What’s next: Sa­lim Ismail

Bizz - - Índice - POR MA­TEO AGUILAR

Con to­dos los pro­ble­mas que aque­jan a la Hu­ma­ni­dad, es muy sen­ci­llo en­tre­gar­se al pe­si­mis­mo y pen­sar que sim­ple­men­te no hay so­lu­ción, pe­ro des­de la pers­pec­ti­va del em­pre­sa­rio Sa­lim Ismail, la tec­no­lo­gía es la he­rra­mien­ta que usa­re­mos pa­ra ase­gu­rar nues­tro fu­tu­ro.

Sa­lim Ismail es un em­pren­de­dor, es­tra­te­ga tec­no­ló­gi­co e in­ge­nie­ro de soft­wa­re, en­fo­ca­do en pro­mo­ver el uso de la tec­no­lo­gía pa­ra re­vo­lu­cio­nar la for­ma en que rea­li­za­mos to­das las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas, con el es­tric­to pro­pó­si­to de crear un mun­do me­jor.

Su ca­rre­ra en Si­li­con Valley lo lle­vó a ser Vi­ce­pre­si­den­te del gi­gan­te Yahoo!, en don­de di­ri­gió la in­cu­ba­do­ra de pro­yec­tos de la mar­ca y creó una em­pre­sa de no­ti­cias que se ven­dió a Goo­gle.

Al sa­lir de Yahoo!, Sa­lim fun­dó Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, una ins­ti­tu­ción lo­ca­li­za­da en las ins­ta­la­cio­nes de NA­SA. Es­ta uni­ver­si­dad es un lu­gar pen­sa­do pa­ra el fu­tu­ro, di­se­ña­do pa­ra en­con­trar lí­de­res que bus­quen re­vo­lu­cio­nar el mo­do en que pen­sa­mos y ha­ce­mos las co­sas pa­ra me­jo­rar el por­ve­nir. Sa­lim lo ex­pli­ca de la si­guien­te ma­ne­ra: “Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity se en­fo­ca en en­con­trar lí­de­res que sean los mo­to­res del fu­tu­ro, tan­to de la in­dus­tria co­mo la po­lí­ti­ca, por­que cree­mos que el mun­do tie­ne que cam­biar ra­di­cal­men­te por lo que es­tá pa­san­do”.

Se­gún Sa­lim, el mun­do se que­dó atrás en sus mo­de­los por­que la era di­gi­tal ha trans­for­ma­do la ma­ne­ra en que ope­ra to­do. “Mu­chas ve­ces uso el ejem­plo de la de­mo­cra­cia. In­ven­ta­mos las de­mo­cra­cias re­pre­sen­ta­ti­vas cuan­do la in­for­ma­ción era es­ca­sa. Si es­tás aquí, no sa­bes lo que su­ce­de en Chihuahua y ne­ce­si­tas un re­pre­sen­tan­te que se­pa lo que su­ce­de allá, pe­ro aho­ra te­ne­mos una abundancia de in­for­ma­ción y no ne­ce­si­ta­mos al re­pre­sen­tan­te. ¿Có­mo arre­glas eso? To­das las de­mo­cra­cias es­tán ro­tas y te­ne­mos que rein­ven­tar­las. Es por eso que en Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity en­tre­na­mos nue­vos lí­de­res pa­ra usar tec­no­lo­gía y re­sol­ver gra­ves pro­ble­mas a ni­vel glo­bal”.

Es­te es el pun­to cla­ve de lo que Ismail plan­tea en las char­las que da en uni­ver­si­da­des co­mo el ITAM: el uso de la tec­no­lo­gía y la in­ter­ac­ción de dis­ci­pli­nas es lo que even­tual­men­te re­sol­ve­rá la ma­yo­ría de los pro­ble­mas que el mis­mo hom­bre ha crea­do.

Sa­lim di­ce que la tec­no­lo­gía es la cla­ve del pro­gre­so en la ac­tua­li­dad y en mu­chos ca­sos es lo que le da es­pe­ran­za a la gen­te fren­te a re­tos tan gra­ves co­mo el ca­len­ta­mien­to glo­bal, la es­ca­sez de re­cur­sos, la pro­li­fe­ra­ción de la vio­len­cia, las en­fer­me­da­des, la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, la co­rrup­ción y mu­chos otros pro­ble­mas que pa­re­cen no te­ner so­lu­ción. Sa­lim di­ce que sí tie­nen so­lu­ción y que el pa­so ace­le­ra­do de la cien­cia y la tec­no­lo­gía es lo que los re­sol­ve­rá. Cla­ro es­tá que es­to no su­ce­de­rá de la no­che a la ma­ña­na y hay mu­chos obs­tácu­los que sor­tear.

Da­do que di­chos pro­ble­mas tie­nen su ori­gen en el hom­bre, es lo pri­me­ro que de­be me­jo­rar. El cam­bio tec­no­ló­gi­co em­pie­za en no­so­tros. Los se­res hu­ma­nos he­mos me­jo­ra­do a tra­vés de la tec­no­lo­gía: el ca­so de las va­cu­nas, que han aña­di­do va­rios años a nues­tras vi­das y aho­ra con el uso de smartp­ho­nes que nos ayu­dan a ser más efi­cien­tes y co­mu­ni­car­nos me­jor. Ismail co­men­ta: “Pien­sa en es­to, an­tes, to­da nues­tra me­mo­ria es­ta­ba en nues­tra ca­be­za, aho­ra es­tá en el ce­lu­lar y eso li­be­ra mu­chas neu­ro­nas pa­ra ha­cer otros tra­ba­jos. No­so­tros cree­mos que mien­tras más tec­no­lo­gía usa­mos, más au­men­ta nues­tra Hu­ma­ni­dad, eres más efec­ti­vo co­mo ser hu­mano”.

