Fi­lan­tro­pía: Apor­ta

Bizz - - Ín­di­ce - POR GUS­TA­VO MEN­DO­ZA

La vo­lun­tad de apo­yar no tie­ne lí­mi­tes. Des­de un ni­ño que ne­ce­si­ta un tras­plan­te de ri­ñón has­ta la for­ma­ción de una or­ques­ta ju­ve­nil, to­dos tie­nen lu­gar en la pá­gi­na apor­ta.org. mx la pri­me­ra pla­ta­for­ma de fi­lan­tro­pía di­gi­tal crea­da por un re­gio­mon­tano.

Al in­gre­sar a la pá­gi­na elec­tró­ni­ca www.apor­ta.org.mx el usua­rio se en­cuen­tra con un gran mo­sai­co de ne­ce­si­da­des so­cia­les que re­quie­ren de apo­yo. El crea­dor de es­ta ini­cia­ti­va es el re­gio­mon­tano Al­do Ál­va­rez, quien ini­ció es­te pro­yec­to lue­go de su­frir en car­ne pro­pia la ex­pe­rien­cia de no po­der en­con­trar có­mo ha­cer un do­na­ti­vo eco­nó­mi­co cuan­do la tra­ge­dia se apo­de­ró de Mon­te­rrey, tras el pa­so del hu­ra­cán Álex en el 2010.

Se tra­ta de un pro­yec­to en­fo­ca­do en ca­na­li­zar do­na­ti­vos a ini­cia­ti­vas so­cia­les de to­do ti­po, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra pla­ta­for­ma di­gi­tal de fi­lan­tro­pía.

Pe­ro el es­fuer­zo no so­lo ra­di­ca en es­ta vin­cu­la­ción, sino que ade­más apo­ya a las aso­cia­cio­nes pa­ra que ten­gan vi­si­bi­li­dad en in­ter­net, un ac­to que no siem­pre pue­den lo­grar por sus pro­pios me­dios.

La ini­cia­ti­va es úni­ca en su ti­po en Amé­ri­ca y hoy cuen­ta con más de 500 ins­ti­tu­cio­nes do­na­ta­rias au­to­ri­za­das de to­do el país vin­cu­la­das a Apor­ta.

VÍNCU­LO SO­CIAL, EN LÍ­NEA

Tra­ba­jan­do en Nueva York, Ál­va­rez qui­so rea­li­zar un do­na­ti­vo pa­ra la ciu­dad an­te la si­tua­ción trá­gi­ca que en­fren­ta­ba por la inun­da­ción. No en­con­tró una ma­ne­ra ideal de ha­cer­lo, por lo que de­ci­dió em­pren­der una al­ter­na­ti­va pa­ra apo­yar cau­sas so­cia­les.

Pa­ra ello se aso­ció con Eduar­do Sa­ve­rin, co­fun­da­dor de Fa­ce­book, con la idea de ge­ne­rar un sis­te­ma que per­mi­tie­ra ha­cer más rá­pi­do y fun­cio­nal el in­te­rés ciu­da­dano por apo­yar una cau­sa so­cial a tra­vés de in­ter­net.

“De­ci­di­mos em­pe­zar a desa­rro­llar la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil nun­ca más se tu­vie­ran que preo­cu­par por te­ner una

pá­gi­na de in­ter­net, y que den­tro de Apor­ta tu­vie­ran un es­pa­cio ideal pa­ra re­ca­bar apor­ta­cio­nes”, men­cio­na Al­do Ál­va­rez, quien es­tu­dió en el Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey y en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en Aus­tin.

La pá­gi­na em­pe­zó en fe­bre­ro del 2015 y pron­to se die­ron cuen­ta que era la úni­ca pla­ta­for­ma de fi­lan­tro­pía di­gi­tal, no só­lo en Mé­xi­co sino en Amé­ri­ca La­ti­na.

En Mé­xi­co las aso­cia­cio­nes ci­vi­les to­da­vía en­fren­tan gran­des re­tos en lo re­fe­ren­te a in­ter­net y la tec­no­lo­gía. In­clu­so, mu­chas de ellas no tie­nen los re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos y hu­ma­nos pa­ra dar a co­no­cer sus ac­cio­nes a la co­mu­ni­dad.

