Yo di­go: Lec­cio­nes que se pue­den apren­der de Jo Cox

Los par­la­men­ta­rios de Gran Bre­ta­ña son muy vi­li­pen­dia­dos y el len­gua­je usa­do en el de­ba­te po­lí­ti­co ca­da vez es más áci­do y du­ro.

Bizz - - Índice - POR CO­MI­TÉ EDI­TO­RIAL DEL FI­NAN­CIAL TI­MES

Jo Cox era una jo­ven y va­lien­te tra­ba­ja­do­ra, miem­bro del Par­la­men­to del Reino Uni­do. Su re­cien­te ase­si­na­to ha cons­ter­na­do, con to­da ra­zón, a mi­llo­nes de per­so­nas en Gran Bre­ta­ña y to­do el mun­do. A sus 41 años de edad, ca­sa­da y ma­dre de dos ni­ños pe­que­ños, fue víc­ti­ma de un ac­to de odio sin sen­ti­do. Mu­rió fue­ra de su ofi­ci­na elec­to­ral en Yorks­hi­re, su ciu­dad na­tal, tra­tan­do de tra­ba­jar por la gen­te que la ha­bía ele­gi­do pa­ra la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes. Su muer­te fue un vil asal­to pa­ra la de­mo­cra­cia y el es­ti­lo de vi­da bri­tá­ni­co.

Jo Cox no era una fi­gu­ra muy co­no­ci­da en In­gla­te­rra pe­ro, hoy en día, mu­chos la­men­tan no ha­ber po­di­do conocerla más pro­fun­da­men­te cuan­do es­ta­ba vi­va. Na­ci­da en la re­gión que re­pre­sen­ta­ba era bri­llan­te y ani­mo­sa.

An­tes de en­trar al Par­la­men­to ha­bía ocu­pa­do al­tos car­gos en Ox­fam, una ins­ti­tu­ción que la lle­vó a tra­ba­jar en al­gu­nos de los lu­ga­res más pe­li­gro­sos del mun­do, en­tre ellos Af­ga­nis­tán. Ella hi­zo una in­ce­san­te cam­pa­ña pa­ra me­jo­rar la di­fí­cil si­tua­ción de los re­fu­gia­dos si­rios, un te­ma des­cui­da­do por gran par­te de la cla­se po­lí­ti­ca. Nin­gún país pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de per­der a un di­ri­gen­te po­lí­ti­co de tal pro­yec­ción.

To­da­vía no se sa­be con cer­te­za lo que mo­ti­vó a su pre­sun­to ase­sino. Se di­ce que gri­tó “Gran Bre­ta­ña, pri­me­ro”, an­tes de apu­ña­lar­la y dis­pa­rar­le, lo que ha des­per­ta­do en mu­chos la du­da so­bre su po­si­ble vin­cu­la­ción con un gru­po de ex­tre­ma de­re­cha. Pe­ro nin­gu­na hi­pó­te­sis ha si­do des­car­ta­da por los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad.

Aun­que los ataques a los par­la­men­ta­rios son muy ra­ros en Gran Bre­ta­ña, el país es­tá vi­vien­do un pe­río­do en el que la di­fa­ma­ción de los po­lí­ti­cos elec­tos se ha vuel­to al­go muy co­mún. Des­de el es­cán­da­lo de los gas­tos en 2009, mu­chos vo­tan­tes y gran par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del Reino Uni­do se han mos­tra­do muy pro­cli­ves a des­pe­dir a sus re­pre­sen­tan­tes por co­rrup­tos y los ca­li­fi­can co­mo per­so­nas po­co con­fia­bles e in­tere­sa­das.

La vi­da de Cox se eri­ge co­mo una po­de­ro­sa re­pri­men­da a esa va­ga ge­ne­ra­li­za­ción: abun­dan los par­la­men­ta­rios que tie­nen fuer­tes idea­les, un fir­me com­pro­mi­so con el ser­vi­cio pú­bli­co y una mo­des­ta vi­da pri­va­da. El elec­to­ra­do de­be res­pe­tar­los mu­cho más.

Ca­si to­dos los dipu­tados cum­plen con las reunio­nes se­ma­na­les de sus re­gio­nes sin te­ner pro­tec­ción per­so­nal por lo que aho­ra

“Nin­gún país pue­de per­mi­tir­se el lu­jo de per­der a un di­ri­gen­te po­lí­ti­co de tal pro­yec­ción”.

mu­chos es­tán re­vi­san­do sus me­di­das de se­gu­ri­dad. Es vi­tal que la tra­di­ción de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va se re­afir­me. No pue­de per­mi­tir­se que el com­por­ta­mien­to de un hom­bre en­lo­que­ci­do des­tru­ya el víncu­lo en­tre los par­la­men­ta­rios y sus vo­tan­tes.

Mu­chos se pre­gun­tan si la muer­te de Cox es pro­duc­to de una fa­lla en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de Gran Bre­ta­ña. Du­ran­te mu­cho tiem­po el de­ba­te pú­bli­co en el Reino Uni­do ha si­do más mo­de­ra­do que en los Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro el cre­cien­te do­mi­nio de las re­des so­cia­les con el man­to de ano­ni­ma­to que ofre­cen, es un te­rreno fér­til pa­ra la vi­ru­len­cia de los ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos que con­du­ce a un au­men­to de un len­gua­je vio­len­to y des­tem­pla­do.

Los re­pug­nan­tes ataques a las mu­je­res -es­pe­cial­men­te a las di­ri­gen­tes fe­me­ni­nas- se han vuel­to tan fre­cuen­tes que a me­nu­do no son re­se­ña­dos por los no­ti­cie­ros. Te­ne­mos que mi­rar­nos a no­so­tros mis­mos y ver en qué nos he­mos con­ver­ti­do.

El ase­si­na­to de Jo Cox su­ce­de en los días fi­na­les de la cam­pa­ña del re­fe­rén­dum ciu­da­dano que de­ci­di­rá si Gran Bre­ta­ña aban­do­na­rá la Unión Europea. Se­ría un error es­ta­ble­cer una co­ne­xión en­tre las ac­cio­nes de un hom­bre ar­ma­do y los ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos de te­mas tan po­lé­mi­cos co­mo la in­mi­gra­ción.

Sin em­bar­go, los re­fe­ren­dos po­la­ri­zan la opi­nión pú­bli­ca. Por lo tan­to, a na­die le co­rres­pon­de abor­dar esas cues­tio­nes tan di­fí­ci­les por­que se de­be con­si­de­rar cui­da­do­sa­men­te el len­gua­je en el que se for­mu­lan los ar­gu­men­tos.

El ase­si­na­to de Cox de­be ser un re­cor­da­to­rio de que la de­mo­cra­cia es al­go frá­gil. El via­je de la ci­vi­li­za­ción a la bar­ba­rie es mu­cho más cor­to de lo que mu­chos ima­gi­nan en Oc­ci­den­te.

El año pa­sa­do, en su pri­mer dis­cur­so co­mo miem­bro del Par­la­men­to, Cox de­cla­ró que “es­ta­mos mu­cho más uni­dos y te­ne­mos mu­cho más en co­mún que las co­sas que nos di­vi­den”. Si al­gún apor­te pue­de de­ri­var­se de su muer­te, es que el pú­bli­co bri­tá­ni­co de­be­ría pres­tar­le mu­cha más aten­ción a esas pa­la­bras. ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2016. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Milenio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd. no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.