Los pro­gra­ma­do­res aman Gi­tHub y Mi­cro­soft lo sa­be.

○ El soft­wa­re pa­ra pro­gra­ma­do­res ha re­vo­lu­cio­na­do la for­ma de es­cri­bir có­di­go.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

Ah sí, Gi­tHub, ya te co­no­ci­mos bas­tan­te bien en la úl­ti­ma dé­ca­da. Al me­nos los pro­gra­ma­do­res. Pa­ra no­so­tros eres có­mi­ca­men­te inevi­ta­ble, des­de tu mas­co­ta “Oc­to­cat”, has­ta la fal­sa ofi­ci­na oval en tu se­de de San Fran­cis­co, con to­do y su ta­pe­te que pro­cla­ma­ba “Me­ri­to­cra­cia Uni­da de Gi­tHub”. Cla­ro, se ha­bló mu­cho del ta­pe­te cuan­do la gen­te de­ba­tió el con­cep­to de me­ri­to­cra­cia. Y par­te del mo­ti­vo del de­ba­te era la investigación in­ter­na de “re­pre­sa­lia o aco­so se­xual o ba­sa­do en gé­ne­ro” que lle­vó a la re­nun­cia de uno de tus co­fun­da­do­res (tu investigación no ha­lló evi­den­cia pa­ra res­pal­dar las de­man­das, pe­ro sí des­cu­brió “erro­res de jui­cio”). La com­pa­ñía pa­re­ció nor­ma­li­zar­se tras eso, aun­que tam­bién sa­bía­mos que lle­va­bas un ra­to en bus­ca de un nue­vo je­fe. ¡Fe­li­ci­da­des por la com­pra de 7.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res de Mi­cro­soft Corp.!

Pa­ra los ‘ci­vi­les’, pue­de des­con­cer­tar lo que ha­ce Gi­tHub Inc. o por qué va­le tan­to. La cla­ve pa­ra com­pren­der­lo es que git es un soft­wa­re gra­tis y Gi­tHub fa­ci­li­ta el uso de ese soft­wa­re. Git re­gis­tra los cam­bios en sets de ar­chi­vos y su pri­me­ra ver­sión, es­cri­ta por el creador de Li­nux, Li­nus Tor­valds, fue li­be­ra­da en 2005. Git no es pa­ra prin­ci­pian­tes. Es ge­nial pe­ro, re­pe­ti­mos, no es pa­ra al­guien nue­vo en la pro­gra­ma­ción. Gi­tHub lle­gó en 2008 e hi­zo que sea más fá­cil pa­ra gran­des gru­pos de pro­gra­ma­do­res (en cor­po­ra­ti­vos, por ejem­plo) uti­li­zar git. Tie­ne una in­ter­faz bien di­se­ña­da y si no pien­sas que va­le 7.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res, nun­ca has leí­do su ma­nual.

Gi­tHub se subió a la ola de la adop­ción git par a con­ver­tir­se en el re­po­si­to­rio prin­ci­pal pa­ra ar­chi­vos de có­di­go des­cen­tra­li­za­dos. Co­mo re­sul­ta­do, 27 mi­llo­nes de usua­rios man­tie­nen 80 mi­llo­nes de pro­yec­tos en él, al­gu­nos pri­va­dos y ce­rra­dos, otros de có­di­go abier­to, mu­chos aban­do­na­dos lue­go de un fin de se­ma­na de ins­pi­ra­ción. Goo­gle y Fa­ce­book Inc. lo uti­li­zan pa­ra li­be­rar có­di­go, así co­mo Wal­mart Inc. Tu com­pa­ñía qui­zás uti­li­ce Gi­tHub. Es gra­tis, pa­gas pa­ra ob­te­ner más al­ma­ce­na­mien­to y ca­rac­te­rís­ti­cas avan­za­das.

Lo real­men­te im­por­tan­te que ha­ce Gi­tHub se lla­ma “pull re­quest”. Soy pro­gra­ma­dor y mi je­fe di­ce, “Paul, ac­tua­li­za nues­tro com­po­nen­te de lis­ta de con­tac­tos pa­ra que sea com­pla­cien­te a GDPR”. Des­car­gué los cam­bios re­cien­tes de nues­tro có­di­go de lis­ta de con­tac­tos y abrí una nue­va ra­ma lla­ma­da “gdpr”, lue­go me pon­go a tra­ba­jar. Una se­ma­na des­pués, mi có­di­go fun­cio­na. Subí esa ra­ma de nue­vo a Gi­tHub y di unos cuan­tos clics pa­ra pu­bli­car mi “pull re­quest”. Mi equi­po pue­de ver el tra­ba­jo que hi­ce

en som­bras de ver­des (adi­cio­nes) y ro­jas (su­pre­sio­nes). Si les gus­tan mis cam­bios pue­den apro­bar­los y, si to­do sa­le bien, esos cam­bios se fu­sio­na­rán en la ra­ma “mas­ter”. In­clui­do es­tá el bo­tón de des­ha­cer: la ver­sión vie­ja, la ver­sión nue­va y mi ver­sión in­te­ri­na es­tán ahí por si las ne­ce­si­to. Na­da se bo­rra. Si al­go sa­le mal, pue­do re­gre­sar a la ver­sión an­te­rior.

