Las san­cio­nes a Ru­sia no han im­pe­di­do que ob­ten­ga be­ne­fi­cios por el Mundial.

○ Ru­sia es­tá lis­ta pa­ra ga­nar, a me­di­da que fa­lla el boi­cot.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Step­ha­nie Baker y Ja­ke Rud­nitsky

El 19 de ma­yo, el mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so Roman Abra­mo­vich se per­dió la fi­nal de la Co­pa in­gle­sa en el es­ta­dio de Wem­bley en Lon­dres, don­de su equi­po, el Chel­sea, ven­ció al Man­ches­ter Uni­ted. Las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas no re­no­va­ron la vi­sa de Abra­mo­vich, y pa­gó el pre­cio de un en­fria­mien­to pro­fun­do en las re­la­cio­nes con el Krem­lin des­pués del en­ve­ne­na­mien­to de un exes­pía ru­so y su hi­ja en In­gla­te­rra. La pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May ya ha­bía anun­cia­do que nin­gún ministro o di­plo­má­ti­co asis­ti­ría a la Co­pa Mundial de fut­bol que se ce­le­bra en Ru­sia y apun­tar al ru­so más fa­mo­so en tie­rras bri­tá­ni­cas era un si­guien­te pa­so ló­gi­co.

Cuan­do ese país ga­nó su can­di­da­tu­ra pa­ra al­ber­gar el even­to de­por­ti­vo más vis­to del pla­ne­ta ha­ce ocho años, Vla­di­mir Pu­tin de­jó en cla­ro que pre­ten­día que el tor­neo mos­tra­ra lo me­jor de su país. Pe­ro hoy es­tá re­ci­bien­do aten­ción mundial por in­mis­cuir­se en las elec­cio­nes de Oc­ci­den­te, res­pal­dar al bru­tal ré­gi­men si­rio de Bas­har al-As­sad y li­brar una gue­rra no tan en­cu­bier­ta en el es­te de Ucra­nia.

En mar­zo, EU y la Unión Eu­ro­pea ex­pul­sa­ron a más de 100 di­plo­má­ti­cos por el en­ve­ne­na­mien­to del exes­pía Sergei Skri­pal y su hi­ja. Was­hing­ton im­pu­so nue­vas san­cio­nes a los oli­gar­cas ru­sos, al­gu­nos de los cua­les han cons­trui­do o po­seen in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra los par­ti­dos de la Co­pa del Mun­do.

A pe­sar de to­do eso, el pre­si­den­te ru­so pa­re­ce lis­to pa­ra ano­tar­se una vic­to­ria. La línea du­ra bri­tá­ni­ca no ha lo­gra­do en­ten­der­se, y so­lo Is­lan­dia di­jo que sus fun­cio­na­rios se man­ten­drán ale­ja­dos en so­li­da­ri­dad. Al igual que hi­zo con los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de So­chi en 2014, Pu­tin, el lí­der ru­so con más años en el car­go des­de Jo­seph Sta­lin, ha uti­li­za­do el even­to co­mo una ex­cu­sa pa­ra la in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra.

Ru­sia es­tá gas­tan­do unos 11 mil mi­llo­nes de dó­la­res en la Co­pa del Mun­do, no so­lo en es­ta­dios, sino tam­bién en me­jo­ras en ae­ro­puer­tos y trán­si­to en to­do el país. "Es una gran pla­ta­for­ma pa­ra él, y Dios sa­be que le pa­ga­ron lo su­fi­cien­te", di­ce Matt­hew Ro­jansky, di­rec­tor del Ken­nan Ins­ti­tu­te, un gru­po de investigación en Was­hing­ton. "Pa­re­ce­rá tan pre­si­den­cial, ama­ble y di­plo­má­ti­co co­mo pue­da", di­jo.

El tor­neo arran­có el 14 de ju­nio con el par­ti­do en­tre Ru­sia y Ara­bia Sau­di­ta en el Es­ta­dio Luzh­ni­ki de Mos­cú. El di­rec­tor ge­ne­ral de la es­ta­ción de te­le­vi­sión Chan­nel One, Kons­tan­tin Ernst, quien or­ga­ni­zó el es­pec­tácu­lo de pre­sen­ta­ción de So­chi que en­sal­zó la glo­ria de la Ma­dre Ru­sia y pa­só por al­to las par­tes más sór­di­das de su his­to­ria, fue el en­car­ga­do de la aper­tu­ra en el even­to de fut­bol. Des­pués de cul­par a Ru­sia por en­ve­ne­nar a los Skri­pals con un agen­te ner­vio­so lla­ma­do No­vi­chok, la Pri­mer Ministro May di­jo que si bien el equi­po in­glés participaría en la Co­pa Mundial, la fa­mi­lia real y otros fun­cio­na­rios no es­ta­rían allí. Eso ha­rá que sea la pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da que ni el Prín­ci­pe

Wi­lliam, quien es pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Fut­bol in­gle­sa, ni el Prín­ci­pe Harry asis­ti­rán. Y el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, di­jo que pen­sa­ba que Pu­tin dis­fru­ta­ría de la glo­ria de la Co­pa del Mun­do co­mo lo hi­zo Hitler en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1936 en Ber­lín. "Es­ta es una gran vic­to­ria fi­lo­só­fi­ca pa­ra Pu­tin", di­ce Bill Brow­der, fun­da­dor de Her­mi­ta­ge Ca­pi­tal Management, un opo­si­tor a Pu­tin que hi­zo su fortuna in­vir­tien­do en Ru­sia en la dé­ca­da de 1990. "Sa­be que a la ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos le im­por­ta­rá más su fut­bol que la po­lí­ti­ca de Ru­sia". Un club noc­turno en la ciu­dad su­roc­ci­den­tal de Volgogrado, se­de de In­gla­te­rra el 18 de ju­nio con­tra Túnez, es­tá apos­tan­do a eso. El bar Gr­ya­dush­ka di­jo que ofre­ce­ría un cóc­tel lla­ma­do "No­vi­chok", con lo que lla­ma in­gre­dien­tes ul­tra­se­cre­tos, in­clui­dos ex­trac­tos de abe­du­les.