El si­guien­te pa­so es la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA). Ca­da vez más de­pen­de­mos de las má­qui­nas que pro­ce­san in­for­ma­ción y pien­san pa­ra ayu­dar­nos con un sin­nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des que abar­can des­de vo­lar avio­nes, has­ta es­co­ger qué ver en la tar­de de un do­min­go. Ismail di­ce que eso no es al­go ma­lo sino al con­tra­rio. “No po­dría­mos vo­lar un avión hoy en día sin IA, to­dos nues­tros sis­te­mas de de­tec­ción de frau­de, fre­nos an­ti­blo­queo y mu­cho más de­pen­den de IA. La preo­cu­pa­ción es que al­gún día ten­dre­mos una IA ge­ne­ral, que pien­se por no­so­tros. Aho­ra te­ne­mos a Fa­ce­book pa­ra eso, pe­ro con el tiem­po va­mos a dar­le más con­trol a la IA, pe­ro lo va­mos a ha­cer por­que es me­jor pa­ra no­so­tros y pa­ra el mun­do, por­que nos li­be­ra pa­ra ha­cer otras co­sas y es­ta­mos ex­pan­dien­do la ca­pa­ci­dad hu­ma­na, no rem­pla­zán­do­la”.

Se­gún Ismail la no­ción de que la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial se vuel­va cons­cien­te y tra­te de ata­car­nos es un fac­tor de mie­do que pro­vie­ne más de Hollywood y to­dos los fu­tu­ros dis­tó­pi­cos que ve­mos en pe­lí­cu­las.

Al com­bi­nar el desa­rro­llo hu­mano con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es cuan­do em­pe­za­mos a desatar un uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des que even­tual­men­te re­sol­ve­rán una gran can­ti­dad de pro­ble­mas, en­tre los cua­les po­dría­mos enu­me­rar la de­ge­ne­ra­ción fí­si­ca y la muer­te. En­tre las ex­pec­ta­ti­vas más fan­tás­ti­cas de Ismail es­tá la idea de pro­lon­gar la vi­da una can­ti­dad indefinida de años. “En quin­ce años un chip se­rá del ta­ma­ño de una cé­lu­la, en quin­ce años la ca­pa­ci­dad de cómpu­to de un smartp­ho­ne se­rá del ta­ma­ño de un gló­bu­lo ro­jo y lo po­dre­mos in­ser­tar en nues­tro cuer­po. Nanobots en tu ce­re­bro, que po­drían ha­cer aná­li­sis de tu es­ta­do fí­si­co. Ima­gi­na que tus tres tri­llo­nes de cé­lu­las es­tu­vie­ran re­por­tan­do qué su­ce­de en tu cuer­po: ni­ve­les quí­mi­cos, qué vi­rus te ata­can y al mis­mo tiem­po tu­vie­ras una má­qui­na con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ana­li­zan­do esos da­tos y dan­do ins­truc­cio­nes pa­ra so­lu­cio­nar ca­da de­ta­lle. Eso ten­dría un efec­to pro­fun­do. Hoy en día la ex­pec­ta­ti­va de vi­da es ochen­ta, pe­ro por ca­da año que pa­sa, au­men­ta­mos tres me­ses en pro­me­dio a esa ci­fra”.

En es­te pun­to es don­de se cru­zan una se­rie de dis­ci­pli­nas que pue­den so­lu­cio­nar un asun­to tan crí­ti­co co­mo el de­te­rio­ro fí­si­co. Ismail cree en al­go que po­dría cam­biar a la Hu­ma­ni­dad de ma­ne­ra ra­di­cal. “A tra­vés de la te­ra­pia ge­né­ti­ca, cé­lu­las ma­dre, tras­plan­tes de ór­ga­nos, re­ge­ne­ra­ción de ór­ga­nos, me­jo­res su­ple­men­tos de vi­ta­mi­nas, etc. Cuan­do pue­do ver to­dos los ni­ve­les de en­zi­mas y ad­mi­nis­trar­los a un ni­vel tan exac­to po­dría ex­ten­der mu­cho mi sa­lud. Lle­ga­re­mos a un pun­to de­no­mi­na­do ve­lo­ci­dad de es­ca­pe en el que po­da­mos au­men­tar la ex­pec­ta­ti­va de vi­da más de un año por ca­da año de tiem­po que trans­cu­rre. A par­tir de ese mo­men­to ha­brá gen­te que po­drá vi­vir por una can­ti­dad ar­bi­tra­ria de tiem­po”.

Ese es el ver­da­de­ro po­ten­cial de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y la for­ma en que po­drían cam­biar nues­tro mun­do en so­lo al­gu­nos años. Ismail es un vi­sio­na­rio, pe­ro más que eso es un vi­sio­na­rio in­for­ma­do y to­man­do eso en cuen­ta po­de­mos te­ner la ilu­sión de que la tec­no­lo­gía efec­ti­va­men­te es y se­rá la so­lu­ción a mu­chos de los re­tos que se ave­ci­nan pa­ra la Hu­ma­ni­dad.

EN UN FU­TU­RO LOS NANOBOTS PO­DRÍAN SER INSERTADOS DEN­TRO DEL CUER­PO HU­MANO PA­RA ANA­LI­ZAR TU ES­TA­DO FÍ­SI­CO Y RE­POR­TAR IN­FOR­MA­CIÓN.

SA­LIM ISMAIL, IN­GE­NIE­RO DE SOFT­WA­RE Y AU­TOR DEL LI­BRO “EXPONENTIAL ORGANIZATIONS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.