LA QUÍ­MI­CA FA­MI­LIAR QUE IM­PUL­SA EL MAN­TE­NI­MIEN­TO AU­TO­MO­TRIZ

La em­pre­sa J&J Lu­bri­can­tes na­ció en un al­ma­cén de la co­lo­nia Be­lla Vis­ta, en Mon­te­rrey. A más de 30 años de su fun­da­ción, se ubi­ca co­mo una de las com­pa­ñías quí­mi­cas más im­por­tan­tes del nor­te de Mé­xi­co.

Bizz - - Blueblood - POR PRYSCILLA VAL­DEZ

“La ex­pec­ta­ti­va es que mi hi­jo apren­da del ne­go­cio y me re­ve­le en al­gún mo­men­to. A ve­ces vas des­ace­le­ran­do el pa­so y es bueno que ven­gan jó­ve­nes a re­vo­lu­cio­nar es­to. Veo un fu­tu­ro pro­mi­so­rio”. - FRAN­CIS­CO JA­VIER GON­ZÁ­LEZ ESCAREÑO, DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE J&J LU­BRI­CAN­TES.

Co­men­zar una em­pre­sa des­de ce­ro y man­te­ner­la por más de 30 años no es ta­rea fá­cil; sin em­bar­go, tra­ba­jar en fa­mi­lia se vuel­ve un fac­tor im­por­tan­te pa­ra que la com­pa­ñía crez­ca y lo­gre sus ob­je­ti­vos. Tal es el ca­so del in­ge­nie­ro agró­no­mo Fran­cis­co Ja­vier Gon­zá­lez Escareño, quien fun­dó en 1980 la em­pre­sa J&J Lu­bri­can­tes, y jun­to a su her­mano e hi­jo ha co­lo­ca­do a es­ta com­pa­ñía quí­mi­ca co­mo una de las más im­por­tan­tes del nor­te de Mé­xi­co.

En sus ini­cios só­lo se dedicaba a la ven­ta de fil­tros au­to­mo­tri­ces. Su fun­da­dor vio la de­man­da que ha­bía en el sec­tor de man­te­ni­mien­to au­to­mo­triz y de­ci­dió co­men­zar un ne­go­cio en es­te ru­bro.

“Los re­tos que tu­vi­mos que en­fren­tar al ini­cio fue­ron nues­tros pro­pios mie­dos, na­da más; una vez que se rom­pen, em­pie­zas a ver más cla­ro”, men­cio­na Gon­zá­lez Escareño.

La com­pa­ñía na­ció en una bo­de­ga de la co­lo­nia Be­lla Vis­ta, ba­jo el nom­bre de Co­mer­cia­li­za­do­ra MG. Años des­pués, con el pa­so de su cre­ci­mien­to, se con­vir­tió en un par­que in­dus­trial de apro­xi­ma­da­men­te ocho hec­tá­reas, ubi­ca­do en Sa­li­nas Vic­to­ria, Nue­vo León, con dos na­ves in­dus­tria­les y un es­pa­cio pa­ra el cor­po­ra­ti­vo.

“Em­pe­zó con cin­co em­plea­dos. No te­nía­mos ofi­ci­na, las no­tas las ha­cía­mos en la ban­que­ta, en una tien­da que te­nía una re­pi­sa en la ven­ta­na, ahí ha­cía­mos las re­mi­sio­nes y nues­tra bo­de­ga era prác­ti­ca­men­te el pa­si­llo de una ca­sa, don­de al­ma­ce­ná­ba­mos las co­sas y le po­nía­mos plás­ti­cos arri­ba pa­ra que no se mo­ja­ran con las llu­vias”, re­cuer­da el di­rec­tor ge­ne­ral de J&J Lu­bri­can­tes.

Al com­ple­tar los sie­te años, la em­pre­sa co­men­zó a en­va­sar el pro­duc­to. Los en­va­ses te­nían la mar­ca y un te­lé­fono. Uno de és­tos sa­lió del es­ta­do y por “aza­res del des­tino” lle­gó a San Luis Po­to­sí, don­de al­guien co­no­ció el pro­duc­to y lla­mó a Gon­zá­lez Escareño pa­ra so­li­ci­tar un ca­mión de pro­duc­to.

“El se­ñor vino de San Luis, le sur­ti­mos un ca­mión y an­tes de ir­se nos di­jo: ‘tén­gan­me pre­pa­ra­do otro por­que les voy a com­prar uno men­sual’, y a los 15 días nos lla­mó y nos di­jo: ‘ne­ce­si­to otro ca­mión’ y así em­pe­zó. Esos en­va­ses que se iban dis­tri­bu­yen­do con la mar­ca y el te­lé­fono, nos tra­je­ron más clien­tes”, men­cio­na el eje­cu­ti­vo.

Lue­go de ven­der a otro es­ta­do, las ven­tas se dis­pa­ra­ron un 500%.

