El 1 de ju­lio, mi­llo­nes de me­xi­ca­nos ele­gi­rán un nue­vo pre­si­den­te. ¿Có­mo es el elec­to­ra­do que to­ma­rá la de­ci­sión?

La elec­ción pre­si­den­cial se­rá un even­to de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas, en la que acu­di­rán a las ur­nas ca­si 90 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos. ¿En dón­de es­tán esos vo­tan­tes? ¿Có­mo se lla­man? ¿Qué pien­san?

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Gon­za­lo So­to Ilus­tra­cio­nes Os­car Cas­tro

El pró­xi­mo 1 de ju­lio que na­die se sor­pren­da si en la fi­la pa­ra vo­tar se to­pa con Juan Her­nán­dez. O con cual­quier Her­nán­dez. Unas 7 mi­llo­nes 139 mil 844 per­so­nas con ese ape­lli­do, pa­terno, ma­terno o am­bos, votarán en la jor­na­da elec­to­ral más gran­de en la his­to­ria del país.

Uno de esos Juan Her­nán­dez es abo­ga­do, tie­ne 34 años y muy po­cas ilu­sio­nes en una elec­ción que mu­chos le ase­gu­ran de­fi­ni­rá, pro­ba­ble­men­te pa­ra siem­pre, el fu­tu­ro del país y el su­yo. Él no es tan fa­ta­lis­ta, en­tien­de que la vo­ta­ción se­rá im­por­tan­te pe­ro per­dió su fe en el go­bierno y en los ser­vi­do­res pú­bli­cos ha­ce ya mu­chos años. “No me pe­sa de­cir­lo, yo sí soy de esos que di­cen que to­dos son igua­les, que a los po­lí­ti­cos no les im­por­ta­mos y so­lo ven por ellos mis­mos”, ase­gu­ra en en­tre­vis­ta. “Con eso no quie­ro de­cir que no va­ya a vo­tar o que no me in­tere­sen los re­sul­ta­dos de la elec­ción”.

Es­te Juan Her­nán­dez en par­ti­cu­lar to­da­vía no tie­ne cla­ro su vo­to. Es­tá con­ven­ci­do que uno de los can­di­da­tos no le

agra­da ‘ni tan­ti­to’ de­bi­do al par­ti­do que lo aban­de­ra, otro le pa­re­ce de­ma­sia­do fal­so y sin ‘sus­tan­cia’ pa­ra ser un buen pre­si­den­te, mien­tras que el otro le ge­ne­ra sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos de­bi­do a que con­si­de­ra que sus ac­cio­nes no van con to­do el dis­cur­so que pre­go­na. El otro can­di­da­to sim­ple­men­te le arran­ca al­gu­nas ri­sas por sus co­men­ta­rios, pe­ro po­co más. En reali­dad, su vo­to lo de­fi­ni­rá, al igual que mu­chos otros en su si­tua­ción, el mis­mo día de la elec­ción, cuan­do se en­fren­te a la bo­le­ta lim­pia en su ca­si­lla de la de­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go, en la Ciu­dad de Mé­xi­co.

“Lo que quie­ro, la ver­dad, es que ya se aca­be to­do es­to”, men­cio­na en­tre ri­sas. “Quie­ro en­trar a mi Fa­ce­book y que na­die es­té pu­bli­can­do co­sas de un can­di­da­to o de otro, que no se es­té pe­lean­do la gen­te por al­guien que ni los va a pe­lar cuan­do lle­gue al po­der”.

La elec­ción de es­te año no es la pri­me­ra en la que hay men­sa­jes di­vi­si­vos, no­ti­cias fal­sas y dis­cu­sio­nes en reunio­nes fa­mi­lia­res y con ami­gos, pe­ro el rol de las re­des so­cia­les y su pe­ne­tra­ción en la so­cie­dad sí han am­pli­fi­ca­do el pro­ble­ma.

“Las re­des so­cia­les han ge­ne­ra­do is­las de dis­cu­sión, gru­pos de per­so­nas que pien­san igual y es­cu­chan las mis­mas ideas día y no­che que ge­ne­ran fa­na­tis­mos”, ase­gu­ró Luis Car­los Ugalde, di­rec­tor ge­ne­ral de In­te­gra­lia. “Mu­cha gen­te se ha ex­clui­do de la dis­cu­sión en las re­des por te­mor a ser agre­di­dos”.

