Yo lo hi­ce: Car­lo An­ce­lot­ti

Bizz - - Índice - POR JANAN GANESH

El nue­vo en­tre­na­dor del Ba­yern Mu­nich ex­pli­ca los se­cre­tos de su éxi­to, las di­fi­cul­ta­des de ma­ne­jar el ego de los ju­ga­do­res y ha­bla so­bre “Quiet Lea­ders­hip”, su nue­vo li­bro.

Es el en­tre­na­dor que los clu­bes de fútbol de Eu­ro­pa con­tra­tan cuan­do quie­ren ga­nar tí­tu­los. Su atuen­do es so­brio, vis­te una cha­que­ta azul ma­rino, ca­mi­sa azul pá­li­do y a sus 56 años es­te ita­liano es lo su­fi­cien­te­men­te fa­mo­so co­mo pa­ra dar­se el lu­jo de es­co­ger su pró­xi­mo tra­ba­jo to­man­do en cuen­ta los res­tau­ran­tes de la ciu­dad.

Es­te ve­rano el Ba­yern Mu­nich se une a la Ju­ven­tus, el Mi­lan, Chel­sea, Pa­ris Saint-ger­main y el Real Ma­drid co­mo el sex­to sú­per club eu­ro­peo que se so­me­te a su li­de­raz­go.

“En la can­cha soy un per­so­na­je tran­qui­lo”, di­ce en voz ba­ja.

“Es de­bi­do a mi fa­mi­lia. Mi pa­dre era tran­qui­lo y nun­ca gri­tó. Nun­ca me dio una pa­ta­da. Mi ma­dre tam­bién. Esa es la ra­zón fun­da­men­tal”.

Re­cien­te­men­te es­cri­bió “Quiet Lea­ders­hip”, un li­bro en el que se des­cri­be co­mo un ge­ren­te que ab­sor­be más de lo que em­pu­ja y a me­nu­do es­tá de acuer­do con las con­clu­sio­nes de sus ju­ga­do­res en vez de im­po­ner su vi­sión. En su opi­nión los lí­de­res de un equi­po son “ele­gi­dos por el gru­po, no por el ge­ren­te o el pre­si­den­te”, y el ho­lan­dés Cla­ren­ce See­dorf fue uno de es­tos lí­de­res na­tu­ra­les en el Mi­lan.

Cuan­do se le pre­gun­ta si tie­ne mal ca­rác­ter en su tra­ba­jo, son­ríe al de­cir: “To­dos los días tie­nes ra­zo­nes pa­ra es­tar enoja­do”, di­ce. “Pe­ro la fe­li­ci­dad no es­tá en el pres­ti­gio sino en el tra­ba­jo, en la re­la­ción con los ju­ga­do­res y el per­so­nal. No me preo­cu­pa lo que pu­bli­can los pe­rió­di­cos”.

En cuan­to al te­ma de los egos ga­lác­ti­cos, ¿có­mo un hom­bre tan tran­qui­lo pue­de im­po­ner su vo­lun­tad? “Hay mo­men­tos en los que se pue­de ser más fle­xi­ble”, ex­pli­ca, “y hay co­sas en las que de­bes ser muy fuer­te. Si los ju­ga­do­res te di­cen ‘Coach, tu­vi­mos una se­ma­na du­ra, ¿po­de­mos le­van­tar­nos una ho­ra más tar­de?’, sue­lo de­cir que es­tá bien. Pe­ro cuan­do ten­go una reunión an­tes del par­ti­do, de­ben lle­gar a tiem­po. En el Chel­sea, tu­vi­mos una reunión a las 10:30 de la ma­ña­na y Di­dier Drog­ba no lle­gó. No sé si era el trá­fi­co o qué pe­ro lle­gó a las 11. Y no ju­gó”.

Lo que a An­ce­lot­ti le fal­ta de fo­go­si­dad, le so­bra en una cor­du­ra muy pro­fun­da. A juz­gar por su li­bro y su per­so­na­li­dad, el li­de­raz­go tran­qui­lo es me­nos una téc­ni­ca y más una dis­po­si­ción, un au­ra. Él en­tre­na igual que co­mo ju­gó de jo­ven, siem­pre pro­por­cio­na ese pun­to fi­jo des­de el cual otros pue­den ha­cer co­sas es­pec­ta­cu­la­res.

