Uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes de la Fed ni si­quie­ra per­te­ne­ce al or­ga­nis­mo.

○ Glenn Hut­chins fi­nan­cia un cen­tro de investigación li­ga­do a la Fed.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Jean­na Smia­lek y Craig To­rres

John Wi­lliams tie­ne ad­mi­ra­do­res en el Cen­tro Hut­chins sobre Po­lí­ti­ca Fis­cal y Mo­ne­ta­ria, del cen­tro de investigación del Ins­ti­tu­to Broo­kings en Was­hing­ton. Cuan­do en mar­zo se fil­tra­ron no­ti­cias de que él era el fa­vo­ri­to pa­ra li­de­rar el Ban­co de la Re­ser­va Fe­de­ral de Nue­va York, el di­rec­tor del gru­po, Da­vid Wes­sel, elo­gió el mo­vi­mien­to. Cuan­do se hi­zo el anun­cio for­mal una se­ma­na des­pués, la ex pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen, afi­lia­da al cen­tro, emi­tió un co­mu­ni­ca­do de pren­sa. Broo­kings pu­bli­có un ar­tícu­lo de­ta­llan­do sus con­tri­bu­cio­nes al ‘think tank’.

El as­cen­so de Wi­lliams de la pre­si­den­cia del dis­tri­to de San Fran­cis­co fue im­por­tan­te pa­ra la Fed, ya que el je­fe en Nue­va York se en­cuen­tra en­tre los ban­que­ros cen­tra­les más po­de­ro­sos del mun­do. Fue un gran mo­men­to pa­ra el Cen­tro Hut­chins, por­que Wi­lliams es el pro­te­gi­do de Ye­llen y fue co­le­ga en la Fed de otro afi­lia­do, el ex­pre­si­den­te Ben Ber­nan­ke. Tam­bién fue re­le­van­te pa­ra Glenn Hut­chins, el fi­nan­cie­ro de ca­pi­tal pri­va­do que lan­zó el cen­tro con una do­na­ción de 10 mi­llo­nes de dó­la­res ha­ce cin­co años. Él fue co­di­rec­tor del co­mi­té de bús­que­da de la Fed de Nue­va York, la cual eli­gió a Wi­lliams.

Al res­pal­dar un re­fu­gio pa­ra los ex­pa­tria­dos de la Re­ser­va Fe­de­ral y guiar al per­so­nal que mol­dea­rá la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, Hut­chins ha ejer­ci­do in­fluen­cia ex­ter­na en el ban­co cen­tral. En me­dio del de­ba­te sobre el pa­pel de la Re­ser­va Fe­de­ral en la eco­no­mía, el cen­tro emer­ge co­mo un lí­der de pen­sa­mien­to. Tam­bién es cri­ti­ca­do por tra­ba­jar or­to­do­xa­men­te co­mo el ban­co. "Broo­kings pro­vee un aná­li­sis he­cho por la Fed de la Fed", di­ce Mic­key Levy, miem­bro del co­mi­té de vi­gi­lan­cia de The Open Mar­ket Sha­dow y eco­no­mis­ta en je­fe de Be­ren­berg Ca­pi­tal Mar­kets en Nue­va York. "La ma­yo­ría de sus aná­li­sis, que son de bue­na ca­li­dad, se ba­san en la su­po­si­ción de que to­do lo que ha he­cho la Fed es co­rrec­to".

Aho­ra, Ber­nan­ke y Ye­llen com­par­ten un pa­si­llo con el ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Fed, Do­nald Kohn. In­clu­so, hay una bro­ma en Broo­kings don­de se di­ce que su área es la de " los an­ti­guos miem­bros del Co­mi­té de Mer­ca­do Abier­to o For­mer Open Mar­ket Co­mit­tee (FOMC)", un chis­te del nom­bre del Co­mi­té Fe­de­ral de Mer­ca­do Abier­to, que es­ta­ble­ce las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias. Ne­llie Liang, ex­di­rec­to­ra de la di­vi­sión de es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de la Jun­ta de la Fed,

es experta del Cen­tro Hut­chins. Loui­se Shei­ner, eco­no­mis­ta de la Fed, es la di­rec­to­ra de po­lí­ti­cas.

