que­dar­te a la mi­tad del re­co­rri­do por no ir pre­ve­ni­do en es­te sen­ti­do se­ría una lás­ti­ma. An­tes de lle­gar a los bos­ques ten­drás que pe­da­lear por par­tes don­de el te­rreno es­tá lleno de pie­dras de to­dos los ta­ma­ños, co­lo­res, sa­bo­res y texturas. En pe­rio­do de se­quía, o sea prác­ti­ca­men­te du­ran­te to­do el año se­gún los lo­ca­les, ca­da re­vo­lu­ción de tu llanta le­van­ta mu­cho pol­vo, así que te su­ge­ri­mos lle­var un Buff o si­mi­lar pa­ra cu­brir­te y se­guir res­pi­ran­do; aun más si pla­neas ir con un gru­po de ami­gos y re­sul­tas no ser el más fit y que­das de­trás del pe­lo­tón.

La ro­da­da de Cross Country es muy re­co­men­da­da, qui­zá to­mar el ca­mino ha­cia el Ne­va­do de Co­li­ma es lo más ade­cua­do pa­ra quie­nes prac­ti­can es­ta mo­da­li­dad. La me­jor no­ti­cia es que muy cer­ca de Sayula se en­cuen­tra Ta­pal­pa, don­de se ce­le­bra el triatlón en su mo­da­li­dad X-Te­rra y hay re­co­rri­dos a la al­tu­ra de una Co­pa del Mun­do de XC, to­do de­pen­de­rá de la zo­na por la que se quie­ran mo­ver y los pai­sa­jes que bus­quen. La al­ter­na­ti­va es lle­var una bi­ci­cle­ta de En­du­ro o Trail y dis­fru­tar con ella tan­to subidas co­mo ba­ja­das. Los des­cen­sos por el área son re­ta­do­res, pues las pie­dras y la tie­rra suel­ta son obs­tácu­los in­fal­ta­bles du­ran­te la ma­yor par­te del año; es­ta si­tua­ción ha­ce de los tra­za­dos to­do un desafío. Prác­ti­ca­men­te, cual­quier sen­de­ro es ac­ce­si­ble a tra­vés de ca­mino an­cho ap­to pa­ra ca­mio­ne­tas, lo que fa­ci­li­ta los as­cen­sos y ha­ce me­nos can­sa­das las ru­tas, aun­que al es­tar fue­ra del bos­que es fá­cil su­frir in­so­la­ción. Te acon­se­ja­mos lle­var al me­nos dos án­fo­ras con agua y una bue­na can­ti­dad de blo­quea­dor en­ci­ma. El pai­sa­je cam­bia con­for­me te ale­jas de la ciu­dad. En un prin­ci­pio es bas­tan­te ári­do y con mu­cho ar­bus­to y ma­to­rral con es­pi­nas, pe­ro una vez que vas me­tién­do­le ki­ló­me­tros a la ro­da­da, el es­ce­na­rio se tor­na un tan­to más ver­de y bos­co­so. Pa­ra to­dos aque­llos que prac­ti­quen Down­hill, Sayula tie­ne una pis­ta que en fe­bre­ro pa­sa­do fue se­de del Cam­peo­na­to Na­cio­nal de un so­lo día, don­de se die­ron a co­no­cer los ga­na­do­res que for­ma­rán par­te de la Se­lec­ción Me­xi­ca­na de Down­hill, los cua­les via­ja­rán en abril pró­xi­mo a Co­lom­bia pa­ra re­pre­sen­tar a nues­tro país en los Pa­na­me­ri­ca­nos de la es­pe­cia­li­dad. Es una pis­ta que tie­ne un po­co de to­do: la tie­rra ro­ji­za, prác­ti­ca­men­te ar­ci­lla, ha­ce de es­ta pis­ta un re­to. En­con­tra­rás muchísimas cur­vas en las que prac­ti­ca­rás tus ha­bi­li­da­des pa­ra do­mi­nar la bi­ci­cle­ta en es­pa­cios ce­rra­dos y tam­bién áreas en las que po­drás sol­tar los fre­nos por com­ple­to a pe­sar de ir en­tre de­ce­nas de ro­cas. Los sal­tos que en­cuen­tras a lo lar­go del re­co­rri­do son se­gu­ros e in­clu­so pue­des ha­cer­los con una bi­ci­cle­ta de En­du­ro, por ello tam­bién va­le la pe­na rea­li­zar la subida a pe­da­les y ba­jar por es­ta pis­ta. Es un buen pre­mio des­pués del gran es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.