AVEN­TU­RA DE ALT URA

Bike (México) - - Minitest Urbano - Tex­to Mike Mal­do­na­do

ES­TO CO­MEN­ZÓ POR LA AM­BI­CIÓN DE RO­DAR SO­BRE LOS PI­COS DEL VOL­CÁN XINANTÉCATL (TAM­BIÉN CO­NO­CI­DO CO­MO NE­VA­DO DE TO­LU­CA). QUE­RÍA­MOS TO­MAR UN PAR DE FO­TOS PER­SO­NA­LES PA­RA FO­MEN­TAR EL DE­POR­TE Y EL USO DE LA BI­CI­CLE­TA, PE­RO ESO NO FUE NA­DA CER­CANO A LO QUE REAL­MEN­TE SU­CE­DIÓ. UNA VEZ EN LA CA­MIO­NE­TA CON RUM­BO A LAS FAL­DAS DE LA MON­TA­ÑA, NOS PERCATAMOS DE QUE EL DÍA ES­TA­BA SU­MA­MEN­TE DESPEJADO, CON MU­CHO SOL, AUN­QUE TAM­BIÉN CON DE­MA­SIA­DO FRÍO.YA EN PLE­NA TE­RRA­CE­RÍA Y ENCAMINADOS HA­CIA EL CRÁ­TER, NOS DI­MOS CUEN­TA DE QUE EL LU­GAR EN QUE PRETENDÍAMOS TI­RAR LAS FO­TOS SE EN­CON­TRA­BA RE­PLE­TO DE NIE­VE. EN UN ABRIR Y CE­RRAR DE OJOS, EL PLAN DIO UN GI­RO DE 180 GRA­DOS.

Nues­tro gru­po es­ta­ba for­ma­do por cin­co ci­clis­tas (yo in­clui­do), de los cua­les dos eran fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les, An­to­nio Duch y Bruno Di­mat. Ellos son ex­ce­len­tes per­so­nas y de­por­tis­tas, pe­ro su ta­len­to pa­ra la fo­to­gra­fía es real­men­te im­pre­sio­nan­te, al igual que su ex­pe­rien­cia al ai­re li­bre. Mien­tras subimos el ex­ten­so y es­car­pa­do ca­mino que lle­va has­ta la ci­ma del Ne­va­do, que se en­cuen­tra a más de 4,600 me­tros so­bre el ni­vel del mar, Bruno pro­pu­so que en lu­gar de to­mar las imá­ge­nes en el pun­to pla­nea­do, es­ca­lá­ra­mos un po­co más has­ta lle­gar al pi­co ma­yor del im­pac­tan­te Xinantécatl. A to­dos nos pa­re­ció gran­dio­sa la idea, me­nos a su co­le­ga An­to­nio, quien no es­ta­ba en óp­ti­mas con­di­cio­nes de­bi­do a un fuer­te do­lor de ca­be­za, el cual se pro­du­jo por la al­ti­tud en que nos en­con­trá­ba­mos. Sin em­bar­go, en­tre la emo­ción del res­to del gru­po y las ga­nas de te­ner esas fo­to­gra­fías en nues­tro po­der, el plan se man­tu­vo co­mo lo pro­pu­so Bruno. Una vez lle­gan­do al pun­to más al­to don­de aún era po­si­ble arri­bar en ca­mio­ne­ta, nos dis­pu­si­mos a des­car­gar tan­to el equi­po de fo­to­gra­fía co­mo el de ci­clis­mo, así que ca­da quien to­mó sus co­sas y jun­tos em­pren­di­mos el ca­mino al pi­co más al­to. La ca­mi­na­ta nos lle­vó apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra más lu­chan­do con­tra los fuer­tes vien­tos, el frío in­ten­so y, cla­ro, to­do el pe­so que te­nía­mos que em­pu­jar has­ta lle­gar a nues­tro pun­to. A pe­sar de los es­tra­gos, man­tu­vi­mos una ac­ti­tud po­si­ti­va, ex­cep­to An­to­nio, a quien no lo aban­do­na­ba su ma­les­tar, pe­ro co­mo na­da es per­fec­to en es­te ti­po de aven­tu­ras, se­gui­mos ba­jo es­tas du­ras con­di­cio­nes sin de­jar de le­van­tar­le el áni­mo a Duch. A la mi­tad del ca­mino to­ma­mos un cor­to des­can­so pa­ra re­cu­pe­rar ener­gías y so­bre to­do con­tem­plar el her­mo­so pai­sa­je del Ne­va­do, lo cual nos hi­zo re­fle­xio­nar acer­ca de lo pe­que­ños que so­mos en es­te mun­do, y ade­más sen­tir­nos pri­vi­le­gia­dos por con­quis­tar lu­ga­res co­mo és­te so­bre nues­tras bi­ci­cle­tas. Es­tu­vi­mos ahí por 20 mi­nu­tos sin ha­blar, sim­ple­men­te con­tem­plan­do, pe­ro ha­bía que se­guir ade­lan­te, por lo que nos apre­su­ra­mos pa­ra apro­ve­char la luz del atar­de­cer, la cual le­van­ta los co­lo­res del be­llo pai­sa­je y crea una to­ma ideal.