Hut­chins no ve el cen­tro co­mo un re­fuer­zo de la Re­ser­va Fe­de­ral. Él lo ve co­mo un fo­ro pa­ra una dis­cu­sión só­li­da y ase­gu­ra que su in­fluen­cia, tan­to en el cen­tro Broo­kings co­mo en la Fed re­gio­nal, es li­mi­ta­da: fue un co­mi­té el que eli­gió a Wi­lliams, él so­lo lo di­ri­gió; tu­vo la idea del Cen­tro Hut­chins y lo fi­nan­ció, pe­ro no to­ma de­ci­sio­nes ni es­ta­ble­ce agen­das de investigación. "Si ha si­do in­flu­yen­te es por­que ha lle­na­do una grie­ta que era ne­ce­sa­ria", di­ce Hut­chins

Ti­ta­nes de ne­go­cios y fi­nan­zas a me­nu­do bus­can va­li­da­ción. Pa­ra al­gu­nos, eso sig­ni­fi­ca una pa­ra­da a la Ca­sa Blan­ca u otra ofi­ci­na. Otros an­he­lan el re­flec­tor de ya­tes y fies­tas. Pe­ro hay una ra­za que bus­ca in­fluir en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Hut­chins, de 62 años, cae en ese cam­po. La fi­lan­tro­pía y el in­te­rés per­so­nal, sin fi­nes de lu­cro, im­pul­san sus com­pro­mi­sos con la Fed, se­gún en­tre­vis­tas con sie­te de sus con­tem­po­rá­neos de Wall Street y eco­no­mis­tas que lo co­no­cen. Ha­bla­ron ba­jo ano­ni­ma­to. Los es­cép­ti­cos di­cen que él pien­sa que siem­pre tie­ne la ra­zón y quie­re que se escuche su voz; ami­gos di­cen que quie­re dar­le un buen uso a sus ideas.

Ro­bert Wolf, fun­da­dor de 32 Ad­vi­sors LLC en Nue­va York y ex­pre­si­den­te de UBS Ame­ri­cas, cae en es­te úl­ti­mo cam­po. "A Glenn le gus­ta ha­blar de eco­no­mía, y le gus­ta ha­blar de po­lí­ti­ca", di­jo. El pro­pio Hut­chins di­jo en 2014 que ha­bía "tomado un in­te­rés po­lí­ti­co real­men­te só­li­do en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas re­la­cio­na­das con el éxi­to em­pre­sa­rial", en un even­to de la re­vis­ta For­tu­ne. "Un pe­que­ño nú­me­ro de no­so­tros de­be ser ca­paz de par­ti­ci­par pro­fun­da­men­te en el pro­ce­so pa­ra guiar el pro­ce­so de for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas de la ma­ne­ra que pro­ba­ble­men­te ge­ne­re el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y cree la me­nor can­ti­dad de fric­ción en el sis­te­ma".

El ca­pi­ta­lis­ta de ries­go no es nue­vo en fi­lan­tro­pía. Hut­chins hi­zo ca­rre­ra en Sil­ver La­ke Part­ners y es co­fun­da­dor de North Is­land, ade­más ocu­pó car­gos pú­bli­cos. Se desem­pe­ñó co­mo vicepresidente de la jun­ta de Broo­kings des­de 2005. Fue ase­sor en la ad­mi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton, do­na a de­mó­cra­tas, jue­ga golf con el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y do­na al Cen­tro Hut­chins de Investigación Afri­ca­na y Afro­ame­ri­ca­na en la Uni­ver­si­dad de Har­vard.

Res­pec­to a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, su do­na­ción fue ge­ne­ro­sa. Más allá de que el cen­tro al­ber­gue pre­si­den­cias an­te­rio­res de la Fed, el ac­tual pre­si­den­te Je­ro­me Powell ha­bló en uno de sus even­tos an­tes de te­ner el pues­to. Wi­lliams en­ca­be­zó un even­to allí po­co an­tes de su pro­mo­ción. Pa­ra una nue­va or­ga­ni­za­ción, el Cen­tro Hut­chins ya tie­ne un gran pres­ti­gio.

El cen­tro pro­vee una sa­li­da ne­ce­sa­ria, en opi­nión de Hut­chins. Tras unir­se a la Fed de Nue­va York en 2011, no­tó que no ha­bía fo­ros en don­de ex­tran­je­ros de los ban­cos cen­tra­les co­no­cie­ran la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. En­ton­ces, cuan­do de­ci­dió ha­cer una do­na­ción a Broo­kings co­mo par­te de una cam­pa­ña de do­na­cio­nes, lo des­ti­nó a un cen­tro de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

A prin­ci­pios de 2013 se to­pó con Da­vid Wes­sel y le con­tó la idea. El edi­tor de eco­no­mía del Wall Street Jour­nal y au­tor del li­bro ‘In Fed We Trust’ se lan­zó a los lí­de­res de Broo­kings co­mo can­di­da­to pa­ra di­ri­gir la ini­cia­ti­va. Wes­sel con­si­guió ser di­rec­tor del Cen­tro Hut­chins y ayu­dó a re­clu­tar a Ber­nan­ke, quien de­ja­ba su car­go de pre­si­den­cia de la Fed en 2014.

