Sí, los hon­gos po­drían cu­rar el cán­cer

○ Los cien­tí­fi­cos ex­plo­ran da­tos de su se­cuen­cia de ADN pa­ra ha­llar nue­vos medicamentos con­tra la en­fer­me­dad.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA - —Pe­ter An­drey Smith

Mau­reen Hi­llen­me­yer no sa­be exac­ta­men­te qué cre­ce en sus in­cu­ba­do­ras, pe­ro tie­ne es­pe­ran­zas. Las pla­cas rec­tan­gu­la­res en el cuar­to tra­se­ro de He­xa­gon Bio son ca­len­ta­das a 30 gra­dos cen­tí­gra­dos y lle­nas de hon­gos di­fe­ren­tes a cual­quier otro. Los mi­cro­or­ga­nis­mos mi­có­ti­cos han si­do sa­tu­ra­dos cui­da­do­sa­men­te con par­tes de ADN per­so­na­li­za­das que le dan al hon­go co­mún la ca­pa­ci­dad de crear nue­vos com­pues­tos que pue­den po­ten­cial­men­te cu­rar una en­fer­me­dad. “Cuan­do sa­be­mos que es­tá crean­do una mo­lé­cu­la, nos pre­gun­ta­mos, ‘¿es­ta mo­lé­cu­la ha­ce al­go in­tere­san­te a las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas?’”, di­ce Hi­llen­me­yer, cofundadora y di­rec­to­ra ge­ne­ral de He­xa­gon, ba­sa­do en Men­lo Park, Ca­li­for­nia. “Ésa es la ver­da­de­ra prue­ba de cam­po”.

La es­tra­te­gia de la com­pa­ñía pa­ra des­cu­brir me­di­ci­nas es mi­tad in­for­má­ti­ca, mi­tad bio­lo­gía. Un equi­po de cien­tí­fi­cos de da­tos uti­li­za al­go­rit­mos pa­ten­ta­dos pa­ra ex­plo­rar un te­so­ro ex­traí­do de se­cuen­cias de ADN de más de 2 mil es­pe­cies de hon­gos y mus­gos, co­no­ci­do co­mo ge­no­ma fún­gi­co.

He­xa­gon en­ton­ces pro­nos­ti­ca qué ca­de­nas de ADN, o gru­po de ge­nes, son más ca­pa­ces de pro­du­cir ti­pos es­pe­cí­fi­cos de com­pues­tos quí­mi­cos. Si to­do sa­le se­gún el plan, los hon­gos ge­ne­ra­rán unos 100 com­pues­tos que son par­ti­cu­lar­men­te le­ta­les a cier­tos ti­pos de cé­lu­las y pro­teí­nas, lo que los con­vier­te en só­li­dos ci­mien­tos pa­ra nue­vos tra­ta­mien­tos de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas y cán­cer.

Mien­tras Hi­llen­me­yer ca­mi­na por el la­bo­ra­to­rio ad­jun­to, se in­cli­na pa­ra re­vi­sar a An­ton, el ro­bot que ad­mi­nis­tra el ADN lí­qui­do, y no­ta un olor acre, una de las po­cas se­ña­les del pro­ce­so. “Hoy es un po­co olo­ro­so”, di­ce.

El in­ge­nio quí­mi­co de los hon­gos con fre­cuen­cia se ig­no­ra, aun­que ca­si tres cuar­tos de to­dos los an­ti­bió­ti­cos y 49 por cien­to de to­dos los com­pues­tos an­ti­cán­cer apro­ba­dos por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Medicamentos de Es­ta­dos Uni­dos se ori­gi­na­ron con or­ga­nis­mos vi­vos co­mo hon­gos y mus­gos. La pe­ni­ci­li­na y es­ta­ti­nas, que dis­mi­nu­yen el co­les­te­rol, sa­lie­ron del hon­go. Ha­ce 15 años, Hi­llen­me­yer co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar con ellos en Stan­ford. A fi­na­les de 2016, no mu­cho des­pués de que su equi­po des­cu­brie­ra 22 com­pues­tos pro­me­te­do­res, co­fun­dó He­xa­gon con Brian Naugh­ton, que an­tes es­ta­ba en la com­pa­ñía de prue­bas ge­né­ti­cas 23an­dMe Inc., y los bio­quí­mi­cos Co­lin Har­vey y Yi Tang.

Has­ta aho­ra, He­xa­gon ha re­cau­da­do 8 mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­so­res pri­va­dos; y con­tra­ta­rá más bió­lo­gos y cien­tí­fi­cos de da­tos. “Te­ne­mos una es­tra­te­gia compu­tacio­nal que nos per­mi­te iden­ti­fi­car qué ha­ce evo­lu­cio­nar a es­tos com­pues­tos”, di­ce. “Las es­ta­ti­nas, en par­ti­cu­lar, son medicamentos que ha­bría­mos des­cu­bier­to de no ser ya co­no­ci­das”. Aho­ra es­tos ge­ne­ran co­mo 10 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas al año, pe­ro Hi­llen­me­yer bus­ca otra co­sa. “Que­re­mos avan­zar ha­cia un nue­vo es­pa­cio quí­mi­co y es­pa­cio de en­fer­me­dad”, di­ce.