Más de 60 miem­bros del Par­la­men­to Eu­ro­peo fir­ma­ron una car­ta pi­dien­do a los lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea que res­pal­da­ron al Reino Uni­do en el boi­cot de la Co­pa del Mun­do. "Si bien es­ta­mos de acuer­do en que el de­por­te pue­de ayu­dar a cons­truir puentes me­ta­fó­ri­cos, mien­tras Pu­tin es­té ex­plo­tan­do a Si­ria no po­de­mos pre­ten­der que es­te Mundial sea co­mo cual­quier otro even­to de­por­ti­vo im­por­tan­te", se­ña­la­ba la car­ta. No re­ci­bió mu­cha trac­ción, y el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, han in­di­ca­do que asis­ti­rán en ca­so probable de que sus equi­pos avan­cen a las ron­das fi­na­les del tor­neo.

Pu­tin se ha cen­tra­do en ga­ran­ti­zar que los lu­ga­res es­tén pre­pa­ra­dos y ha pro­mo­cio­na­do la im­por­tan­cia de que Ru­sia sea el an­fi­trión del even­to por pri­me­ra vez. Apa­re­ce en un vi­deo pro­mo­cio­nal ha­cien­do un en­ca­be­za­do en el Krem­lin con Gianni In­fan­tino, pre­si­den­te de la FI­FA, or­ga­nis­mo rec­tor del fut­bol mundial y or­ga­ni­za­dor del tor­neo. Pe­ro tam­bién se ge­ne­ró con­tro­ver­sia al in­vi­tar per­so­nal­men­te a Sepp Blat­ter, el ex­je­fe de la FI­FA que fue ex­pul­sa­do del fut­bol du­ran­te seis años des­pués de ha­ber pa­sa­do un es­cán­da­lo de co­rrup­ción.

El por­ta­voz de Pu­tin, Dmitry Pes­kov, des­es­ti­mó cual­quier even­tual boi­cot al even­to. "Lo más im­por­tan­te en la Co­pa del Mun­do no son los fun­cio­na­rios ni los re­pre­sen­tan­tes ofi­cia­les", di­jo a los pe­rio­dis­tas. "Es el jue­go".

Cien­tos de mi­les de ad­mi­ra­do­res de to­do el mun­do lle­gan a 11 ciu­da­des ru­sas, des­de el puer­to bál­ti­co de Kaliningrado has­ta Eka­te­rim­bur­go, al es­te de los mon­tes Ura­les. Se ven­die­ron apro­xi­ma­da­men­te 2.5 mi­llo­nes de bo­le­tos, más de la mi­tad de los cua­les fue­ron com­pra­dos por no ru­sos.

Aun­que EU no ca­li­fi­có pa­ra la com­pe­ten­cia, el go­bierno ru­so di­ce que pro­ba­ble­men­te asis­tan al­re­de­dor de 30 mil es­ta­dou­ni­den­ses, lo que los con­vier­te en el ma­yor con­tin­gen­te ex­tran­je­ro. Y Ru­sia ha sim­pli­fi­ca­do el pro­ce­so de vi­sa, que es nor­mal­men­te com­ple­jo y cos­to­so, al otor­gar a los ti­tu­la­res de bo­le­tos de la Co­pa Mundial "ID Fan", que sir­ven co­mo vi­sas.

Aun­que el even­to ex­pon­drá a los ru­sos a per­so­nas que no se sus­cri­ben a la cos­mo­vi­sión del Krem­lin, tam­bién exis­te el ries­go de pro­ble­mas por par­te de los fa­ná­ti­cos ex­tre­mis­tas co­no­ci­dos co­mo "ul­tras". Los en­fren­ta­mien­tos en­tre afi­cio­na­dos ru­sos e in­gle­ses en Mar­se­lla en el Cam­peo­na­to Eu­ro­peo 2016 de­ja­ron más de 30 le­sio­na­dos.

Y la FI­FA mul­tó a la fe­de­ra­ción ru­sa de fut­bol con 30 mil dó­la­res, des­pués de que los fa­ná­ti­cos hi­cie­ran so­ni­dos de mono y los di­ri­gie­ran a los ju­ga­do­res fran­ce­ses ne­gros du­ran­te un jue­go de mar­zo en San Pe­ters­bur­go.

La se­gu­ri­dad ru­sa ha prohi­bi­do a más de 450 per­so­nas en los par­ti­dos del Mundial de­bi­do a su his­to­rial de cau­sar pro­ble­mas. "Las fuer­zas de se­gu­ri­dad ru­sas ha­rán to­do lo que pue­dan pa­ra evi­tar in­ci­den­tes", di­ce Syl­via Schenk, abo­ga­da ale­ma­na que for­ma par­te de la jun­ta ase­so­ra de la FI­FA pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos. "Ru­sia quie­re una bue­na ima­gen".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.