El fun­da­dor de J&J Lu­bri­can­tes cuen­ta que el seg­men­to que co­mer­cia­li­za­ban, de acei­te con plas­ti­fi­ca­ción, no exis­tía en el mer­ca­do en ese en­ton­ces, por lo que “crea­mos un seg­men­to de mer­ca­do que no es­ta­ba ex­plo­ta­do”.

Al­go si­mi­lar su­ce­dió a cua­tro años de su ini­cio. Al no­tar que los lu­bri­can­tes te­nían una ma­yor so­li­ci­tud que los fil­tros au­to­mo­tri­ces, co­men­zó la fa­bri­ca­ción de és­tos.

Fue en el año 2000 cuan­do J&J Lu­bri­can­tes ex­pan­dió sus ser­vi­cios de ma­qui­la, con­tan­do aho­ra con cin­co mar­cas pro­pias y otras seis más de mar­cas de re­fac­cio­na­rias y tien­das de au­to­ser­vi­cio co­mo Wal­mart, So­ria­na, HEB, por men­cio­nar al­gu­nas, de­ri­va­das de alian­zas; Gulf Oil Cor­po­ra­tion y Peak son al­gu­nas des­ta­ca­das.

Hoy, la em­pre­sa cuen­ta con 85 em­plea­dos. Pro­du­ce un mi­llón y me­dio de li­tros de acei­te al mes. Dis­tri­bu­ye sus pro­duc­tos en to­da la Re­pú­bli­ca y a par­tes de Centroamérica y de Su­da­mé­ri­ca co­mo Gua­te­ma­la, Sal­va­dor, Ni­ca­ra­gua, Pa­na­má, Centroamérica, Uru­guay, Chi­le, en­tre otros. Y en los úl­ti­mos dos años ha cre­ci­do un 20% anual.

“Se­gui­mos ma­ne­jan­do el lu­bri­can­te co­mo nues­tro prin­ci­pal pro­duc­to. Tam­bién te­ne­mos el an­ti­con­ge­lan­te co­mo el se­gun­do pro­duc­to en im­por­tan­cia; gra­sas au­to­mo­tri­ces, y un pro­duc­to nue­vo he­cho a ba­se de urea y agua que sir­ve pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes de los mo­to­res a die­sel”, in­di­ca Fran­cis­co Ja­vier Gon­zá­lez Escareño.

El tra­ba­jo en equi­po de pa­dre e hi­jo es lo que im­pul­sa ac­tual­men­te a J&J Lu­bri­can­tes.

Fran­cis­co Ja­vier Gon­zá­lez Var­gas, hi­jo del fun­da­dor, se en­car­ga del área de Mer­ca­do­tec­nia de la em­pre­sa, don­de com­bi­na sus co­no­ci­mien­tos de ci­ne y ani­ma­ción di­gi­tal pa­ra crear la ima­gen de la com­pa­ñía.

“Mu­chas ve­ces hay que to­mar fotos aquí en la em­pre­sa, to­mar fotos de los pro­duc­tos, ha­cer al­gu­nos vi­deos, los di­se­ños de las eti­que­tas, cuan­do hay even­tos co­mo ca­rre­ras don­de es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos. Tam­bién es­toy in­vo­lu­cra­do en la pu­bli­ci­dad y di­se­ño de los uni­for­mes”, des­ta­ca Gon­zá­lez Var­gas.

Pa­co, co­mo le lla­man sus fa­mi­lia­res y ami­gos, des­de pe­que­ño ha si­do tes­ti­go del cre­ci­mien­to de J&J Lu­bri­can­tes al ver có­mo el tra­ba­jo de su pa­dre da­ba fru­tos pa­ra con­ver­tir la com­pa­ñía en lo que aho­ra es.

De ni­ño, asis­tía al al­ma­cén de la em­pre­sa ubi­ca­do en la co­lo­nia an­tes men­cio­na­da y con­vi­vía con los tra­ba­ja­do­res.

“Siem­pre re­cuer­do que es­ta­ba tra­ba­jan­do (su pa­pá), yo so­lía ve­nir mu­cho de pe­que­ño, me la pa­sa­ba aquí, ha­bía un pozo de agua y me la pa­sa­ba pes­can­do, iba al al­ma­cén y an­da­ba en­tre las ca­jas. Ve­nía cuan­do ha­cían fies­ta los tra­ba­ja­do­res, en mis va­ca­cio­nes”, des­ta­ca.

El res­pe­to y la ma­ne­ra de es­cu­char a la gen­te pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, es al­go que ha apren­di­do de su pa­dre al tra­ba­jar jun­tos.

Pa­co y su pa­pá aseguran que pa­sar tiem­po en fa­mi­lia es lo que más dis­fru­tan.

En cuan­to al tra­ba­jo, la fir­ma J&J Lu­bri­can­tes bus­ca sa­tis­fa­cer es­te mer­ca­do con la más avan­za­da tec­no­lo­gía, por lo que en los pró­xi­mos me­ses con­ta­rá con una in­ver­sión de $15 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ex­pan­dir­se en Mon­te­rrey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.