Le­ga­do: Aa­rón Sáenz

AA­RÓN SÁENZ GAR­ZA

Bizz - - Índice - POR GUS­TA­VO MEN­DO­ZA LE­MUS

Pa­só por los cam­pos de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, ba­jo las ór­de­nes de Álvaro Obre­gón. Ya co­mo go­ber­na­dor de Nue­vo León em­pren­dió el desa­rro­llo de la ciu­dad, co­mo lo ex­pre­san las obras del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio y el An­ti­guo Pa­la­cio Fe­de­ral. Una vi­da lle­na de via­jes y re­pre­sen­ta­cio­nes di­plo­má­ti­cas fue la que tu­vo Aa­rón Sáenz Gar­za.

La lle­ga­da del Si­glo XX pre­veía enor­mes cam­bios pa­ra la so­cie­dad en to­do el mun­do. En Mon­te­rrey, la lle­ga­da de la luz eléc­tri­ca y el sis­te­ma de fe­rro­ca­rril anun­cia­ban las nue­vas no­ti­cias a los po­bla­do­res. Pe­ro en 1891 aún exis­tían las gran­des ha­cien­das. Una de ellas era la de El Mez­qui­tal, hoy den­tro de Apo­da­ca, don­de en una fa­mi­lia de orí­ge­nes ju­díos na­ció Aa­rón Sáenz Gar­za, sien­do el me­nor de sus her­ma­nos Moi­sés y Jo­sué.

Na­cer en una co­mu­ni­dad pres­bi­te­ria­na ubi­ca­da en una le­ja­na ran­che­ría de Mon­te­rrey no le pri­vó a Aa­rón de em­pren­der to­da cla­se de via­jes y ofi­cios: fue re­vo­lu­cio­na­rio por los de­sier­tos so­no­ren­ses, em­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Bra­sil y em­pren­dió la ta­rea de mo­der­ni­zar al es­ta­do que lo vio na­cer.

Su fa­mi­lia fue un ca­so ejem­plar pues uno de su her­ma­nos, Moi­sés, es con­si­de­ra­do co­mo uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de la edu­ca­ción en la re­gión, no en vano se le otor­gó el tí­tu­lo de “Be­ne­mé­ri­to de la Edu­ca­ción”.

SUS AÑOS RE­VO­LU­CIO­NA­RIOS

La Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, lla­ma­da la pri­me­ra gran ges­ta del si­glo XX to­mó al jo­ven Aa­rón en las au­las del Ate­neo Fuen­te de Sal­ti­llo, adon­de lo ha­bía lle­va­do su pa­dre Juan Sáenz Gar­za jun­to con sus her­ma­nos.

Quién di­ría que sus es­tu­dios en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ju­ris­pru­den­cia le apo­ya­rían en un fu­tu­ro pa­ra las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas por las que fue en­via­do a Bra­sil.

Ale­ja­do por com­ple­to del mo­vi­mien­to ar­ma­do, tras el ase­si­na­to de Fran­cis­co Ma­de­ro y Jo­sé Pino Suá­rez la vi­da del jo­ven Aa­rón to­ma un vuel­co al en­tre­vis­tar­se con Ve­nus­tiano Ca­rran­za y ser re­gis­tra­do en el Ejér­ci­to del No­roes­te.

Lo an­te­rior lo re­se­ña el in­ves­ti­ga­dor Pe­dro Sal­me­rón San­gi­nés en su li­bro “Los orí­ge­nes de la dis­ci­pli­na priís­ta: Aa­rón Sáenz en 1929”, edi­ta­do por el ITAM.

Ca­yó bien en el ejér­ci­to que co­man­da­ba el ge­ne­ral Álvaro Obre­gón. Aun­que no se des­ta­có por ser un buen sol­da­do, siem­pre cum­plió las ór­de­nes en­co­men­da­das. Fue gra­cias a es­tas bue­nas no­tas que pron­to fue ele­gi­do co­mo Dipu­tado Fe­de­ral.