Co­mo acos­tum­bra­mos en nues­tro gru­po, me to­có in­ten­tar des­cen­der pri­me­ro, y pa­só lo que te­mía, sa­lí vo­lan­do por en­ci­ma de la bi­ci­cle­ta. Afor­tu­na­da­men­te no su­ce­dió na­da gra­ve, só­lo sen­tía un frío in­ten­so en las ma­nos, ya que los guan­tes se hu­me­de­cie­ron de­bi­do al con­tac­to con la nie­ve y el gé­li­do vien­to que em­peo­ra­ba la si­tua­ción. Pe­se a to­do me le­van­té rá­pi­da­men­te, subí los po­cos me­tros que ha­bía des­cen­di­do y pro­bé de nue­vo. En es­te se­gun­do in­ten­to su­ce­dió lo mis­mo, y Die­go y yo com­pren­di­mos que esa no era la me­jor op­ción pa­ra no­so­tros y los fo­tó­gra­fos, así que de­ci­di­mos ro­dar por don­de subimos. No­ta­mos que pre­ci­sa­men­te ahí la nie­ve se apre­cia­ba me­jor y no per­ju­di­ca­ba nues­tro ma­ne­jo, por lo que les di­mos luz ver­de a los fo­tó­gra­fos pa­ra gi­rar las cá­ma­ras y apun­tar ha­cia la se­gun­da lí­nea. Ellos mo­vie­ron rá­pi­da­men­te sus equi­pos y en cuan­to es­tu­vie­ron listos co­men­za­mos nues­tro des­cen­so. Fue­ron los 500 me­tros más em­pi­na­dos que ja­más he pa­sa­do so­bre rue­das y, sin du­da, los más res­ba­lo­sos de­bi­do a lo con­ge­la­do que es­ta­ba el sue­lo. Sin em­bar­go, na­da de eso im­por­ta­ba en ese ins­tan­te, el he­cho de es­tar a esa al­tu­ra y dis­fru­tar de lo que po­cos han al­can­za­do, va­lía la pe­na el ries­go. Tan rá­pi­do co­mo un par­pa­deo lle­ga­mos adon­de se en­con­tra­ban An­to­nio y Bruno, emo­cio­na­dos al má­xi­mo por­que ha­bían lo­gra­do cap­tu­rar las tan es­pe­ra­das to­mas. To­do sa­lió co­mo qui­si­mos a pe­sar de las ad­ver­si­da­des que de­bi­mos afron­tar. So­lo fal­ta­ba una co­sa im­por­tan­te, re­gre­sar a la ca­mio­ne­ta an­tes de que ca­ye­ra la no­che. Con pron­ti­tud re­co­gi­mos to­do el equi­po y nos di­ri­gi­mos a la ca­mio­ne­ta, te­nía­mos el tiem­po so­bre los hom­bros y la preo­cu­pa­ción no úni­ca­men­te de la no­che, sino de lo que és­ta con­lle­va. Sa­bía­mos bien que a esas ho­ras el vol­cán no era se­gu­ro, ya que en va­rias oca­sio­nes, gru­pos pe­que­ños de ci­clis­tas in­tré­pi­dos co­mo no­so­tros ha­bían si­do asal­ta­dos jus­to por esa zo­na. La in­cer­ti­dum­bre por sa­ber si es­ta­ría­mos a sal­vo o no era in­des­crip­ti­ble, la emo­ción que co­rría por nues­tras ve­nas ali­ge­ró un po­co el ca­mino has­ta lle­gar al vehícu­lo. Afor­tu­na­da­men­te, arri­ba­mos sa­nos y sal­vos, subimos rá­pi­da­men­te al mis­mo y lue­go to­do fue fe­li­ci­dad, a pe­sar de que tan­to Bruno co­mo An­to­nio se ne­ga­ron a mos­trar­nos las imá­ge­nes. Es­to era ob­vio, por­que co­mo buenos fo­tó­gra­fos nos pi­die­ron pa­cien­cia pa­ra ha­cer una se­lec­ción de su ma­te­rial y com­par­tir pos­te­rior­men­te los mo­men­tos vi­vi­dos. Has­ta la fe­cha, a ve­ces re­cuer­do aquel día, y me vuel­ven a in­va­dir la emo­ción y la adre­na­li­na de es­tar des­cen­dien­do a tal al­tu­ra, so­bre un pe­da­zo de tie­rra que mu­chos creerían im­pen­sa­ble de re­co­rrer arri­ba de una bi­ci­cle­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.