La fun­da­ción del cen­tro per­mi­tió que Hut­chins mar­ca­ra el pen­sa­mien­to de la Fed. En 2017, lo con­vir­tió en un ta­tua­je.

Eso le dio la opor­tu­ni­dad de prio­ri­zar cua­li­da­des y exa­mi­nar a los can­di­da­tos en en­tre­vis­tas, aun­que los fi­na­lis­tas de­ci­die­ron ir con la opi­nión del res­to de la jun­ta y el je­fe de la Fed, Powell, quien vo­tó sobre la de­ci­sión fi­nal.

En Wi­lliams, el co­mi­té eli­gió a un eco­no­mis­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral que ha si­do pre­si­den­te de San Fran­cis­co por sie­te años. In­ter­nos de la Fed y eco­no­mis­tas lo aplau­die­ron, mien­tras que ha­bía crí­ti­cas de los de­mó­cra­tas y de gru­pos de de­fen­sa, que pe­dían el nom­bra­mien­to de una mu­jer o de mi­no­ría.

Mien­tras Hut­chins tra­ba­ja­ba en la de­ci­sión, el cen­tro de Broo­kings or­ga­ni­zó una con­fe­ren­cia sobre el fu­tu­ro de la in­fla­ción ob­je­ti­vo del ban­co cen­tral en enero de 2018. El pri­mer te­ma por el que Wi­lliams ha­bía pre­sio­na­do a la Fed pa­ra re­fle­xio­nar. Dos po­lí­ti­cos ha­bla­ron en pa­ne­les, al igual que Ber­nan­ke y el ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro Law­ren­ce Sum­mers.

Ta­les fo­ros pue­den dar va­lio­sas opor­tu­ni­da­des pa­ra el de­ba­te. Tam­bién pue­den ha­cer eco, e in­clu­so re­for­zar, el pen­sa­mien­to es­tán­dar de la Fed, se­gún los crí­ti­cos. "Broo­kings se ha con­ver­ti­do en una pri­sión pa­ra ex­fun­cio­na­rios de la Fed", di­ce Karl Smith, miem­bro del Cen­tro Nis­ka­nen, otro gru­po de ex­per­tos en Was­hing­ton. "Es­tán en el cen­tro del sta­tus quo" pen­san­do en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, di­ce. El li­ber­ta­rio Ca­to Ins­ti­tu­te o el Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics tam­bién se cen­tran en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y tie­nen vo­ces in­flu­yen­tes, pe­ro ca­re­cen de co­ne­xio­nes es­tre­chas den­tro de la Fed.

Wes­sel, quien pa­só tres dé­ca­das tra­ba­jan­do pa­ra Jour­nal y es co­rres­pon­sal co­la­bo­ra­dor, di­ce que es in­jus­to acu­sar a Broo­kings de alen­tar el pen­sa­mien­to gru­pal. "Brin­da­mos un lu­gar pa­ra una con­ver­sa­ción sobre lo que la Fed no pue­de o no quie­re ha­blar", di­jo.

Hut­chins es­pe­ra que los even­tos ha­yan ayu­da­do a mo­ver el de­ba­te de la Fed a la luz, és­tos se trans­mi­ten por In­ter­net, es­tán abier­tos al pú­bli­co y, a me­nu­do, hay se­sio­nes de pre­gun­tas y res­pues­tas en las que los es­pec­ta­do­res en línea pue­den par­ti­ci­par.

El fi­nan­cia­mien­to del Cen­tro Hut­chins se re­no­va­rá es­te año, y el be­ne­fac­tor di­ce que cree que pro­ba­ble­men­te rein­ver­ti­rá. Al pre­gun­tar­le dón­de lo ve en­ca­be­zar, Hut­chins obser­va que es­pe­ra cen­trar­se un po­co más en la po­lí­ti­ca fis­cal, es de­cir, en los im­pues­tos y pre­su­pues­tos con­tro­la­dos por el Con­gre­so, pe­ro que no in­ter­ven­drá. "No se les pue­de de­cir qué ha­cer, es lo su­yo", di­ce. "Soy el do­nan­te, y eso es to­do".

“La ma­yo­ría de sus aná­li­sis, que son de bue­na ca­li­dad, se ba­san en la su­po­si­ción de que to­do lo que ha he­cho la Fed es co­rrec­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.