Sin em­bar­go su as­cen­den­te ca­rre­ra mi­li­tar fue trun­ca­da por el pro­pio Ca­rran­za, ami­go de su pa­dre en al­gún tiem­po. Pa­ra que no le hi­cie­ra sombra al gran cau­di­llo du­ran­te su eta­pa co­mo Pre­si­den­te, Sáenz Gar­za fue en­via­do a Bra­sil co­mo diplomático me­xi­cano. Di­rían los po­lí­ti­cos: se le en­vió a un des­tie­rro po­lí­ti­co.

ETA­PA EN NUE­VO LEÓN

A su re­gre­so a Mé­xi­co, Sáenz Gar­za fue res­ca­ta­do por su ami­go Álvaro Obre­gón, quien lo ubi­có en un pues­to de im­por­tan­cia en el go­bierno me­xi­cano e in­clu­so lo apo­yó en su can­di­da­tu­ra pa­ra la gu­ber­na­tu­ra del es­ta­do de Nue­vo León, la cual ga­nó en 1927. La vi­da le ten­dría de­pa­ra­da una sor­pre­sa. El 17 de ju­lio de 1928 fue in­vi­ta­do a una gran co­mi­da, que se brin­da­ría en ho­nor a Obre­gón en el res­tau­ran­te La Bom­bi­lla. Ubi­ca­do a la iz­quier­da de su gran ami­go, Sáenz Gar­za se­ría tes­ti­go di­rec­to del ase­si­na­to del ex­pre­si­den­te por Jo­sé de León To­ral. Con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Mar­ga­ri­ta Cou­ret, con quien tu­vo ocho hi­jos y que, con el pa­so del tiem­po, fue­ron los ad­mi­nis­tra­do­res de las di­ver­sas em­pre­sas que desa­rro­lló. En su pe­rio­do al fren­te de Nue­vo León fue con­de­co­ra­do por las gran­des obras rea­li­za­das con la fi­na­li­dad de “mo­der­ni­zar Mon­te­rrey”. La cons­truc­ción de es­cue­las co­mo la “Álvaro Obre­gón” –lla­ma­da así en ho­nor a su gran ami­go re­vo­lu­cio­na­rio- y la Mo­nu­men­tal “Fer­nán­dez de Li­zar­di”; apo­yó la cons­truc­ción del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio y desa­rro­lló el ele­gan­te Pa­la­cio Fe­de­ral, el edi­fi­cio más al­to de la ciu­dad en su tiem­po. Du­ran­te su ges­tión en Nue­vo León, de 1927 a 1931, uno de sus gran­des pro­yec­tos fue la cons­truc­ción del ga­so­duc­to Te­xas-rey­no­sa-mon­te­rrey, sien­do és­ta una de las pri­me­ras ciu­da­des del país con uso de gas do­més­ti­co. La vi­da de Sáenz Gar­za fue lar­ga y prós­pe­ra pues lo­gró vi­vir 92 años. Tu­vo ne­go­cios en los in­ge­nios azu­ca­re­ros y tu­vo in­fluen­cia en em­pre­sas co­mo Me­xi­ca­na de Avia­ción, Se­gu­ros Atlas (des­pués Co­mer­cial Amé­ri­ca) y Ban­ca Con­fía, ne­go­cios en los cua­les es­ta­rían sus hi­jos. Mu­rió en 1983 cuan­do la ma­yo­ría de sus em­pre­sas ya pre­sen­ta­ban pro­ble­mas eco­nó­mi­cos o, bien, em­pe­za­ban a ser com­pra­das por due­ños ex­tran­je­ros. Su obra per­du­ra en la ciu­dad y por ello el Go­bierno de Nue­vo León le de­di­có una es­ta­tua –rea­li­za­da por Cuauh­té­moc Za­mu­dio- ubi­ca­da en una de sus obras cum­bres: el An­ti­guo Pa­la­cio Fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.