Ab­do­men plano es­te ve­rano

Bizz - - Eat - POR MARCELA BORTONI

Si es­tás in­tere­sad@ en un ab­do­men plano, es im­por­tan­te es­tar cons­cien­te de tu di­ges­tión, co­no­ce có­mo es­tá tu sis­te­ma di­ges­ti­vo, con­tes­tan­do es­te test. Eva­cúas re­gu­lar­men­te Tus he­ces son bien for­ma­das Tus he­ces son des­ba­ra­ta­das NTE sien­tes lo su­fi­cien­te­men­te “va­cío” al sa­lir del ba­ño Tie­nes ga­ses in­tes­ti­na­les re­gu­lar­men­te Son muy des­agra­da­bles los ga­ses Tie­nes dis­ten­sión ab­do­mi­nal Tie­nes pro­ble­mas de piel Tie­nes mal alien­to re­gu­lar­men­te Tie­nes co­me­zón en las ore­jas, el ano o el área ge­ni­tal

Si has res­pon­di­do me­nos de cua­tro ve­ces “Sí”, fe­li­ci­da­des, no tie­nes pro­ble­mas de di­ges­tión y tu trán­si­to in­tes­ti­nal es re­gu­lar, por lo tan­to pa­ra te­ner un ab­do­men plano so­lo ne­ce­si­tas con­su­mir me­nos car­bohi­dra­tos.

Si has res­pon­di­do afir­ma­ti­va­men­te más de cua­tro ve­ces tie­nes pro­ble­mas de di­ges­tión y tu trán­si­to es irre­gu­lar, mien­tras no so­lu­cio­nes es­to, nun­ca lo­gra­rás te­ner un ab­do­men plano.

LA SO­LU­CIÓN:

1.- MASTICA LOS ALI­MEN­TOS ya que al mas­ti­car, el ali­men­to se mue­le y se im­preg­na de en­zi­mas co­mo la ami­la­sa y li­pa­sa, en­zi­mas di­ges­ti­vas que son cla­ves pa­ra la ade­cua­da di­ges­tión. La sa­li­va ha­ce que el bo­lo se lu­bri­que y tran­si­te más fá­cil­men­te a tra­vés del tu­bo di­ges­ti­vo; si se mas­ti­can y se tri­tu­ran los ali­men­tos en par­tes más pe­que­ñas, se dis­mi­nu­ye el es­trés pa­ra el sis­te­ma di­ges­ti­vo y se re­du­cen las pro­ba­bi­li­da­des de pa­de­cer re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co. La mas­ti­ca­ción es el pri­mer co­man­do pa­ra to­das las fun­cio­nes di­ges­ti­vas. Mas­ti­car co­rrec­ta­men­te da­rá la se­ñal al pí­lo­ro -un es­fín­ter que co­nec­ta el es­tó­ma­go con el in­tes­ti­no­pa­ra que se re­la­je y per­mi­ta el pa­so de los ali­men­tos, ayu­dan­do al va­cia­mien­to gás­tri­co. Tam­bién se­rá una se­ñal pa­ra que el pán­creas se­cre­te in­su­li­na, la hor­mo­na en­car­ga­da de la co­rrec­ta me­ta­bo­li­za­ción de gra­sas y pro­teí­nas.

2.- Co­mer des­pa­cio tam­bién ga­ran­ti­za la ade­cua­da se­cre­ción de las hor­mo­nas res­pon­sa­bles de pro­du­cir sen­sa­ción de sa­cie­dad, co­mo la lep­ti­na, y ha­rá que só­lo co­ma­mos lo que ne­ce­si­ta­mos.

3.- Be­be al me­nos 2 li­tros de agua al día o de té de in­fu­sión. La fal­ta de lí­qui­do pro­vo­ca len­ti­tud en el trán­si­to in­tes­ti­nal.

4.- Be­be un va­so de agua con una piz­ca de bi­car­bo­na­to de so­dio pu­ro en ayu­nas y una ta­za de TE EASYDETOX; ten­drá un efec­to “ini­cia­dor”.

5.- Haz re­gu­lar­men­te ejer­ci­cio fí­si­co, ca­mi­na­ta de una ho­ra dia­ria o brin­car la cuer­da o tram­po­lín.

6.- Ve al ba­ño to­das las ma­ña­nas (has­ta en los días de fin de se­ma­na) a una ho­ra fi­ja, igual si tie­nes ga­nas o no. Es­to crea­rá una au­to­ma­ti­za­ción. Pon un ban­co ba­jo tus pies e in­clí­na­te ha­cia ade­lan­te. Si con to­das es­tas re­co­men­da­cio­nes no lo­gras eva­cuar dia­ria­men­te, to­ma dos o tres ta­ble­tas de EASYC, fi­bra com­pri­mi­da que ac­ti­va tu me­ta­bo­lis­mo.

Tu es­ti­lo de vi­da es­tá en tus de­ci­sio­nes: Des­can­so (por lo me­nos nue­ve ho­ras de sue­ño), ali­men­ta­ción, ejer­ci­cio y sa­lud emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.