La pá­gi­na de www.apor­ta.org.mx em­pe­zó a pu­bli­car pe­ti­cio­nes de ayu­da en­fo­ca­das al te­ma de sa­lud, de in­fra­es­truc­tu­ra e in­clu­so pa­ra la crea­ción de una or­ques­ta. Cam­pa­ñas de re­cau­da­ción, va­can­tes en aso­cia­cio­nes, no­ti­cias, vi­deos o bol­sa de tra­ba­jo, son al­gu­nos de los ser­vi­cios que se ofre­cen.

“Hay gen­te que en­tra a Apor­ta a do­nar, otros a for­mar par­te del vo­lun­ta­ria­do, hay gen­te que bus­ca có­mo en­tre­gar sus do­na­cio­nes en es­pe­cie. Pa­ra mu­chos, la pá­gi­na es don­de pue­den en­con­trar es­pe­ran­za o ayu­da de las ins­ti­tu­cio­nes”, agre­ga Ál­va­rez.

DE SA­LUD, DE­POR­TE Y MÚSICA

Apo­yar a chi­cos que vi­ven en las ca­lles de la Ciu­dad de Mé­xi­co, con­se­guir el tras­plan­te de ri­ñón que tan­to desea Dia­na (una ni­ña de cua­tro años), o ayu­dar a crear una or­ques­ta mu­si­cal en Es­co­be­do, son só­lo al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas con cau­sa que se di­fun­den en la pá­gi­na.

La mis­ma plu­ra­li­dad hay de ins­ti­tu­cio­nes que apo­yan a tra­vés de la pá­gi­na. El si­tio co­men­zó en fe­bre­ro del 2015 y a los po­cos me­ses no con­ta­ba con más de 50 ins­ti­tu­cio­nes do­na­ta­rias. A po­co más de un año, son más de 500 las que se han apo­ya­do en Apor­ta.

Ade­más de ser un víncu­lo, la pá­gi­na ge­ne­ra fa­ci­li­da­des tan­to pa­ra las aso­cia­cio­nes co­mo pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes do­nan­tes. Una ven­ta­ja es la emi­sión de los re­ci­bos pa­ra la de­duc­ción de im­pues­tos, una de las re­vo­lu­cio­nes tam­bién en el te­ma de apo­yo a cau­sas so­cia­les.

“So­mos la úni­ca pla­ta­for­ma, a ni­vel na­cio­nal, que pue­de emi­tir un re­ci­bo tim­bra­do por Ha­cien­da en me­nos de un se­gun­do. En­ton­ces, po­de­mos ce­rrar una transac­ción ban­ca­ria y fis­cal en el instante que un usua­rio quie­ra ha­cer una do­na­ción”, men­cio­nó el di­rec­tor ge­ne­ral de Apor­ta.

Las cau­sas que se pue­den en­con­trar en la pá­gi­na son tan va­ria­das que ha­blan de la ne­ce­si­dad que exis­te en Mé­xi­co. Es­tán las aso­cia­cio­nes que apo­yan a mu­je­res con Cán­cer, o aque­llas quie­nes han su­fri­do de vio­len­cia do­més­ti­ca; las que con­cien­ti­zan pa­ra pre­ve­nir el abu­so a me­no­res o quie­nes bus­can cons­truir una al­ber­ca pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

El ob­je­ti­vo de Apor­ta, se­gún su fun­da­dor Al­do Ál­va­rez, es se­guir apo­yan­do a las aso­cia­cio­nes ci­vi­les pa­ra que ten­gan un es­pa­cio en in­ter­net don­de pue­dan re­cau­dar ma­yo­res do­na­ti­vos gra­cias a las ins­ti­tu­cio­nes, pú­bli­cas o pri­va­das.

AL­DO ÁL­VA­REZ, FUN­DA­DOR Y DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE APOR­TA.

EVEN­TO DE APOR­TA REA­LI­ZA­DO A FI­NA­LES DE 2015 PA­RA HA­CER UNA EN­TRE­GA SIM­BÓ­LI­CA DE CHE­QUES, A LAS INS­TI­TU­CIO­NES BE­NE­FI­CIA­DAS, POR LOS DO­NA­TI­VOS RE­CAU­DA­DOS DES­DE EL POR­TAL.

EL FUN­DA­DOR DE APOR­TA EX­PO­NE TE­MAS DE FI­LAN­TRO­PÍA DI­GI­TAL EN UN EVEN­TO DE LA FUN­DA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.