La ex­plo­ra­ción de ge­no­ma ha atraí­do cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sión con­for­me el cos­to de se­cuen­ciar ADN se ha re­du­ci­do y la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar da­tos bio­ló­gi­cos di­gi­ta­li­za­dos ha sur­gi­do, lo que per­mi­te que in­ves­ti­ga­do­res ex­tien­dan su co­no­ci­mien­to de or­ga­nis­mos mi­cros­có­pi­cos que vi­ven ca­si en cual­quier par­te del pla­ne­ta: en la tie­rra, es­pon­jas de mar y tri­pas hu­ma­nas. Aun­que los es­fuer­zos pre­vios no lo­gra­ron pro­du­cir me­di­ci­nas co­mer­cial­men­te via­bles, por el cos­to de cul­ti­vo y la es­ca­sez de da­tos ge­nó­mi­cos, la ge­ne­ra­ción de star­tups de He­xa­gon es­tá lis­ta pa­ra be­ne­fi­ciar­se de los avan­ces en bio­lo­gía mo­le­cu­lar y soft­wa­re compu­tacio­nal.

“Las co­sas se ace­le­ran mu­chí­si­mo”, di­ce Da­vid Mead, co­fun­da­dor de Va­ri­gen Bios­cien­ces Corp., una star­tup en Wis­con­sin que tam­bién desa­rro­lla tec­no­lo­gía es­pe­cia­li­za­da pa­ra ex­plo­rar mi­cro­bios pa­ra nue­vos medicamentos. Los bió­lo­gos aho­ra co­rren ex­pe­ri­men­tos en días cuan­do an­tes tar­da­ban años. “Big Phar­ma in­ten­tó es­to del ADN ha­ce 10 años y no sa­lió muy bien, por­que las he­rra­mien­tas no es­ta­ban lis­tas y se die­ron por ven­ci­dos”, di­ce Mead. “Con suer­te, re­gre­sa­rán y co­men­za­rán a no­tar es­tas co­sas con la si­guien­te ge­ne­ra­ción de he­rra­mien­tas”.

En ma­yo, Lo­do The­ra­peu­tics Corp. lo­gró un acuer­do de ex­plo­ra­ción ge­nó­mi­ca con la uni­dad Ro­che Hol­ding AG pa­ra has­ta 969 mi­llo­nes de dó­la­res. En enero Pfi­zer Inc. in­vir­tió 162 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ex­plo­rar mi­cro­bios con Adapsyn Bios­cien­ce Inc. de Ha­mil­ton, On­ta­rio. La star­tup Li­feMi­ne

The­ra­peu­tics Inc., en Cam­brid­ge, Mas­sa­chu­setts, reunió 55 mi­llo­nes en ca­pi­tal de ries­go. A pe­sar del di­ne­ro, la ex­plo­ra­ción de ge­nes no cu­ra­rá to­do en la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, di­ce Terry Roe­mer, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Pro­kar­yo­tics Inc. Una vez que un com­pues­to ha de­mos­tra­do te­ner las pro­pie­da­des ade­cua­das, la com­pa­ñía aún se en­fren­ta a va­rios obs­tácu­los, re­gu­la­to­rios y de otro ti­po, pa­ra con­ver­tir­lo en un me­di­ca­men­to que sal­ve vi­das, di­ce Roe­mer, cu­yo ne­go­cio ba­sa­do en New Jer­sey uti­li­za he­rra­mien­tas ge­nó­mi­cas pa­ra es­tu­diar pa­tó­ge­nos hu­ma­nos y desa­rro­llar medicamentos con­tra la en­fer­me­dad.

Esos obs­tácu­los ha­cen que He­xa­gon bus­que otras for­mas pa­ra so­bre­sa­lir de la com­pe­ten­cia. Jun­to con la se­cuen­cia­ción del ADN y ope­ra­cio­nes au­to­ma­ti­za­das, tam­bién uti­li­za nue­va tec­no­lo­gía que aba­ra­ta y fa­ci­li­ta sin­te­ti­zar una co­pia fí­si­ca de ADN. He­xa­gon bá­si­ca­men­te des­car­ga e im­pri­me co­pias de gru­pos de ge­nes en lu­gar de tra­ba­jo­sa­men­te clo­nar esos ADN del hon­go sil­ves­tre. Una vez que el equi­po de da­tos se­lec­cio­na un set de ge­nes, la com­pa­ñía en­vía una or­den a un ven­de­dor de ADN co­mer­cial que im­pri­me ca­de­nas per­so­na­li­za­das. Al in­te­rior de la ofi­ci­na de He­xa­gon, Bran­don Burr, ingeniero de soft­wa­re, de­mues­tra có­mo pue­de re­di­se­ñar un hon­go con un bo­tón. “So­lo arras­tro y de­jo caer ge­nes”, di­ce. El re­me­dio pue­de es­tar a un clic de dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.