En la era pre­git, ac­tua­li­za­bas el soft­wa­re ca­da año y en­via­bas dis­cos floppy a los clien­tes. Pe­ro si ope­ras una gran pla­ta­for­ma de soft­wa­re, pue­des ac­tua­li­zar tus ser­vi­do­res cons­tan­te­men­te, va­rias ve­ces al día o ca­da 20 mi­nu­tos. Qui­zás ten­gas cien­tos de mi­les de per­so­nas tra­ba­jan­do en cien­tos de ra­mas de có­di­go. Qui­zás ten­gas pro­yec­tos de có­di­go abier­to en don­de apa­re­cen des­co­no­ci­dos y ha­cen cam­bios. ¿Pue­des uti­li­zar el có­di­go de los des­co­no­ci­dos? Cla­ro. ¿Tie­nes que? No. Gi­tHub hi­zo que la com­ple­ja di­ná­mi­ca so­cial al­re­de­dor del desa­rro­llo de soft­wa­re sea más fá­cil de ope­rar y ras­trear.

Así fun­cio­na el có­di­go en 2018. Cien­tos de per­so­nas pue­den tra­ba­jar en un có­di­go o 10 per­so­nas en 100 có­di­gos. Gi­tHub lo ha­ce po­si­ble. No me ima­gino mi vi­da sin él. Si to­das las com­pa­ñías se con­vier­ten en em­pre­sas de soft­wa­re, Gi­tHub es el prin­ci­pal ha­bi­li­ta­dor.

Un as­pec­to muy di­ver­ti­do de la com­pra de Mi­cro­soft de Gi­tHub es que fue anun­cia­da an­tes de la World­wi­de De­ve­lo­pers Con­fe­ren­ce de Ap­ple Inc. (WWDC). Es co­mo cuan­do la Se­ma­na San­ta re­ba­sa a la Pas­cua en Nue­va York. La WWDC, cum­bre sa­gra­da de los ño­ños de Ap­ple­dom, es en don­de anun­cian co­sas co­mo el nue­vo “mo­do noc­turno” del sis­te­ma ope­ra­ti­vo e in­ten­tan con­ven­cer a pro­gra­ma­do­res que el Ap­ple Watch im­por­ta. Pe­ro Gi­tHub es una in­fra­es­truc­tu­ra ño­ña. Enor­mes par­tes de la cul­tu­ra mo­der­na (el soft­wa­re de apren­di­za­je au­to­ma­ti­za­do Ten­so­rF­low de Goo­gle, por ejem­plo, e in­clu­so otros len­gua­jes de pro­gra­ma­ción co­mo Rust de Mo­zi­lla) co­rren en có­di­go ad­mi­nis­tra­do ahí. Mi­cro­soft real­men­te le qui­tó el pro­ta­go­nis­mo al anun­ciar­lo du­ran­te WWDC. Es­tá bien ver al ca­pi­ta­lis­mo de pla­ta­for­ma mundial ju­gar con ese ím­pe­tu.

Gi­tHub tam­bién re­pre­sen­ta el gran bo­tón de des­ha­cer de Mi­cro­soft. Du­ran­te años, la com­pa­ñía ofi­cial­men­te odió el soft­wa­re de có­di­go abier­to. La em­pre­sa era los co­lo­res bri­llan­tes de Steve Ball­mer, su­dan­do su ca­mi­sa y gri­tan­do co­mo vi­kin­go. Pe­ro tras mu­chos años de hu­mi­lla­ción en los cam­pos de investigación, ma­peo y, sobre to­do, mó­vil, al pa­re­cer Mi­cro­soft acep­tó que los no­ven­ta se ha­bían aca­ba­do. Y lle­gó Sat­ya Na­de­lla, a quien no so­lo le gus­ta la poe­sía y tie­ne un ai­re ti­po Oba­ma de im­per­tur­ba­bi­li­dad, tam­bién tie­ne el lu­jo de re­cos­tar­se co­mo un dra­gón sobre el mon­tón de di­ne­ro de la em­pre­sa y com­prar co­sas co­mo Lin­ke­dIn Corp. Mi­cro­soft sa­be que que­mó mu­chas na­ves con su ape­ti­to, por lo que ha ofre­ci­do dis­cul­pas ve­la­das en co­mu­ni­ca­dos de pren­sa. “No pi­do con­fian­za”, es­cri­bió Nat Fried­man, el nue­vo di­rec­tor de Gi­tHub, quien es lí­der de có­di­go abier­to y desa­rro­lla­dor en Mi­cro­soft, en una pá­gi­na web pa­tro­ci­na­da por Gi­tHub cuan­do se anun­ció el acuer­do. “Pe­ro me com­pro­me­to a ga­nár­me­la”.

