De­por­te Al­ter­na­ti­vo

Bike (México) - - Sumario - Por Mike Mal­do­na­do

Mu­chos de no­so­tros dis­fru­ta­mos el ci­clis­mo no só­lo por lo que nos ofre­ce pa­ra es­tar sa­lu­da­bles, sino tam­bién por el he­cho de man­te­ner­nos en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Den­tro de es­ta sec­ción te da­re­mos la me­jor op­ción pa­ra ejer­ci­tar esos múscu­los que ocu­pas pa­ra ro­dar, sin ne­ce­si­dad de en­ce­rrar­te en un gim­na­sio y, so­bre to­do, pre­ser­var la re­la­ción con el me­dio am­bien­te.

CUAN­DO EN­TRE­NA­MOS YA SEA RU­TA O MON­TA­ÑA, UNO DE LOS PRIN­CI­PA­LES FAC­TO­RES QUE NOS HA­CEN SEN­TIR BIEN MIEN­TRAS NOS EJERCITAMOS, Y POR LOS CUA­LES SE­GUI­MOS SIEN­DO CI­CLIS­TAS, ES LA LI­BER­TAD DE NO TE­NER UN RUM­BO FIJO. SIEM­PRE EN­CON­TRA­MOS PAI­SA­JES DI­FE­REN­TES O HA­CE­MOS RU­TAS NUE­VAS. NO MU­CHAS DIS­CI­PLI­NAS TE DAN ESE NI­VEL DE DI­NA­MIS­MO Y LI­BER­TAD. POR OTRO LA­DO, SIEN­DO SIN­CE­ROS, CON UN DE­POR­TE CO­MO ÉS­TE NOS ES DI­FÍ­CIL EX­TRA­ÑAR LOS ES­PA­CIOS EX­TE­RIO­RES, SO­BRE TO­DO CUAN­DO NOS ENCERRAMOS EN UN GIM­NA­SIO.

ES UNA DIS­CI­PLI­NA QUE BRIN­DA MU­CHO DE TO­DO, UNA MO­DA­LI­DAD DEL MON­TA­ÑIS­MO QUE OFRE­CE DI­NA­MIS­MO, LI­BER­TAD Y PAI­SA­JES IN­CREÍ­BLES EN LOS QUE ADE­MÁS DE DIS­FRU­TAR, PON­DRÁS A TRA­BA­JAR MÚSCU­LOS IM­POR­TAN­TES PA­RA EL CI­CLIS­MO.

Es­ca­lar es un de­por­te que te de­ja ir a tu rit­mo, una ac­ti­vi­dad que te da mu­chas de las cua­li­da­des del ci­clis­mo al te­ner un mo­vi­mien­to cons­tan­te. A tra­vés de su­per­fi­cies, pue­des cru­zar mon­ta­ñas mien­tras ha­ces hi­king o, en ca­so de que ten­gas po­co tiem­po, prac­ti­car en la ciu­dad en pa­re­des ar­ti­fi­cia­les, to­do siem­pre en dis­tin­tas di­fi­cul­ta­des se­gún tu ni­vel. Pue­des ha­cer la es­ca­la­da en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des, ya sea al ai­re li­bre o in­door, o ti­pos co­mo la clá­si­ca, li­bre o de­por­ti­va, pa­ra los ex­per­tos o en so­li­ta­rio. Si eres nue­vo de­bes em­pe­zar en ro­có­dro­mos o boul­ders, es­tos es­pa­cios pue­den es­tar al ex­te­rior o in­te­rior y cons­tan de al­tu­ras ba­jas y de po­co pe­li­gro, pro­vo­can­do que una caí­da no sea más que el comienzo de múl­ti­ples in­ten­tos. Tam­bién son idea­les pa­ra ir so­lo o acom­pa­ña­do, cuen­tan con col­cho­nes pa­ra im­pac­to y sue­len ha­ber ins­truc­to­res y equi­po de ren­ta si es un es­ta­ble­ci­mien­to. Si vi­ves en la CDMX en­con­tra­rás mu­ros y boul­ders en di­fe­ren­tes zo­nas pa­ra prac­ti­car­lo. Ha­cer­lo al ai­re li­bre im­pli­ca ma­yor lo­gís­ti­ca y co­no­ci­mien­to del te­ma, ya que se de­be te­ner mu­cho más con­trol y do­mi­nio de las téc­ni­cas. Tam­bién im­pli­ca es­ca­lar en­tre grie­tas, pa­re­des e in­clu­so par­tes in­ter­nas de las ro­cas. Si lo rea­li­zas de­por­ti­va­men­te en­con­tra­rás ru­tas de di­fe­ren­tes ni­ve­les en los al­re­de­do­res de la ciu­dad, apar­te exis­ten las que cuen­tan con an­cla­jes ya ins­ta­la­dos pa­ra la se­gu­ri­dad del es­ca­la­dor, pe­ro no ol­vi­des que hay equi­po ne­ce­sa­rio e in­dis­pen­sa­ble pa­ra desem­pe­ñar es­ta ac­ti­vi­dad. De­pen­dien­do la mo­da­li­dad, usa­rás di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos que van des­de cas­co, cal­za­do y ar­nés, has­ta cuer­das, mos­que­to­nes, dis­po­si­ti­vos de fre­na­do y de fi­ja­ción o an­cla­je. Co­mo de­por­te es muy com­ple­to, ya que se usa to­do el cuer­po. La fle­xi­bi­li­dad es in­dis­pen­sa­ble, apar­te de que se re­quie­re de con­cen­tra­ción y for­ta­le­za men­tal por la cons­tan­te to­ma de de­ci­sio­nes. Sin du­da es una ac­ti­vi­dad con fac­to­res pa­re­ci­dos al ci­clis­mo, que com­ple­men­ta per­fec­ta­men­te la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de los pe­da­lis­tas. El prin­ci­pal me­dio de em­pu­je y

