Al es­tar so­bre rue­das siem­pre nos ex­po­ne­mos a su­frir ac­ci­den­tes que for­man par­te del día a día de es­te be­llo de­por­te. Es­to no só­lo nos pa­sa a no­so­tros, sino a nues­tra bi­ci tam­bién. En es­ta sec­ción te da­mos el se­cre­to pa­ra su­pe­rar es­tos per­can­ces de la man

En mu­chas oca­sio­nes los días son gri­ses, te sien­tes co­mo un hu­mano cual­quie­ra y no quie­res ver a na­die. Tal vez sea una exa­ge­ra­ción o con­si­de­res que es­ta com­pa­ra­ción va de­ma­sia­do le­jos, pe­ro si lo has vi­vi­do, sa­bes de lo que ha­bla­mos. La cues­tión es que s

Bike (México) - - Sumario - Tex­to Hait­man Ri­vas / Mike Mal­do­na­do

El la­do os­cu­ro via­ja a tu la­do to­do el tiem­po, te po­ne a prue­ba has­ta en la más mí­ni­ma le­sión, y te cues­tio­na de ma­ne­ra se­ve­ra y sin mi­se­ri­cor­dia

El la­do os­cu­ro de es­te de­por­te cier­ta­men­te exis­te y, si no se su­pera, pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre re­ti­rar­se y de­jar a un la­do el ci­clis­mo. Sin em­bar­go, si lo­gras sa­lir de es­te mo­men­to se­gu­ro se­rás un rider más fuer­te, tan­to en lo fí­si­co co­mo en lo men­tal. ¿Pe­ro qué es el la­do os­cu­ro? ¿Có­mo lle­gas a caer en ese abis­mo don­de mu­chas ve­ces no al­can­zas a ver la sa­li­da, aun cuan­do al pa­re­cer has rea­li­za­do to­do lo po­si­ble? ¿Có­mo lu­char y per­ma­ne­cer ahí, sin que te afec­te al gra­do de re­nun­ciar? Mu­chas ve­ces, la prue­ba más fuer­te es cues­tio­nar­nos lo que ha­ce­mos. ¿Es­tá bien o mal? ¿Es con­tra mi sa­lud o a fa­vor? ¿Tie­nen ra­zón mi ma­má o mis ami­gos? ¿Es­toy ata­can­do mi as­pec­to sa­lu­da­ble? ¿Po­dré ser el mis­mo des­pués de es­to, o me­jor me re­ti­ro? Es­tos y mu­chos otros as­pec­tos se con­vier­ten en esa par­te ne­ga­ti­va, la cual se trans­for­ma en to­do un via­je de po­der pa­ra la ma­yo­ría y, si la con­tro­las bien, re­sul­ta una gra­ta ex­pe­rien­cia pa­ra me­jo­rar co­mo ci­clis­ta. Es­to no lo es to­do, hay otra si­tua­ción que qui­zá sea muy pa­re­ci­da, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te mu­cho peor que la an­te­rior. Me re­fie­ro al mo­men­to que ex­pe­ri­men­ta to­do ci­clis­ta que as­cien­de su ni­vel, y es­to es cuan­do frac­tu­ra­mos nues­tro cua­dro o sus­pen­sión. Es­to es real­men­te un pa­sa­je di­rec­to al la­do os­cu­ro. Rom­per un cua­dro o una sus­pen­sión por lo re­gu­lar cau­sa una gra­ve le­sión, pe­ro si no es el ca­so, es muy pro­ba­ble que apar­te del tiem­po de es­pe­ra, la di­fi­cul­tad de en­con­trar la pie­za o re­cla­mar al­gu­na ga­ran­tía (si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.