○ La po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria del pre­si­den­te Trump es da­ñi­na y no re­suel­ve los pro­ble­mas de fon­do en la fron­te­ra.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

○ Las se­pa­ra­cio­nes de fa­mi­lias mi­gran­tes y la de­ten­ción de me­no­res de edad fue una de­ci­sión po­lí­ti­ca que ja­más de­bió ver la luz . Las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Do­nald Trump en la fron­te­ra sur de Es­ta­dos Uni­dos son crue­les e in­ne­ce­sa­rias. Es­to es am­plia­men­te re­co­no­ci­do: mu­chos re­pu­bli­ca­nos se opu­sie­ron fuer­te­men­te y du­ran­te va­rios días a las me­di­das im­ple­men­ta­das por el man­da­ta­rio. Se re­qui­rió de esas vo­ces y las de la opo­si­ción pa­ra lla­mar la aten­ción del pre­si­den­te y mo­di­fi­car el ca­mino.

Las ci­fras no jus­ti­fi­can la po­lí­ti­ca ex­cep­cio­nal­men­te du­ra adop­ta­da en abril. Al con­tra­rio de lo que afir­man el pre­si­den­te y sus par­ti­da­rios, las fron­te­ras de Es­ta­dos Uni­dos no es­tán sien­do in­va­di­das. Las aprehen­sio­nes y de­ne­ga­cio­nes de ad­mi­sión en la fron­te­ra su­roc­ci­den­tal en lo que va del año es­tán a la par con el pro­me­dio has­ta la fe­cha pa­ra

el pe­rio­do de 2012 a 2017. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 2000, las aprehen­sio­nes eran cin­co ve­ces más al­tas.

El nue­vo en­fo­que re­que­ría el arres­to de to­das las per­so­nas que cru­cen la fron­te­ra ile­gal­men­te pa­ra ser en­car­ce­la­dos y en­jui­cia­dos pe­nal­men­te, en lu­gar de ser re­cha­za­dos y de­por­ta­dos a sus paí­ses de ori­gen de in­me­dia­to. Es­to, a su vez, tie­ne con­se­cuen­cias desas­tro­sas pa­ra las fa­mi­lias que ha­cen el in­ten­to de lle­gar a ese país. Los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses han dic­ta­mi­na­do que los ni­ños de­te­ni­dos de­ben alo­jar­se en el en­torno “me­nos res­tric­ti­vo” o ser li­be­ra­dos tan pron­to co­mo sea po­si­ble a fa­mi­lia­res o tu­to­res, por lo que la nue­va po­lí­ti­ca y los man­da­tos es­ti­pu­lan que los ni­ños sean se­pa­ra­dos de sus pa­dres.

Le­jos de la­men­tar es­to, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump pa­re­cía ver­lo co­mo al­go bueno, por­que di­sua­de a otros de in­ten­tar el cru­ce. Sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po, el pre­si­den­te cul­pó a los de­mó­cra­tas de la con­tro­ver­sia que se ha ge­ne­ra­do y ha tra­ta­do de uti­li­zar la di­fí­cil si­tua­ción de las jóvenes víc­ti­mas de la po­lí­ti­ca pa­ra lo­grar que el Con­gre­so apo­ye un mu­ro fron­te­ri­zo y re­cor­tes en las ad­mi­sio­nes de la in­mi­gra­ción le­gal.

La po­lí­ti­ca no so­lo es­tá mal en sí mis­ma; per­sis­tir con me­di­das de ese es­ti­lo so­lo ha­rá que sea di­fí­cil al­can­zar un acuer­do sen­sa­to sobre la in­mi­gra­ción. Las le­yes de ac­ce­so de Es­ta­dos Uni­dos ne­ce­si­tan una re­for­ma, y la fron­te­ra sur de­be ser más se­gu­ra. Am­bos ob­je­ti­vos re­quie­ren le­gis­la­ción y eso exi­ge coope­ra­ción.

La cau­sa de una me­jor po­lí­ti­ca y la repu­tación de Es­ta­dos Uni­dos es­tán sien­do fuer­te­men­te gol­pea­das por la cruel­dad de­li­be­ra­da di­ri­gi­da a ni­ños inocen­tes. Es­ta es­tra­te­gia de­plo­ra­ble de­bió ter­mi­nar pron­to. Trump la co­men­zó y él po­día de­te­ner­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.