La es­cua­dra del Chel­sea en 2010 no era tan di­fe­ren­te a la que se que­dó cor­ta en las tres tem­po­ra­das an­te­rio­res. El ta­len­to es­ta­ba allí y An­ce­lot­ti lo ca­na­li­zó pa­ra lle­gar al triun­fo. Sus crí­ti­cos di­cen que, al igual que Mou­rin­ho, es un ase­sino a suel­do. Lle­ga a los gran­des clu­bes, ga­na los pre­mios de ca­da tem­po­ra­da y se mar­cha sin de­jar hue­lla.

Él no es­tá aso­cia­do con un es­ti­lo de jue­go co­mo Guar­dio­la o con una ca­ma­da de jó­ve­nes lle­nos de gran­de­za, co­mo Klopp en su pa­so por el Bo­rus­sia Dort­mund. Tal vez eso es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir una vi­da iti­ne­ran­te. Ha ido mu­cho más le­jos de los que ja­más se ima­gi­nó por sus raí­ces rús­ti­cas, en la agres­te be­lle­za ita­lia­na de Reg­gio Emi­lia.

La fa­mi­lia An­ce­lot­ti ma­ne­ja­ba la pro­duc­ción de la gran­ja en la que se crió, pe­ro no eran pro­pie­ta­rios, así que se de­di­ca­ban a con­fec­cio­nar gran­des lo­sas de que­so par­me­sano que eran muy fa­mo­sas en su re­gión. La vi­da ru­ral lo de­jó con un pa­la­dar exi­gen­te (tie­ne un ma­pa men­tal de los me­jo­res res­tau­ran­tes ita­lia­nos en Lon­dres, Pa­rís, Vancouver y Ma­drid) y un dia­lec­to di­fí­cil de des­ci­frar has­ta pa­ra sus pro­pios com­pa­trio­tas.

“Fran­cia es di­fí­cil por­que el fútbol no es el de­por­te nú­me­ro uno. Tam­bién tie­nen rugby y ci­clis­mo. Y hay que to­mar en cuen­ta los epi­so­dios de vio­len­cia en el PSG”, di­ce. Pe­se a que de­jó Ita­lia ha­ce sie­te años por el des­or­den y la in­fra­es­truc­tu­ra de­ca­den­te aún re­cuer­da que era la me­jor de Eu­ro­pa en la dé­ca­da de 1990. Y le due­le.

“In­gla­te­rra tie­ne el me­jor am­bien­te, los me­jo­res es­ta­dios y aho­ra, ca­si sin van­da­lis­mo. Cuan­do es­ta­ba con el Chel­sea, fui­mos a ju­gar en Sun­der­land. El au­to­bús no po­día ma­ne­jar to­do el ca­mino has­ta la en­tra­da así que la se­gu­ri­dad del es­ta­dio nos pi­dió que ba­já­ra­mos y ca­mi­ná­ra­mos. Yo no que­ría por­que ha­bía afi­cio­na­dos del Sun­der­land por to­das par­tes pe­ro tu­vi­mos que ha­cer­lo”.

Y son­ríe al ase­gu­rar que to­do sa­lió muy bien: “Fue per­fec­to. Al­gu­nos fans to­ma­ron fotos y no hu­bo nin­gún pro­ble­ma. Nun­ca he re­ci­bi­do un in­sul­to en In­gla­te­rra, nun­ca”. ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2016. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Milenio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd. no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

EL EN­TRE­NA­DOR RE­GRE­SA A LA ES­CE­NA EDI­TO­RIAL CON SU NUE­VO LI­BRO “QUIET LEA­DERS­HIP”.

AN­CE­LOT­TI HA SI­DO EN­TRE­NA­DOR DE EQUI­POS DE MÁ­XI­MO NI­VEL MUN­DIAL CO­MO REAL MA­DRID, PA­RIS SAINT-GER­MAIN, CHEL­SEA, MI­LAN Y JU­VEN­TUS, A PAR­TIR DEL PRI­ME­RO DE JU­LIO EN­TRA­RÁ A DI­RI­GIR EL BA­YERN MU­NICH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.