ES­CA­LAR DESA­RRO­LLA MÚSCU­LOS NE­CE­SA­RIOS PA­RA EL CI­CLIS­MO CO­MO ES­PAL­DA, ANTEBRAZOS, BÍCEPS, TRÍCEPS E IN­CLU­SO FUER­ZA EN LOS DE­DOS, LA CUAL ES FUN­DA­MEN­TAL A LA HO­RA DEL FRE­NA­DO. ES­TE DE­POR­TE EXI­GE MU­CHA CON­CEN­TRA­CIÓN Y FOR­TA­LE­ZA MEN­TAL POR LA CONS­TAN­TE TO­MA DE DE­CI­SIO­NES, JUS­TO LO QUE BUS­CA­MOS LOS CI­CLIS­TAS, SO­BRE TO­DO AL COM­PE­TIR.

aguan­te del pe­so es por par­te de las pier­nas y las pan­to­rri­llas, uti­li­zan­do al má­xi­mo los múscu­los gas­troc­ne­mio y só­leo. Los bra­zos sir­ven co­mo aga­rre, guía y equi­li­brio del cuer­po, lo cual po­ne a tra­ba­jar es­pal­da, antebrazos, bíceps, tríceps y has­ta de­dos de la mano, por el cons­tan­te aga­rre al que nos so­me­te­mos car­gan­do nues­tro pro­pio pe­so. Es­to es muy si­mi­lar al de la mano so­bre el ma­nu­brio, cuan­do se to­ma con fuer­za en sec­cio­nes exi­gen­tes que en­con­tra­mos a lo lar­go de las pis­tas, es­pe­cial­men­te de mon­ta­ña, don­de el vi­gor en los antebrazos mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre man­te­ner­nos o no so­bre la dos rue­das y ter­mi­nar los cir­cui­tos a buen rit­mo, sin ne­ce­si­dad de ba­jar­nos de ella. Es­te de­por­te brin­da mu­cho de to­do, es una mo­da­li­dad del mon­ta­ñis­mo que ofre­ce di­na­mis­mo, li­ber­tad y pai­sa­jes in­creí­bles en los que ade­más de dis­fru­tar, pon­drás a tra­ba­jar múscu­los im­por­tan­tes pa­ra el ci­clis­mo y cam­bia­rás la ru­ti­na que acos­tum­bras los fi­nes de se­ma­na por una igual de di­ver­ti­da. Mu­chos de­por­tis­tas hoy en día tam­bién bus­can un po­co de equi­li­brio en sus ac­ti­vi­da­des y la es­ca­la­da lo tie­ne to­do pa­ra que sea un com­ple­men­to de tus ac­ti­vi­da­des fí­si­cas, sin im­por­tar la dis­ci­pli­na que prac­ti­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.