En­joy

Un nue­vo y ele­gan­te ho­tel atrae a jó­ve­nes hués­pe­des a la ciu­dad de Flai­ne, una vie­ja y ex­clu­si­va es­ta­ción de es­quí en Fran­cia.

Bizz - - Índice - POR TOM ROB­BINS

s una sor­pre­sa en­con­trar a la ciu­dad de Flai­ne, otro­ra so­fis­ti­ca­do des­tino de de­por­tes in­ver­na­les, se­lec­cio­na­da co­mo se­de de la úl­ti­ma aper­tu­ra de Mai­sons et Ho­tels Si­buet, una de las com­pa­ñías ho­te­le­ras más fa­mo­sas de Fran­cia. “Du­ran­te 30 años he­mos di­se­ña­do ho­te­les muy lu­jo­sos, pe­ro hay una nue­va ge­ne­ra­ción pi­dien­do al­go dis­tin­to”, di­ce Jo­cely­ne Si­buet, quien, jun­to a su ma­ri­do, fun­dó la com­pa­ñía en 1981. “Y Flai­ne es­tá en mo­vi­mien­to, evo­lu­cio­nan­do; es co­mo la mo­da, to­do vuel­ve”, ex­pli­ca la em­pre­sa­ria.

De he­cho, la fuer­za im­pul­so­ra de­trás del nue­vo ho­tel de tres es­tre­llas en Flai­ne son los hi­jos de Jo­cely­ne: Ni­co­lás y Ma­rie, que im­pul­sa­ron “une nou­ve­lle vi­sión de l’hô­te­lle­rie” plas­ma­da en ha­bi­ta­cio­nes có­mo­das, sen­ci­llas y ase­qui­bles (la más ba­ra­ta des­de 110€ por no­che), pe­ro con un gran ves­tí­bu­lo, bar y zo­na de res­tau­ran­te pa­ra so­cia­li­zar.

En agos­to, se hi­cie­ron car­go de Si­buet Le To­tem, las ins­ta­la­cio­nes de Flai­ne que fue­ron re­for­ma­das y acon­di­cio­na­das de ma­ne­ra fre­né­ti­ca has­ta po­ner a pun­to las 96 ha­bi­ta­cio­nes. En su re­cien­te no­che de aper­tu­ra, la “vi­sión” pa­re­cía es­tar to­tal­men­te lis­ta con una jo­ven mul­ti­tud, ves­ti­da a la mo­da, que be­bía cóc­te­les en so­fás ba­jos jun­to a la ma­ra­vi­llo­sa chi­me­nea.

El ves­tí­bu­lo no es­tá do­mi­na­do por los mos­tra­do­res de re­cep­ción, sino por la tien­da de al­qui­le­res de ac­ce­so­rios pa­ra es­quiar. Más allá es­tá un sa­lón lar­go de plan­ta abier­ta y el res­tau­ran­te con ven­ta­nas de pi­so a te­cho que dan a los bos­ques y la la­de­ra de la mon­ta­ña.

El mo­bi­lia­rio es de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do con te­ji­dos de la­na colorida que se ins­pi­ran en di­se­ños na­va­jo. Hay jue­gos de ar­ca­de, pi­la­res y mu­ros de hor­mi­gón, al­gu­nas si­llas Was­sily re­cu­bier­tas de cue­ro ne­gro y te­las con mo­ti­vos de na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Los em­plea­dos lle­van jeans y ca­mi­se­tas blan­cas que di­cen “Los es­quia­do­res son me­jo­res aman­tes”.

En lu­gar de un res­tau­ran­te a la car­ta hay un buf­fet noc­turno, que ani­ma a los hués­pe­des a ser­vir­se y mez­clar­se con otras per­so­nas. Aun­que no es muy so­fis­ti­ca­do (sir­ven una de­li­cio­sa ca­zue­la de cer­do con una re­ba­na­da de piz­za al la­do) hay que res­pe­tar su in­que­bran­ta­ble com­pro­mi­so con el con­cep­to.

La edi­fi­ca­ción es­tá pro­te­gi­da co­mo “mo­nu­men­to his­tó­ri­co”, por lo que per­ma­ne­ce inal­te­ra­ble, lis­ta pa­ra ser des­cu­bier­ta por un pú­bli­co nue­vo enamo­ra­do de la es­té­ti­ca re­tro de Mad Men. Las for­mas de dia­man­te den­tro de las fa­cha­das de hor­mi­gón ins­pi­ra­da en Breuer y los mar­cos de las ven­ta­nas crean som­bras que ani­man a los edi­fi­cios mien­tras el sol se mue­ve por el cie­lo.

En los cin­cuen­ta, Éric Bois­son­nas es­co­gió es­te si­tio y ca­si lle­vó a la quie­bra a la em­pre­sa de cons­truc­ción de ca­rre­te­ras por el di­fí­cil ac­ce­so que te­nía el edi­fi­cio, de­bi­do a su ubi­ca­ción ideal, en el fon­do de una al­ta me­se­ta orien­ta­da al nor­te.

El pa­sa­do di­ciem­bre, cuan­do mu­chas es­ta­cio­nes de es­quí al­pino ce­rra­ron de­bi­do a la fal­ta de nie­ve, el 90% de las pis­tas de Flai­ne es­ta­ban abier­tas. En es­ta tem­po­ra­da la nie­ve es de más de dos me­tros de pro­fun­di­dad.

Aho­ra la fa­mi­lia Si­buet se cen­tra en el des­plie­gue de su con­cep­to, ba­jo una nue­va mar­ca lla­ma­da Ter­mi­nal Nei­ge. Apar­te de la es­té­ti­ca, el as­pec­to más in­tere­san­te del plan es su vo­lun­tad de to­mar es­pa­cios no con­ven­cio­na­les lo que con­lle­va un ma­yor ries­go fi­nan­cie­ro.

El si­guien­te pro­yec­to es la am­bi­cio­sa con­ver­sión de una es­ta­ción de te­le­fé­ri­co aban­do­na­da en Avo­riaz, y la re­no­va­ción de un ho­tel del si­glo XIX en la cum­bre del fe­rro­ca­rril de Mon­ten­vers, por en­ci­ma de Cha­mo­nix.

“Que­re­mos te­ner un re­to y ha­cer al­go di­fe­ren­te. Tra­ta­mos de ser pio­ne­ros”, con­clu­ye Jo­cely­ne, la ma­triar­ca del clan Si­buet. ©The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd, 2016. To­dos los de­re­chos re­ser­va­dos. Es­te con­te­ni­do no de­be ser co­pia­do, re­dis­tri­bui­do o mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra al­gu­na. Milenio Dia­rio es el úni­co res­pon­sa­ble por la tra­duc­ción del con­te­ni­do y The Fi­nan­cial Ti­mes Ltd. no acep­ta res­pon­sa­bi­li­da­des por la pre­ci­sión o ca­li­dad de la tra­duc­ción.

EL MO­BI­LIA­RIO ES DE ME­DIA­DOS DEL SI­GLO PA­SA­DO CON TE­JI­DOS DE LA­NA COLORIDA QUE SE INS­PI­RAN EN DI­SE­ÑOS NA­VA­JOS.

LA EDI­FI­CA­CIÓN DEL HO­TEL ES­TÁ PRO­TE­GI­DA CO­MO “MO­NU­MEN­TO HIS­TÓ­RI­CO” DE LA CIU­DAD DE FLAI­NE, Y SE EN­CUEN­TRA UBI­CA­DA EN EL FON­DO DE UNA AL­TA ME­SE­TA ORIEN­TA­DA AL NOR­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.