La cri­sis fis­cal en Ca­li­for­nia es 'pu­ro cuen­to'

○ Las co­mu­ni­da­des de ese es­ta­do usan la de­cla­ra­ción de emer­gen­cia pa­ra re­cau­dar más im­pues­tos.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - —Romy Varg­he­se

¿Cuán­do una emer­gen­cia fis­cal no es una emer­gen­cia? Cuan­do es­tás en Ca­li­for­nia. Es­ta fra­se pue­de des­en­ca­de­nar imá­ge­nes de pai­sa­jes ur­ba­nos de­sola­dos y ‘do­lor’, o evo­car un nue­vo ries­go pa­ra los in­ver­so­res que com­pran fon­dos de bonos mu­ni­ci­pa­les en bus­ca de in­gre­sos li­bres de im­pues­tos. Pe­ro pa­ra mu­chas ciu­da­des del es­ta­do, es una opor­tu­ni­dad. Por las re­glas que li­mi­tan el al­za de im­pues­tos, las ciu­da­des pue­den re­ci­bir pro­pues­tas pa­ra au­men­tar­los en las elec­cio­nes pri­ma­rias, es­to se lo­gra­ría de­cla­ran­do la ciu­dad en cri­sis. Al me­nos dos ya lo han he­cho es­te año, lue­go de 50 des­de 2008. In­ver­so­res y ana­lis­tas de bonos mu­ni­ci­pa­les ca­ye­ron en la tram­pa. Pa­ra ob­te­ner una pre­gun­ta sobre im­pues­tos an­te los vo­tan­tes, la ciu­dad de San­ta Cruz emi­tió di­cha de­cla­ra­ción por ter­ce­ra vez en 13 años. A di­fe­ren­cia de otros es­ta­dos, que tie­nen un pro­ce­so que eva­lúa si una ciu­dad es­tá o no en cri­sis, Ca­li­for­nia de­ja que los pro­pios mu­ni­ci­pios lo de­ter­mi­nen. No hay una lis­ta de ve­ri­fi­ca­ción ni una agen­cia ex­ter­na que lo de­ci­da.

En Ca­li­for­nia, las ne­ce­si­da­des del go­bierno a me­nu­do cho­can con fuer­tes re­glas an­ti­im­pues­tos que co­men­za­ron con la ‘Pro­po­si­ción 13’, una de­ci­sión his­tó­ri­ca de los vo­tan­tes en 1978 pa­ra li­mi­tar los au­men­tos de im­pues­tos a la pro­pie­dad. Des­pués de 18 años, cuan­do las ciu­da­des re­cu­rrie­ron a las ta­ri­fas y a otros ti­pos de im­pues­tos, apro­ba­ron la Pro­po­si­ción 218 pa­ra ga­ran­ti­zar que es­tos tam­bién es­tu­vie­ran su­je­tos a su apro­ba­ción.

Nin­gu­na agen­cia mo­ni­to­rea es­tas de­cla­ra­cio­nes, pe­ro tras la úl­ti­ma re­ce­sión hu­bo una ava­lan­cha, des­de Co­lu­sa has­ta Los Án­ge­les, se­gún Moody's In­ves­tors Service. Eric Hoff­mann, vicepresidente se­nior de Moody's, lla­ma a es­tos mo­vi­mien­tos una "ban­de­ra ro­si­lla". Una emer­gen­cia pue­de mos­trar que una ciu­dad es­tá sa­lien­do de una cri­sis, co­men­tó.

Ese es el ca­so de los fun­cio­na­rios de San­ta Cruz, que an­ti­ci­pan una bre­cha de has­ta el 11 por cien­to del fon­do ge­ne­ral en el año fis­cal 2022 a me­di­da que los in­gre­sos dis­mi­nu­yen y los cos­tos au­men­tan. Es­tán pi­dien­do a los vo­tan­tes que aprue­ben un al­za en el im­pues­to a las ven­tas del 9 por cien­to al 9.25 por cien­to. El re­fe­rén­dum nor­mal­men­te se ha­bría pre­sen­ta­do an­te los vo­tan­tes en no­viem­bre, di­ce Mar­cus Pi­men­tel, di­rec­tor de fi­nan­zas de la ciu­dad. Pe­ro de­bi­do a que el con­da­do pue­de (FLOAT A TAX) pa­ra abor­dar la vi­vien­da en ese mo­men­to, el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal se de­cla­ró en emer­gen­cia pa­ra que se con­si­de­ra­ra su so­li­ci­tud en ju­nio. "No que­rían na­da que pu­sie­ra en ries­go la fa­ti­ga de los vo­tan­tes sobre las me­di­das fis­ca­les pa­ra no­viem­bre", di­ce Pi­men­tel. A pe­sar de que es la ter­ce­ra vez que la ciu­dad ha usa­do es­ta ma­nio­bra, su ra­ting de bonos si­gue sien­do AA.

Un con­sul­tor ali­vió preo­cu­pa­cio­nes en Pa­sa­de­na ya que se creía que su pri­me­ra emer­gen­cia per­ju­di­ca­ría su rai­ting AAA de S&P, di­ce el Di­rec­tor de Fi­nan­zas Matt Haw­kes­worth. Con la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na re­crea­ti­va en Ca­li­for­nia a par­tir de enero, la ciu­dad tie­ne que pa­gar pa­ra re­gu­lar la in­dus­tria. "No te­ne­mos los re­cur­sos financieros pa­ra apo­yar el tra­ba­jo que es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer", di­ce. Las ciu­da­des es­tán abu­san­do del sis­te­ma, di­ce Jon Cou­pal, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Con­tri­bu­yen­tes Ho­ward Jar­vis, que pre­sio­nó por las res­tric­cio­nes a los au­men­tos de im­pues­tos. "Pa­ten­te­men­te inapro­pia­do", di­ce del ca­so de Pa­sa­de­na en par­ti­cu­lar. "Muy ra­ra­men­te hay una ver­da­de­ra emer­gen­cia".

En otros es­ta­dos, una emer­gen­cia fis­cal mu­ni­ci­pal es un even­to gra­ve. No obs­tan­te, en Ca­li­for­nia, una de­cla­ra­ción de emer­gen­cia tam­bién pue­de per­mi­tir­le a un mu­ni­ci­pio omi­tir una eva­lua­ción ex­ter­na de sus fi­nan­zas y pre­sen­tar in­me­dia­ta­men­te un ex­pe­dien­te pa­ra la pro­tec­ción del tri­bu­nal.

“No te­ne­mos los re­cur­sos financieros pa­ra apo­yar el tra­ba­jo que es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.