Git es una de esas co­sas que, en mi ex­pe­rien­cia, a quie­nes les en­can­tan las compu­tado­ras… sim­ple­men­te les fas­ci­na. En una com­pa­ñía mix­ta es un te­ma te­rri­ble, pe­ro con otro ño­ño pue­des ha­blar du­ran­te ho­ras sobre lo que hi­zo git, lo que sig­ni­fi­ca, de dón­de vino y qué feas eran las épo­cas de CVS y Sub­ver­sion (que re­em­pla­zó a CVS) y Mi­cro­soft Vi­sual Sour­ceSa­fe (que fue un cri­men con­tra el soft­wa­re) y có­mo git re­pre­sen­ta una nue­va vi­sión del mun­do.

Cuan­do be­bes y ha­blas de git, la con­ver­sa­ción tien­de a irse a te­rri­to­rios ex­tra­ños. ¡Si tan so­lo to­do fun­cio­na­ra así! ¿Por qué to­da­vía en­via­mos ar­chi­vos por email? ¿Por qué no hay múl­ti­ples ver­sio­nes con ra­mas de to­do? ¿Por qué pre­ten­de­mos que hay una ver­sión ca­nó­ni­ca de to­do? (Por­que te­ne­mos que ga­nar di­ne­ro). Git re­co­no­ce una vie­ja, com­par­ti­da y di­fí­cil de ex­pre­sar ver­dad, que es que el mun­do siem­pre cambia y na­da se ter­mi­na nun­ca.

Siem­pre ha si­do así. Las compu­tado­ras son vo­lá­ti­les pe­ro Mi­cro­soft ama­rró un sis­te­ma ope­ra­ti­vo sobre ellas, pri­me­ro con DOS, lue­go con Win­dows, y mer­can­ti­li­zó ese po­der de pro­ce­sa­mien­to. La web era des­or­de­na­da y flui­da, y Goo­gle fa­ci­li­tó las bús­que­das. La gráfica so­cial es vas­ta, así que Fa­ce­book es­cri­bió una ba­se de da­tos es­pe­cial pa­ra fa­ci­li­tar ver a tus ami­gos. La for­ma en que real­men­te quie­res ga­nar en soft­wa­re es ha­cer al­go abs­trac­to, ra­ro y con­fu­so, lue­go po­ner­le una in­ter­faz que ha­ce que pa­rez­ca la co­sa más nor­mal de la crea­ción.

He te­ni­do fan­ta­sías hue­cas sobre lo que se­ría el mun­do de la tec­no­lo­gía si, en lu­gar de ar­chi­vos, to­dos com­par­tié­ra­mos re­po­si­to­rios y ad­mi­nis­trá­ra­mos nues­tras vi­das en git: pro­yec­tos de li­bros, pro­yec­tos de có­di­go, pro­yec­tos al­ter­nos, bo­ce­tos de ar­tícu­los, to­do. Es tan con­de­na­da­men­te… se­gu­ro. Lle­go a ca­sa, tra­ba­jo en al­go, subo los cam­bios al re­po­si­to­rio mas­ter y lo des­car­go cuan­do me pon­go a tra­ba­jar. Si ne­ce­si­to co­la­bo­rar con al­guien, na­da tie­ne que cam­biar. So­lo les doy ac­ce­so a mis re­po­si­to­rios (re­pos, pa­ra abre­viar). Me ima­gino dan­do re­pos git a mis ni­ños. “Es­tos aho­ra son su­yos. Agre­guen ca­rac­te­rís­ti­cas a ellos co­mo les en­se­ñé”.

Du­ran­te años, me pre­gun­té si Gi­tHub po­dría lo­grar­lo: qui­tar­le lo ra­ro a un git y nor­ma­li­zar­lo pa­ra las ma­sas y así ayu­dar a crear un mun­do post ar­chi­vos. Pe­ro al fi­nal, fue un ser­vi­cio he­cho por desa­rro­lla­do­res pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de otros desa­rro­lla­do­res co­mo ellos. No los cul­po. To­ma­ron al­go muy ra­ro y lo hi­cie­ron su­ma­men­te más útil. Mi­cro­soft tie­ne eso y mi apues­ta es que Gi­tHub de al­gu­na for­ma se­gui­rá vi­vo pa­ra 2048; es una in­dus­tria en la que pue­de pen­sar­se en dé­ca­das. Ba­jo to­da la mer­can­ti­li­za­ción, la ra­re­za se man­tie­ne.

—Paul Ford

El au­tor es di­rec­tor ge­ne­ral de Postlight, una pla­ta­for­ma di­gi­tal, y tien­da de pro­duc­tos en Nue­va York. Es­tá en Twit­ter co­mo @ftrain y su email es paul.ford@postlight.com

Gi­tHub hi­zo la di­ná­mi­ca so­cial del desa­rro­llo de soft­wa­re más fá­cil pa­ra ope­rar y ras­trear

100 90 80

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.