Ugalde, quien en­ca­be­zó el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral Elec­to­ral (IFE) en los co­mi­cios de 2006, ase­gu­ra que co­mo so­cie­dad he­mos ido per­dien­do la ca­pa­ci­dad de dia­lo­gar co­lec­ti­va­men­te y eso ha per­mi­ti­do que el ‘rui­do’ de las re­des so­cia­les en­fren­te más a la gen­te y ha­ga que deseen que el pro­ce­so elec­to­ral, que de­be­ría ser un mo­men­to de re­fle­xión y aná­li­sis pa­ra de­ci­dir el fu­tu­ro del país, ter­mi­ne pron­to. “Se han ge­ne­ra­do fa­na­tis­mos e ig­no­ran­cia”, apun­tó el es­pe­cia­lis­ta. “Las re­des no ayu­dan a cam­biar esa per­cep­ción y tam­po­co en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se tra­ba­ja pa­ra des­tra­bar la dis­cu­sión”.

Pa­ra los mi­llo­nes de in­de­ci­sos en el país, es­ta si­tua­ción se con­vier­te en un fac­tor abru­ma­dor, sobre to­do a la luz del ta­ma­ño de la elec­ción.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE) lo ha re­pe­ti­do una y otra vez: el do­min­go de la jor­na­da elec­to­ral po­co más de 89 mi­llo­nes 393 mil ciu­da­da­nos me­xi­ca­nos ele­gi­rán un nue­vo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, 500 diputados fe­de­ra­les y 128 se­na­do­res. Ade­más, en nue­ve en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas votarán por un nue­vo go­ber­na­dor. En­tre co­mi­cios locales y fe­de­ra­les, hay 3 mil 326 car­gos de elec­ción po­pu­lar en jue­go, que se­rán de­fi­ni­dos en las 520 mi­llo­nes de bo­le­tas que se han im­pre­so y se­rán re­par­ti­das en las 156 mil ca­si­llas que ha­brá en to­dos los rin­co­nes del país.

Mé­xi­co se ha acos­tum­bra­do a vo­tar. Po­der acu­dir a las ur­nas ca­da tres años se ha con­ver­ti­do en un pro­ce­so más o me­nos ru­ti­na­rio, eso no ha cam­bia­do, por lo me­nos des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de los no­ven­ta; los que sí son otros son los elec­to­res y sus in­quie­tu­des. Por ejem­plo, en es­ta elec­ción la ma­yo­ría de los vo­tan­tes que po­drán ir a la ca­si­lla son mu­je­res, en to­tal, 46 mi­llo­nes 209 mil 837 que es­tán da­das de al­ta en la lis­ta no­mi­nal del INE. El grue­so de los vo­tan­tes, po­co más de 22 mi­llo­nes, tie­nen en­tre 20 y 29 años, mien­tras un mi­llón 799 mil más tie­nen la edad mí­ni­ma de 18 años pa­ra po­der par­ti­ci­par en sus pri­me­ros co­mi­cios.

Des­de lue­go, la ma­yor par­te de los vo­tan­tes es­tán en el cen­tro del país. Más de 11 mi­llo­nes en el Es­ta­do de Mé­xi­co y otros 7 mi­llo­nes más en la ca­pi­tal se­rán de­ter­mi­nan­tes pa­ra ele­gir al pró­xi­mo pre­si­den­te de la na­ción. Los elec­to­res en Mé­xi­co tam­bién tie­nen sus prio­ri­da­des más o me­nos cla­ras: de acuer­do con di­ver­sas en­cues­tas le­van­ta­das du­ran­te el pro­ce­so de cam­pa­ñas, hay al me­nos cua­tro ejes en los que los elec­to­res coin­ci­den se de­be po­ner el fo­co: la crea­ción de em­pleos, el com­ba­te a la in­se­gu­ri­dad, la re­duc­ción de la po­bre­za y, des­de lue­go, la erra­di­ca­ción de la co­rrup­ción.

“Es­ta elec­ción es una ma­ni­fes­ta­ción de re­cha­zo a mu­cho de los que re­pre­sen­ta el go­bierno ac­tual y lue­go es una vi­sión de có­mo que­re­mos ver nues­tro mun­do”, se­ña­ló Juan Pardinas, di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad (IMCO). “¿Qué tan­to de­ter­mi­na el vo­to la in­se­gu­ri­dad? ¿Qué tan­to lo de­ter­mi­na el te­ma eco­nó­mi­co? Eso qui­zá lo sa­bre­mos cuan­do ten­ga­mos al ga­na­dor”.

Pardinas coin­ci­dió en que los elec­to­ra­les lle­gan a las ur­nas po­la­ri­za­dos, con­ven­ci­dos de que su vo­to no so­lo es me­jor que el del que eli­ge dis­tin­to, sino in­clu­so que ese que no pien­sa igual es un pe­li­gro pa­ra el país. “Sí hay más enojo, la gen­te es­tá muy frus­tra­da con la im­pu­ni­dad y con la co­rrup­ción y eso ha fa­ci­li­ta­do que el tono se ele­ve sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”, di­jo. “Ya ve­nía­mos po­la­ri­za­dos, pe­ro hay más rui­do, más dis­per­sión, las re­des han si­do un am­pli­fi­ca­dor de esa po­la­ri­za­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.